www.melillahoy.es
Reclaman un año de prisión por intentar forzar una furgoneta con un destornillador

Reclaman un año de prisión por intentar forzar una furgoneta con un destornillador

La Fiscalía la acusa de un delito de robo con fuerza en grado de tentativa, aunque no compareció ningún testigo

domingo 04 de febrero de 2018, 04:00h
El pasado 26 de enero, sobre las doce y media de la noche en la calle Músico Granados, un vecino que no llegó a identificarse llamó a la policía alertando de que un individuo estaba forzando una furgoneta. Al llegar los agentes, además de los daños en la furgoneta, pudieron ver a un individuo (el acusado) que coincidía con la descripción que el denunciante había realizado de la vestimenta del supuesto ladrón. Después de seguirlo durante un rato, acabaron por detenerlo. El acusado negó su implicación y recordó que había pedido la grabación de las cámaras de seguridad para que confirmasen su inocencia. La Fiscalía pidió 1 año de prisión para el acusado por un delito de robo con fuerza.
El pasado 26 de enero, sobre las doce y media de la noche, la Policía recibió una llamada de un vecino que afirmaba que, en la calle Músico Granados (Gota de Leche), había un individuo tratando de forzar un vehículo que allí se hallaba estacionado.
Según la descripción realizada por el denunciante, que no fue identificado, el supuesto ladrón vestía un pantalón de chándal gris y una sudadera negra con capucha.
Cuando los agentes se desplazaron al lugar de los hechos, pudieron comprobar cómo el vehículo tenía daños: le habían forzado la cerradura y tenía una de las ventanillas traseras rota. Además del vehículo forzado, los agentes avistaron a un joven que coincidía con la descripción, de modo que lo siguieron hasta que se sentó en un banco, momento en que se produjo la detención.
Al registrar los alrededores del banco, los agentes encontraron un destornillador tirado en una papelera.
El acusado, que mantuvo en todo momento su inocencia, afirmó que no había hecho nada y recordó que había pedido las grabaciones de las cámaras de seguridad que enfocaban al coche.
La defensa del joven, que presentó una protesta por la negativa de la jueza a suspender la sesión hasta contar con las grabaciones de las cámaras, argumentó que nadie había presenciado el hecho denunciado, dado que los policías no habían visto nada, y se habían limitado a coger a su cliente basándose únicamente en su apariencia y en que “no había nadie más por la calle”.
La Fiscalía, por su parte, interesó para el joven una pena de un año de prisión por un delito de robo con fuerza en las cosas.