Melilla Hoy 23/10/2017
22 de febrero de 2020, 10:36:04
Opinión

Ventana sindical


La cesión de terrenos: un primer y necesario, pero insuficiente paso

El Secretariado de SATE-STEs




La noticia de la cesión por parte de la Ciudad Autónoma de espacios para la construcción de tres centros educativos –con posibilidad de un cuarto- es motivo de regocijo en la medida que constituye una medida imprescindible para poner fin al problema de las elevadas e ilegales ratios. Pero no podemos quedarnos aquí, ahora corresponde al Ministerio materializar con urgencia la construcción de esos centros.



Y en SATE-STEs nos congratulamos particularmente porque esta cesión inicia el proceso de satisfacción de nuestras demandas, apoyadas repetidamente por el Consejo Escolar del Estado y siempre a instancias del consejero de SATE-STEs en este importante órgano, José Luis López Belmonte, y recomendadas por el Defensor del Pueblo a la Ciudad y al Ministerio, a raíz de la denuncia presentada por SATE-STEs ante esta institución del Estado.

Pero no nos engañemos, la perspectiva que abre esta cesión no nos va a suponer en breve la reducción de las insufribles ratios que vive nuestra comunidad educativa, ni una rápida mejora de las condiciones de trabajo de los docentes, ni nos va a proporcionar los más de 200 docentes que faltan en la educación pública de Melilla, ni una reducción inmediata de las cifras de abandono y fracaso escolar que sufre nuestra ciudad. Estas mejoras y soluciones rápidas exigen de medidas de aplicación urgente, que no se pierdan en el marasmo burocrático que precede a la construcción de los centros ni a la demora habitual de la propia construcción. Es absolutamente necesario tomar otras medidas que palíen la situación hasta la efectiva construcción de los centros.

En este sentido, SATE-STEs ha propuesto en numerosas ocasiones medidas de choque, de fácil implementación, que permitan reducir las ratios de manera inmediata. Para ello, se podrían ampliar líneas en aquellos centros que disponen de espacios para albergar nuevas aulas prefabricadas, o en terrenos de titularidad pública aledaños a otros centros. Pensemos por ejemplo en el CEIP Hipódromo, rodeado de miles de metros cuadrados pertenecientes a Defensa –al Estado, a todos y todas en definitiva- que desde hace años no son sino un jardín de malas hierbas cuando no un incontrolado vertedero.

La construcción de las dos fases de aulas modulares, aunque sin la rapidez posible y deseable, son una muestra de que estamos ante una medida factible y pronta aplicación. Con ello se empezarían a reducir las ratios y podríamos hablar en cursos venideros de cifras, si no en los 25 que marca la norma y a la que no renuncia SATE-STEs, sí alejadas de los 32 o 33 alumnos que encontramos hoy en numerosas aulas, así como a reducir la amplia horquilla que separa el número de docentes por alumnos con respecto a la media del Estado, reducción que, como hemos dicho, exige la incorporación de al menos los 210 docentes que SATE-STEs ha reivindicado en varias ocasiones.

Claro está que todo ello exige la implicación y verdadera voluntad de solucionar el problema por parte del Ministerio de Educación. SATE-STEs ha hecho su trabajo, denunciar y reivindicar públicamente y en distintos foros y mesas de negociación. La Ciudad Autónoma se ha comprometido a hacer el suyo, mediante la cesión de los terrenos necesarios. Ahora le llega el turno al Ministerio, y ya no hay excusas de falta de gobierno, ni de presupuestos prorrogados. Es el momento de incluir y comprometer en esos presupuestos las cantidades para el inicio de los centros y la construcción de nuevas aulas modulares allí donde sea posible así como para la contratación de más profesorado. Sólo así empezaremos a ver la luz al final del túnel. Y así lo exigen SATE-STEs y la sociedad melillense.



Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es