www.melillahoy.es
Le piden 11 meses de prisión por forzar un Aixam para robar en el interior

Le piden 11 meses de prisión por forzar un Aixam para robar en el interior

El vehículo, que llevaba “meses” estacionado en la Calle Gran Capitán, fue “trasteado” sin que se llevaran nada de valor del interior

jueves 01 de febrero de 2018, 17:48h
Un grupo de jóvenes, compuesto por el acusado y dos menores, se encontraba sobre las tres y media de la mañana del 18 de Junio de 2016 “trasteando” en el interior de un cuatriciclo ligero (Aixam) estacionado en la Calle Gran Capitán cuando los vecinos, alertados por el suceso, llamaron a la policía. Los agentes identificaron a los chicos cuando se marchaban del lugar, admitiendo éstos que habían accedido al coche pero negando el forzamiento. Los policías no les intervinieron ningún objeto robado y no pudieron confirmar al cien por cien que el vehículo hubiera sido forzado. La Fiscalía pide para el acusado mayor de edad una pena de 11 meses de prisión por un delito de robo con fuerza en grado de tentativa.
A las tres y media de la madrugada del día 18 de junio de 2016, unos vecinos alertaron a la Policía Nacional de que en la Calle Gran Capitán -cerca de la Mezquita Central- había un grupo de jóvenes (compuesto por el acusado y otros dos menores) que estaban “trasteando” en el interior de un vehículo.
Una patrulla de policía se desplazó al lugar e interceptó al grupo de chicos, “cuando ya se estaban marchando del lugar”, tras identificarlos visualmente gracias a las descripciones aportadas por los vecinos que habían dado la voz de alarma.
Aunque los agentes no llegaron a tiempo de ver a ninguno de los chicos en el interior del vehículo, cuando les preguntaron, éstos admitieron que habían accedido al interior del mismo “para ver si había algo de valor”, pero negaron en todo momento haber forzado el vehículo, afirmando que “estaba abierto”.
Durante la inspección realizada al vehículo, que estaba “totalmente abierto”, los agentes vieron el interior “revuelto” y la guantera abierta.
Pese a que era evidente que habían accedido al interior del vehículo -los propios jóvenes lo admitieron- ninguno de los dos agentes que intervinieron en el suceso pudieron afirmar rotundamente que el vehículo hubiera sido forzado ya que, si bien “había marcas de dedos en la ventanilla”, que estaba bajada, el coche no presentaba signos de haber sido forzado u otro tipo de daños.
A pesar de no poder afirmar indubitablemente que el vehículo hubiera sido forzado, uno de los agentes afirmó que habría “bastado” con darle un golpe, dado que este tipo de coches “tan pequeños”, se abren “fácilmente”.
El vehículo supuestamente forzado era un Aixam, un pequeño cuatriciclo ligero (con motor de 50cc), que se puede conducir sin carné de tipo B y cuya carrocería es mayoritariamente de plástico.
El Ministerio Fiscal interesó para el acusado una pena de 11 meses de prisión por un delito de robo con fuerza en grado de tentativa, ya que no se retiró ningún objeto del interior del vehículo, más el pago de una indemnización de 60 euros correspondientes a los daños ocasionados al coche.
La defensa, por su parte, pidió la absolución de su defendido basándose en la tesis de que el coche llevaba “meses abandonado” en el estacionamiento y en que estaba abierto, no quedando suficientemente acreditado que hubiera forzamiento. Además, recordó que no se había sustraído nada y que tampoco se había producido ningún tipo de daño al vehículo.