Melilla Hoy 13/07/2020
13 de julio de 2020, 17:03:10
Educación


El Jardín Valenciano abrirá sus puertas en septiembre para el nuevo curso una vez se dé la licencia de ocupación

Berbel señala que por el momento la falta de áridos marroquíes no afecta a las obras del colegio de Gabriel de Morales

Por J.A.M.

El director provincial de Educación, Juan Ángel Berbel, considera que, si en julio se firma el acta de recepción y la Ciudad Autónoma concede la licencia de ocupación, el nuevo instituto del Jardín Valenciano podría estar operativo para empezar el curso escolar sobre el mes de septiembre. Señala que, en cualquier caso, la forma de ocuparlo dependerá también de la fórmula que aconsejen o establezcan las autoridades sanitarias.


En declaraciones a este Diario, el director provincial de educaciónn recordó que el acto de recepción de las obras del instituto de Jardín Valenciano, concluido a comienzos de año, estaba previsto que se llevara a cabo el 18 de marzo. Se había proyectado un acto con la participación de técnicos y responsables ministeriales llegados desde la península, pero hubo que aplazarse tras la declaración del estado de alarma por la pandemia del coronavirus en nuestro país.

Recepción
Juan Ángel Berbel, en función de cómo está evolucionando la pandemia y las fases de desescalada que ha establecido el Gobierno central para volver a la normalidad tras el confinamiento de la población para evitar la propagación, estima que habrá que esperar hasta el mes de julio para fijar una nueva fecha para llevar a cabo el acto de recepción.

Una vez que se permita el desplazamiento entre provincias, habrá que fijar una nueva fecha, algo que prevé se produzca a mediados del mes de julio, momento en el que llegarán a la ciudad, procedentes de Sevilla y Madrid, los responsables técnicos que deben tomar parte en la firma.

Revisión técnica
Añade que el hecho de que el nuevo edificio docente puesta entrar en funcionamiento este próximo curso escolar a iniciar en septiembre, dependerá de si en julio, la recepción se lleva a cabo, y la Ciudad Autónoma no detecta aspectos que haya que subsanar en la estructura del edificio que desaconsejen entre tanto su ocupación.

No prevé Berbel que los técnicos de la Ciudad puedan encontrar impedimentos para que se pueda conceder sobre septiembre la licencia de ocupación, y es que señala que a lo largo de la obra han realizado numerosas visitas al inmueble y “en principio se han atendido y arreglado todo lo que se ha señalado de mejora”.

Una obra por completar y que no afectaría a la puesta en marcha del centro, es la construcción de la rotonda que está llevando a cabo la Ciudad Autónoma para descongestionar el tráfico que se pueda generar en la zona a la entrada y salida del centro. “Estos trabajos están ya muy avanzados y el que pueda estar o no para septiembre, no afecta al funcionamiento del nuevo instituto”, reiteró.

Ocupación
Una vez subsanada las cuestiones técnicas por parte de la Consejería de Urbanismo antes de conceder la licencia de ocupación, indica el director provincial que la ocupación, la forma de llevarla a cabo, dependerá de las medidas de índole sanitaria que impongan las autoridades como consecuencia del covid-19, de las recomendaciones de movilidad en vigor en ese momento.

Afirma que el último escalón es contar con la licencia porque “todo está ya preparado para ocupar el centro, porque tenemos el mobiliario e incluso los elementos tecnológicos y digitales, así que todo está a expensas de cuando se lleve a cabo la recepción y que no haya aspectos a subsanar en el edificio”.

De cumplirse estos trámites dentro del plazo previsto por la administración, a mediados del mes de septiembre o a comienzos de octubre, los alumnos del Jardín Valenciano, podrán ocupar las instalaciones de su nuevo centro.

La falta de áridos marroquíes no afecta en principio al desarrollo de la obra de construcción del nuevo colegio de Infantil y Primaria Gabriel de Morales
Manifiesta el director provincial que en la fase actual en la que se encuentra el proyecto de construcción del nuevo colegio de Gabriel de Morales no afecta, en principio, que el cierre fronterizo por el coronavirus pueda afectar a la marcha de la construcción del inmueble, el que no pueda adquirirse áridos (materiales de construcción) en el país vecino.
“Ahora estamos en el acondicionamiento del terreno y en principio no nos afecta esta falta de áridos, pero nos puede afectar cuando en julio o agosto se empiece a trabajar con el hormigón y se comience a cimentar”, reconoce. Juan Ángel Berbel manifiesta que, si en otoño no se da solución al tema de la frontera, desde el punto de vista comercial, “tendremos que buscar alternativas, como recurrir a marinas mercantes que nos permitan barja los costes para traer los áridos desde la península”.

Confía que las autoridades marroquíes permitan este verano que, aunque la frontera permanezca cerrada al tránsito de personas, que se permita el de mercancías ya comprometidas. Tiene claro que la frontera seguirá cerrada mientras uno de los dos países así lo decida, y si se mantiene en el tiempo, esto afectará al desarrollo de las obras que se lleven a cabo en la ciudad que verán como “se encarecen en un 30% los costes al tener que traer los áridos de la península, a no ser que se busquen otros mecanismos”, manifestó,
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es