Melilla Hoy 23/10/2017
26 de febrero de 2020, 14:32:41
Sucesos


Buscan a un joven marroquí que sorteó la valla de Melilla junto al dique pero cayó dentro de un canal de aguas fecales

En la búsqueda participa un dispositivo que incluye los Especialistas en Actividades Subacuáticas GEAS

Por Mustafa Hamed

Un amplio dispositivo de la Guardia Civil está buscando "de forma incesante" desde la madrugada del martes a un joven de origen marroquí que, junto a otro compatriota, sorteó la valla que separa Melilla de Marruecos y cayó a un canal de aguas fecales, donde podría haber sido arrastrado por la corriente. Según ha informado un portavoz de la Comandancia de Melilla, los hechos se produjeron sobre las 0,55 horas, cuando el servicio de impermeabilización fronteriza del Instituto Armado observó por las cámaras de vigilancia cómo dos personas trataban de vulnerar en esos momentos el vallado por una zona próxima al dique sur, donde se encuentra la depuradora de aguas residuales de la ciudad.


Al llegar al lugar las patrullas de reacción, los agentes pudieron interceptar a uno de ellos, no así al segundo, que "tras vulnerar el vallado huyó a la carrera, tropezando desafortunadamente con algún obstáculo del terreno y cayendo a un canal de aguas fecales".

La Guardia Civil ha señalado que manejan la hipótesis cierta de que el joven haya podido ser arrastrado en su caída por la corriente del agua a través de uno de los tubos de desagüe que enlazan las instalaciones con el mar, por donde desembocan las aguas residuales, una vez depuradas.

Agujero de 50 metros
Tras tener conocimiento de lo sucedido, la Benemérita contactó de forma inmediata con los operarios de la empresa que regenta la depuradora, informando éstos de que el tramo donde supuestamente ha podido caer esa persona tiene una longitud de unos 50 metros y cuenta con diversas ramificaciones, en concreto tres tubos que confluyen en su salida al mar, parando el flujo de la corriente de agua, para poder iniciar en su interior la búsqueda.

Activado el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), los guardias civiles iniciaron la búsqueda por el interior de los tubos, de escasos centímetros de diámetro y algunos de ellos con abundantes sedimentos sólidos, fango y lodo, provistos de mascarada para evitar la confluencia de posibles gases, trajes especiales y grupos electrógenos de luz, por espacio de unas tres horas.

El portavoz policial ha explicado que este es el límite de tiempo máximo que permite la cadencia de las instalaciones el corte de salida de agua al mar, con una primera búsqueda que dio resultado negativo.

La misma ha continuado a lo largo de la tarde de este martes, donde los agentes cuentan con la ayuda de operarios de la empresa depuradora y ayuda de técnicos de la propia Ciudad Autónoma, "que han procedido durante estos horas y sin descanso a la limpieza total de dos de los ramales que vierten al mar, no así de un tercero que continúa obstruido, por lo que se ha optado por abrirlo desde la superficie y continuar con la búsqueda de forma incesante y con todos los medios de los que se dispone".

Su compañero, buscado por un juzgado
La persona interceptada en esa entrada de forma irregular, por ese lugar catalogado como muy peligroso por la proximidad del mar, la presencia de rocas y las instalaciones allí ubicadas, es un varón de nacionalidad marroquí, de 26 años de edad, sobre el que pesa una orden de búsqueda, detención y personación de un Juzgado de lo Penal de Granada, así como un señalamiento en vigor de Alemania como extranjero no admisible en territorio Schengen, lo que ha dado lugar a su detención, a espera de la verificación del señalamiento penal en vigor.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es