Melilla Hoy 23/10/2017
4 de junio de 2020, 13:24:25
Sociedad

Explica que hace más de una semana que solicitó la autorización a Delegación y no ha recibido respuesta


Un melillense, obligado a vivir en su coche al quedarse atrapado en Málaga y no poder retornar a Melilla

Por Lorena JapĆ³n

Un estudiante melillense se ha puesto en contacto con este Diario para denunciar que se ha visto obligado a tener que vivir en su coche ya que se le acabó el contrato de arrendamiento en Málaga y no puede retornar a Melilla a pesar de que es su residencia habitual. Apuntó que hace más de una semana que solicitó la autorización a Delegación del Gobierno con toda la documentación correspondiente, pero no ha recibido respuesta ni por correo electrónico ni tampoco vía telefónica al encontrarse las líneas “saturadas”. Este residente en la ciudad espera que Delegación conteste a su solicitud y poder regresar lo más pronto posible.


Este estudiante melillense explica que se ha visto en la calle y viviendo en su coche porque el contrato de arrendamiento que tenía en Málaga se le terminó hace un par de semanas y desde entonces, está esperando la autorización de Delegación del Gobierno para poder volver a Melilla.

Contó que se encontraba en Málaga estudiando en el momento en el que se decretó el estado de alarma en el mes de marzo, y ahora que ha querido regresar a la ciudad al ser residente habitual le ha sido “imposible”. Además, señaló que en la Universidad le dieron un papel que le permitía desplazarse, pero para viajar a Melilla necesita obligatoriamente el de Delegación del Gobierno.

Este afectado asegura que envió la solicitud para retornar hace más de una semana y todavía no ha recibido respuesta, a pesar de haberles facilitado formalmente toda la documentación para comprobar que Melilla es su residencia habitual.
“Todavía no he recibido ninguna respuesta y también he llamado por teléfono a Delegación, pero las líneas están saturadas, ya no tengo ninguna esperanza”, sostuvo.

Respecto a si ha podido conseguir un alojamiento en el albergue de Málaga, respondió que no porque al no haber pasado a la fase 1 tanto los hoteles como los albergues se encuentran cerrados y por eso, ha decidido dormir en su coche.

Indicó que tiene amigos que también son estudiantes, pero la gran mayoría de ellos se han ido de Málaga porque son de otras provincias de Andalucía y han regresado a sus residencias habituales, “la situación de Melilla es extraordinaria”.

Asimismo, apuntó que tampoco ha podido comprar los billetes para el barco porque llamó por teléfono a Armas e insisten en que si no se tiene autorización de Delegación ni pueden comprar los billetes ni viajar.

Este afectado expone que puede subsistir viviendo en el coche y porque tiene “algo de dinero”, pero cree que no son las mejores condiciones para vivir y más cuando cumple con los requisitos de residencia habitual y el estado de necesidad al no tener lugar donde residir.

También, hizo hincapié en que el transporte marítimo y las líneas marítimas de Málaga y de Almería son consideradas por los últimos presupuestos generales del Estado de 2019, prorrogados hasta 2020, de interés público y por tanto, de servicio público.
“La orden ministerial con respecto al transporte publico expone que deben de tener un aforo de ocupación del 30% y los barcos de Melilla no lo cumplen”, remarcó.

Este melillense destacó que algunas personas que han viajado aseguran que los barcos no llegan al 30% de ocupación, si tiene un aforo de 800 personas, el 30% serían unas 200 personas. “No han visto a tanta, está viajando mucha menos gente de la que podrían ir en los barcos” dijo.

Aunque, entiende que se le dé prioridad a los casos médicos para viajar, pero “con que haya un goteo de hasta 20 personas, hasta ocupar el 30% del barco creo que puede viajar mucha más gente”, concluyó.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es