Melilla Hoy 23/10/2017
15 de septiembre de 2019, 18:34:53
Justicia


Le piden 9 meses de internamiento psiquiátrico por abofetear a su pareja

El hombre, que padece una discapacidad intelectual, fue denunciado por insultar y abofetear a su pareja, con la que tiene dos hijos pequeños

Por Fernando Lamas Moreno

La mujer denuncia que el pasado 17 de enero, sobre las diez y media de la noche, su pareja (el acusado) la agredió propinándole dos “guantazos” tras discutir acerca de la medicación psiquiátrica de éste, quien sufre una discapacidad intelectual y otros problemas de índole psiquiátrica que requieren de tratamiento. Según la madre del acusado, no se produjo ninguna agresión y fue ella misma la que protagonizó la discusión con la mujer. La Fiscalía, que consideró al acusado como inimputable, solicitó para el mismo una pena de 9 meses de internamiento psiquiátrico no voluntario. La defensa, por su parte, pidió la libre absolución del acusado, quien carece de antecedentes penales.


Según la descripción de los hechos realizada por la Fiscalía, el acusado se encontraba en el domicilio familiar -propiedad de su madre- el pasado 17 de enero sobre las diez y media de la noche, cuando, tras una discusión con su pareja, le propinó “dos guantazos” en la cara.
Según afirmó la perjudicada, que necesitó de la asistencia del intérprete de los juzgados para prestar declaración, todo empezó al llegar de su viaje a las Islas Canarias la madre del acusado -propietaria de la vivienda-, con la que tuvo una discusión en la que ésta la invitó a irse del domicilio familiar.
Tras discutir también con su pareja, el acusado, -quien sufre una discapacidad intelectual y otros problemas de índole psiquiátrica que requieren de tratamiento farmacológico- éste le pidió a la denunciante sus pastillas. Al responder la mujer que no las tenía, el acusado perdió los nervios y le dirigió amenazas e insultos, diciéndole que se era una “zorra” y que se fuera de la casa, “a partir de mañana no te quiero ver más aquí, te buscas la vida”.
Finalmente, el acusado le habría propinado dos “guantazos” a su pareja, provocando que ésta cayera al suelo frente a los dos hijos pequeños que ambos tienen en común, quienes rompieron a llorar.

Que se vaya
Si bien la declaración del acusado, por sus circunstancias personales, no fue de gran utilidad, su madre -que acudió como testigo- ofreció una versión totalmente diferente a la aportada por la denunciante.
Según la testigo (que juró decir verdad de una manera peculiar, “que me corte Dios la mano si miento”), al regresar al domicilio familiar tras su viaje, la pareja de su hijo habría tenido un rifirrafe verbal con ella, en el cual la madre le habría dicho que se fuera del domicilio y dejara “tranquilo” a su hijo para que ella se pudiera hacer cargo de él, “mi hijo está enfermo, si tu es´tas amargada con él, coges a los niños y te vas”.
En esta versión de los hechos nadie gritó, no hubo agresión y el acusado, tras tomarse sus pastillas, se fue a dormir, “mi hijo no se pone nervioso, ella lo trata mal”.
La madre expresó reiteradamente su deseo de que la pareja de su hijo se fuese: “Ella ya tiene los papeles, tiene familia en Andorra, y yo le he dicho que si se quiere ir que se vaya, que meta a los niños en una guardería y se ponga a trabajar, pero ella me dice que cómo se va a separar así...”
La Fiscalía, que consideró al acusado (legalmente incapacitado) como inimputable, interesó para el mismo la pena de 9 meses y un día de internamiento no voluntario en un centro de tratamiento psiquiátrico por un delito de lesiones en el ámbito doméstico. Además, se solicitó una pena de prohibición de comunicación y de aproximación a una distancia de 200 metros durante dos años.

Inimputabilidad psiquiátrica

El acusado, por sufrir alteraciones en la percepción desde el nacimiento o desde la infancia y tener alterada gravemente la conciencia de la realidad, es inimputable. A quien sea declarado exento de responsabilidad criminal, se le puede aplicar la medida de internamiento para tratamiento médico o educación especial en un establecimiento adecuado al tipo de anomalía o alteración psíquica que presente. Dicho internamiento no puede exceder del tiempo que habría durado la pena de prisión si hubiera sido declarado imputable.

Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es