Melilla Hoy 15/07/2020
16 de julio de 2020, 2:34:01
Religión


Las parroquias de Melilla entran en la fase 1 de la desescalada con el 30% de aforo

Previamente se han realizado labores de limpieza y desinfección en los templos de cara al regreso de los fieles

Por Redacción

Los templos de culto volvieron ayer a abrir sus puertas para permitir la llegada de fieles pero solo en un treinta por ciento de su aforo, según las limitaciones establecidas en la Fase 1 de la desescalada por el coronavirus. Mientras que las mezquitas melillenses seguirán cerradas, a petición de la Comisión Islámica, los templos católicos si pudieron oficiar misa pero con un acceso restringido de asistentes. Para ello, se han tenido en cuenta minuciosamente todas las medidas de seguridad dispuestas por el Gobierno y el Obispado de Málaga


Ayer 11 de mayo, a las ocho de la tarde, se celebró de nuevo la Misa en la iglesia del Sagrado Corazón, con la presencia máxima de un tercio del aforo de feligreses. Su párroco, Eduardo Resa, Vicario Episcopal, explica a la web de la Diócesis de Málaga que «el sábado desinfectamos todo el templo con un equipo especializado, desde las paredes y zócalos hasta la megafonía, las sillas, los bancos… Lo haremos dos veces por semana. Todo lo que se utilice durante la celebración, se limpiará después de cada Misa».

Para que esto sea posible, han organizado un equipo de voluntarios que «muestran un gran cariño a la Iglesia, de la que son parte, y no han dejado de colaborar durante todo este tiempo en cuanto era necesario. Doy gracias a Dios por ellos».

Las puertas del templo, durante la Eucaristía, estarán abiertas, para que no haya que tocarlas, y en la entrada, dos dispensadores de gel higienizante. En los bancos está señalizado dónde se pueden sentar los feligreses, para que se cumplan las distancias de seguridad y se cumpla el tercio del aforo (unas 90 personas en este templo).

El domingo, el Sagrado Corazón acogerá una celebración más. Las misas serán a las 9.30, 12.00 y a las 20.00 horas. «Esta última será una Misa especial que celebraremos durante este tiempo de pandemia», explica. «Comenzamos una etapa nueva y todavía hay mucha gente con miedo, por eso nuestra misión es facilitar el acceso al templo y la vida pastoral, siguiendo todas las medidas de seguridad», añade.

San Agustín
El P. Víctor Hugo es el párroco de San Agustín y ayer a las 19.30 horas se celebró allí la primera misa con fieles tras el comienzo del confinamiento; en la Medalla Milagrosa será el sábado, a las 18.30 cuando se reabra el culto al público. «Todo está preparado en cuanto a limpieza, medidas de seguridad, permisos y autorizaciones», afirma el P. Víctor y añade que, en estos días, será él mismo uno de los que esté en la puerta de entrada «dando la bienvenida a la comunidad parroquial, explicando las medidas e indicando los lugares donde se pueden ir sentando». «Estamos organizando el grupo de voluntarios para las tareas de limpieza diaria del templo y todas las medidas que nos han hecho llegar desde el Obispado.

San Francisco Javier
Desde la parroquia de San Francisco Javier, explica su párroco, Rafael Vega, que la misa se celebró a las 19.00 horas. Para facilitar la medida de distanciamiento, se han retirado algunos bancos. Como en los anteriores, también contarán con dos dispensadores del gel higienizante en la entrada, un equipo de voluntariado y todas las normas enviadas desde el Obispado. Las misas se harán más breves, para que dé tiempo a la desinfección y se celebrarán tres el sábado (17.30, 19.00 y 20.30 horas) y dos el domingo (11.30 y 13.00 horas).

Para el párroco, «es una alegría acoger de nuevo la vida de la comunidad parroquial, aunque el contacto no lo hemos perdido con ellos en todo este tiempo gracias a las nuevas tecnologías».

Santa María Micaela
La desinfección del templo de Santa María Micaela comenzó ayer lunes, «desde la verja de entrada hasta el último rincón», explica el párroco, el padre Ángel Santamaría. En este templo, las puertas se abrirán al culto público el sábado, a las 19.00 horas.

Que todo vaya bien, «depende mucho de la actitud de cada persona. Tenemos que ser muy estrictos y guardar las normas para protegernos a nosotros y los demás», afirma el párroco.

Los domingos se celebrarán tres misas en este templo, a las 9.00, 11.00 y 19.00 horas. Unas 40 personas son las que pueden participar en cada una de ellas.

Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es