www.melillahoy.es
Le piden 2 años y 600 euros por robar a una prostituta y darle “dos pepinazos”

Le piden 2 años y 600 euros por robar a una prostituta y darle “dos pepinazos”

El acusado mantuvo en todo momento que no agredió a la mujer y que le quitó el bolso porque pensaba que le había robado 50 euros

viernes 02 de febrero de 2018, 04:00h
A las dos y media de la madrugada del pasado día 23 de enero, se producía un altercado en los alrededores de la Calle Bilbao (barrio del Real) en el que estuvieron involucrados una prostituta marroquí y un melillense. El acusado, según la Fiscalía, habría agredido a la prostituta con ánimo de arrebatarle el bolso. El acusado, por contra, aseguró que, tras contratar los servicios de la chica, ésta le habría robado 50 euros de la chaqueta, motivo por el cuál le reclamó el bolso, comenzando así un forcejeo en el que la mujer se habría golpeado accidentalmente -los agentes afirmaron que, en el momento de su intervención, el acusado afirmó haber dado “dos pepinazos” a la mujer-. La Fiscalía pide para él dos años de cárcel por un delito de robo con violencia y una multa de 600 euros por las lesiones.

En la madrugada del día 23 del pasado mes de enero, sobre las 2:35 de la mañana, se produjo un altercado entre una prostituta y un hombre que, supuestamente, la había agredido para robarle el bolso.
Según declaró la víctima, quien necesitó de la asistencia del interprete de los juzgados para presentar su versión, ella se encontraba en la esquina de la Calle Bilbao con la Calle Jiménez Iglesias (en el barrio del Real), cuando el acusado, que había pasado previamente por allí con su moto, se acercó a ella, le pegó un puñetazo en la nariz y le arrancó el bolso, saliendo a la carrera y siendo detenido por un vecino un par de calles más arriba hasta la llegada de la policía.

Dos pepinazos
La versión del acusado es muy diferente. Según declaró ante la juez, él había contratado los servicios de la mujer, con la que mantuvo relaciones sexuales y a la que pagó un total de 40 euros, “ella me pidió 30, pero le dí 10 euros más”.
Según el acusado, tras dejar a la mujer en la esquina de la calle Bilbao, se percató de que le faltaban 50 euros de la chaqueta, motivo por el cuál volvió a buscar a la mujer y la increpó pidiéndole el bolso “para registrarlo”. Tras discutir airadamente, la mujer se negó a darle el bolso y él admitió haber tratado de arrebatárselo, dando comienzo un forcejeo en el que el acusado aseguró no haber golpeado a la mujer “yo se bien lo que es pegar a una mujer, no la he tocado”. El acusado afirmó que las lesiones que la mujer presentaba se habían producido al golpearse ésta accidentalmente con un coche allí estacionado.
Según los agentes de policía que atendieron la llamada de los vecinos, al llegar había muchos vecinos en el lugar y un vigilante de seguridad había intervenido para reducir al acusado. La mujer presentaba signos de haber sido agredida -sangre en la nariz y marcas en la cara- y el acusado, en ese momento, les contó a los agentes la historia del robo de los 50 euros y llegó a afirmar ante los mismos que, como no le había querido dar el bolso, le “soltó dos pepinazos”.
La Fiscalía solicitó para el acusado una pena de prisión de 2 años por un delito de robo con violencia y una pena de multa por valor de 600 euros por un delito leve de lesiones.

La prostitución, foco de violencia en el Real

La gran cantidad de trabajadoras del sexo que operan en el barrio del Real suponen una gran fuente de inseguridad para la que es una de las principales barriadas residenciales de la ciudad. La mayoría de las mujeres que trabajan en este sector son marroquíes que cruzan a la ciudad para ganarse la vida, aun cuando muchas de ellas no tienen permiso para pernoctar en Melilla, y son víctimas fáciles para los delincuentes comunes.