Melilla Hoy 23/10/2017
9 de abril de 2020, 7:11:40
Cultura


Sibila Teatro ensaya de forma telemática la obra cancelada dos días antes del estreno por el COVID

El elenco de “La Palabra Prohibida” ensaya los martes y los jueves por videoconferencia para evitar que se pierda el trabajo realizado

Por Paqui Sánchez T.

El 14 de marzo era un día marcado en rojo en el calendario de Sibila Teatro. Ese sábado estaba programado el estreno de “La Palabra Prohibida” en el Teatro Kursaal-Fernando Arrabal, un momento muy especial e importante para el elenco de actores con el que Ceres Machado llevaba trabajando desde hacía tanto tiempo. Un estreno que hubo que cancelar solo dos días antes de pisar las tablas por el estado de alerta debido al coronavirus. De momento no hay fecha para que los melillenses puedan disfrutar de esta obra, pero Sibila Teatro sigue trabajando, sobreponiéndose a las dificultades que impone el confinamiento, organizando ensayos telemáticos para evitar que el trabajo realizado se pierda y haya que empezar de cero.


Dos días a la semana, martes y jueves, Ceres Machado vuelve a ver a todo su equipo a través de una pantalla para hacer ensayos de mantenimiento, que incluyen no solo repaso de guion, sino también de la puesta en escena, algo muy difícil cuando los actores no están en un mismo lugar.
“Es una locura”, resume la directora en declaraciones a este Diario. No en vano, explica que ella está acostumbrada a hacer ensayos telemáticos desde Madrid cuando sus actores están en Melilla. La gran diferencia es que en esos ensayos, la única que estaba lejos era ella. Ahora, por el confinamiento, cada actriz está en su casa y, cuando comparten escena, deben montar el escenario con los diferentes elementos para que la directora, y su ayudante, puedan mirar si cada una acaba donde le corresponde.

“Me dan la vida”
Por eso, no oculta que está resultando difícil, pero lejos de desanimarse, admite que estos ensayos virtuales le dan “la vida” en unos momentos de cuarentena que están dañando tanto a la cultura. Y no solo para llenar las horas de confinamiento, sino también porque “los ensayos nos recuerdan un poco que todo esto va a acabar y que todo va a volver a la normalidad”.
“Es muy importante que sepamos que va a volver, aunque la cultura quede muy azotada y machadada, porque ahora lo prioritario es la salud”, apunta Ceres Machado. Ella, como directora, ya lo está notando aunque mantenga diferentes reuniones de trabajo a lo largo de los días, además de estos ensayos con el reparto de “La Palabra Prohibida”.
“El teatro es mi profesión, mi modo de vida. Pero de repente, no tengo actores, no tengo historias, y la creatividad se va disipando por el miedo. Ahora no puedo escribir”, reconoce la directora de Sibila.
Una incertidumbre que los ensayos telemáticos de “La Palabra Prohibida” también ayuda a paliar, aunque conlleve dificultades que le hacen corroborarse en su idea de que el teatro “nunca podrá pasarse al teletrabajo” porque es “una profesión de contacto”, dada la importancia que tiene para los actores tocarse, mirarse y escucharse.
“Todo está en contra, pero la otra opción es quedarte en casa pensando en que la vida no va a volver”, apunta con la esperanza de que “La Palabra Prohibida” pueda estrenarse pronto. Ya sabe que el día que eso ocurra, la emoción brotará a raudales. Mientras tanto, asegura que ella y su equipo esperan el momento con “hambre escénico”.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es