Melilla Hoy 23/10/2017
2 de junio de 2020, 13:12:35
Sociedad


La residencia de mayores incorpora servicio de videollamadas entre las familias y los residentes

El director del centro rompe una lanza en favor de los trabajadores de la institución, que “están haciendo una labor magnífica”

Por J.A.M.

A partir de este martes la residencia de mayores del IMSERSO en Melilla incorpora un servicio de videollamadas que permitirá a las familias poder tener una mayor comunicación con los abuelos y abuelas, que desde hace más de quince días permanecen enclaustrados en los dormitorios para reducir las posibilidades de contacto con el coronavirus. Así lo anunció el director del centro, Diego Cobo, que asegura que la principal preocupación es el bienestar de los mayores, algo a lo que también contribuye la plantilla, que “está haciendo una labor magnífica”, asegura.


En declaraciones a MELILLA HOY, el director de la residencia de mayores del IMSERSO, Diego Cobo, no ocultó la alegría de poder confirmar que “hoy por hoy, no tenemos ningún caso positivo de coronavirus en el centro, ni entre los residentes, ni entre nuestro personal”. Indicó que actualmente la institución cuenta cono casi 200 trabajadores que, en distintos turnos, atienden a un total de 120 mayores.

Los mayores
“Nuestra principal preocupación son los abuelos, que estén bien”, afirma. Todos ellos se encuentran en aislamiento en sus dormitorios y de hecho incluso no bajan al comedor, sino que la comida se les lleva directamente a su habitación para evitar riesgos.

Indica Diego Cobo que se han instalado dos teléfonos de contacto para que las familias puedan recibir información de sus mayores, y a partir de hoy, además, se va a instalar un servicio de videollamada móvil para que ese contacto sea más directo, porque podrán hablar unos con otros. “No lo hemos podido poner antes en marcha porque estábamos que nos llegaran estos teléfonos. Pero habrá uno en la segunda planta y otro en la tercera, para hacer estas videollamadas con las familias, algo que va a gustar tanto a ellos como nuestros mayores”, afirma.

Diego Cobo explica que los abuelos llevan quince días “enclaustrados en sus habitaciones y si para nosotros vivir en un piso es duro, imaginemos lo que es estar en una habitación todo el tiempo, en especial para aquellos que hasta ahora salían a la calle y daban sus paseos, pero lo han entendido perfectamente y lo llevan bien”.

Señala que el programa que inauguró el viernes en la cadena SER la viceconsejera del Mayor se convirtió en un vehículo fantástico de comunicación, porque “pudieron enviar mensajes a los suyos y decirles a sus familias que está bien, y es fundamental que ellos se sientan bien y que la ciudadanía lo sepa”. Reconoce, no obstante, que “no estamos a salvo, porque estamos hablando de una pandemia a nivel mundial, pero quiero que las familias tengan la total seguridad de que los mandaremos al Comarcal a la mínima duda, como ya hemos hecho, para salir de dudas y todos han sido negativos”.

Protocolos
Añade Cobo que la residencia se adelantó a la hora de implantar medidas de aislamiento y que incluso días antes de que se dictara la alarma sanitaria, se determinó que los mayores no salieran de sus habitaciones y se limitaron las visitas familiares al mínimo, hasta que finalmente han quedado prohibidas. “Desde el minuto uno hemos llevado a rajatabla los protocolos de sanidad, como el confinamiento y las medidas de protección como guantes, batas y mascarillas del personal. Nuestros mayores lo han entendido todo perfectamente y están felices, aunque lógicamente, agobiados pensando en el virus”, dijo.

Afirma que la residencia esta preparada, que incluso cuenta con un plan de contingencia para el caso de que se declaren varios casos a la vez. “Contamos con un módulo completamente preparado para atender allí estos casos, pero afortunadamente hasta el momento no ha sido necesario, y gracias a Dios, no va a pasar, porque con el Comarcal no hay problemas, y ante la duda, se los llevan y les hacen las pruebas oportunas y vuelven cuando dan negativo. Son medidas de prevención que llevamos a cabo pensando en el bienestar de nuestros abuelos”, afirma.

Personal
El director de la residencia quiso romper una lanza en favor de los trabajadores de la institución, que “están haciendo una labor magnífica, y están dando más de lo que se les exige, y por eso solo puedo tener buenas palabras de todos ellos, desde administración, pasando por limpiadoras, auxiliares y hasta los médicos”. Reconoce que las medidas por el coronavirus han cambiado el mecanismo de funcionamiento del centro y “el trabajo se ha vuelto más duro, pero aquí la gente viene siempre con una sonrisa a trabajar, porque son profesionales sociosanitarios y este es nuestro momento, y aquí estamos siempre a disposición de nuestros usuarios”.

Sobre si cuentan con los medios necesarios de protección del personal, asegura que “al principio lo pasamos mal porque nos llegó una partida de mascarillas que no eran las adecuadas, pero desde principios de la semana pasada se solución el tema gracias a INGESA, la Consejería de Salud y el IMSERSO, y a día de hoy tenemos de todo, desde guantes a gorros, mascarillas y batas”.

A la pregunta de si se van a realizar al personal las pruebas rápidas de detección del virus, indicó que esto es algo que se escapa de sus competencias, sino de instancias superiores como INGESA y la Delegación del Gobierno.

Cada día el director de la institución remite a Fiscalía remite un informe en el que detalla la situación del centro, de los residentes y del personal. Además, cada dos días reciben la visita del doctor Daniel Castrillejo, del área de Salud Pública de la Ciudad Autónoma para continuar con los controles.

Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es