Melilla Hoy 23/10/2017
25 de mayo de 2020, 14:18:26
Ejército


El teniente coronel Blanco afirma que la voluntad de vencer sigue formando parte del ideario de los integrantes de la ULOG 24

Ayer se desarrolló la parada militar por el treinta y tres aniversario de la fundación de la Unidad Logística 24

Por J.A.M.

El buen tiempo acompañó ayer la parada militar por el 33 aniversario de la creación de la Unidad Logística 24 (ULOG) que se desarrolló en el acuartelamiento Pedro de Estopiñán. La alocución la ofreció el teniente coronel, jefe accidental de la ULOG 24, Ramón María Blanco Rando, que dejo pante que la “voluntad de vencer”, superar cualquier adversidad, sigue formando parte del ideario de una Unidad que se crece en las adversidades.


La parada militar se inició con la incorporación de la bandera nacional a la formación integrada por escuadra de gastadores de la Compañía de Mar, Unidad de música y banda de la Comandancia General de Melilla, Plana Mayor de Mando de la ULOG 24, Compañía de Mar de Melilla y Compañía de Abastecimiento/Mantenimiento.

Tras el pase de revista a cargo del general segundo jefe de la Comandancia General de Melilla, Ángel González del Alba Baamonde, se procedió a la imposición de distintas condecoraciones (placas y encomiendas de la real y militar orden de San Hermenegildo, cruces al mérito militar con distintivo blanco) a oficiales, suboficiales, personal de tropa y civiles.

Entre los premiados, la exdelegada de Trasmediterránea en Melilla, Pilar Rodríguez-Guerra “por su colaboración” con esta unidad. Ayer también se despidieron de la enseña nacional, por su pase a la reserva, los subtenientes Manuel Vega Torrado y Juan Manuel Núñez Luna.

Alocución
La alocución la ofreció el teniente coronel, jefe accidental de la ULOG 24, Ramón María Blanco Rando. En su intervención explicó que tradicionalmente la ULOG ha venido celebrando como acto principal el 9 de octubre, conmemorando el aniversario de la concesión de la enseña nacional a la unidad, pero una instrucción general establece que debe celebrarse la fecha de creación, que en el caso de esta Unidad es el 6 de enero, fecha que a partir de ahora se mantendrá como acto principal.

En cualquier caso, dejó de manifiesto que la “voluntad de vencer, el firme propósito de imponerse al adversario en cualquier situación por desfavorable que sea, sigue animando e impulsando el quehacer diario de todos los componentes de la ULOG 24, civiles y militares, asumiendo con ilusión, con abnegación y con entusiasmo las responsabilidades que, a cada uno, en su respecto escalón, le corresponden”.

El objetivo de todo ello es “arrimar el hombro para proporcionar el apoyo logístico en las funciones de abastecimiento, mantenimiento y transporte a todas las unidades de la guarnición de Melilla, incluyendo las islas y peñones”. Un apoyo que asegura se hace extensible a otras instituciones y entidades de “estas españolísimas tierras del norte de África, colaborando con cuantas actividades y eventos se nos solicitan y el mando autoriza, aportando nuestro personal y medios, sacrificando en ocasiones nuestro tiempo de ocio pero siempre con entusiasmo por ser conscientes de que ello redunda en beneficio de nuestras Fuerzas Armadas y de nuestra sociedad a la que estamos obligados, dedicados y entregados a servir haciendo realidad nuestro lema: siempre dispuesto a cumplir”.

Explicó que las Fuerzas Armadas se encuentran en un proceso de “cambio y adaptación a los tiempos y circunstancias que afectan al resto de la sociedad y ello exige comprensión y lealtad”, y en lo referente a la ULOG, dijo que está en proceso de implantación de la calidad, “un reto ilusionante, complejo y exigente que se verá recompensado por una mejor y mayor eficiencia en la prestación de nuestros servicios”.
“Estamos desarrollando un programa de adiestramiento que al mismo tiempo que alcance los requerimientos impuestos por la Comandancia, sea realista, que se adapte a las particularidades de esta Unidad y de los hombres y mujeres que la componen, que sea capaz de conciliar la preparación para el combate y las vicisitudes personales de cada miembro de la ULOG”, explicó.

En su intervención, no olvidó a los compañeros que se encuentran sirviendo en Iraq, formando parte del contingente español de Apoyo, ni a los marineros destacados en las islas y peñones de soberanía nacional, a los que agradeció su “trabajo y esfuerzo”.

Tras felicitar a los condecorados, cerro su intervención dedicando una mención especial a las familias de los integrantes de la ULOG, porque sin ellas “no sería posible realizar un trabajo tan exigente y vocacional como el que tenemos el privilegio de hacer y el saber que estáis detrás, supone una tranquilidad para todos nosotros”. Cerró su discurso con vivas a España, al Rey y al Ejército.

Desfile
Seguidamente se desarrolló el siempre emotivo acto de honor a los que dieron su vida por España, iniciado por los versos de “La muerte no es el final”, que se cierra con los sonetos de “¡No supieron querer otra Bandera!, ¡no supieron andar otro camino!; ¡no supieron morir de otra manera!”. En esta ocasión, los encargados de colocar la corona de laurel a los pies del monolito a los caídos fueron los subtenientes que pasan a la reserva.

Tras la interpretación del himno del Cuerpo de Especialistas, se llevó a cabo el desfile de las secciones presentes, con lo que se cerró el acto que fue seguido por numerosos ciudadanos y que contó, con numerosas autoridades.



Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es