www.melillahoy.es

El PP toma la iniciativa

sábado 10 de febrero de 2018, 02:25h
El PP está ganando esta partida de la prisión permanente revisable, en su intento de retomar la iniciativa política, perdida -o al menos eso parecía- en la crisis de Cataluña sobre todo
El Gobierno y el Partido Popular están haciendo bandera de la lucha constante por no sólo mantener la prisión permanente revisable sino incluso, como hizo ayer el Consejo de Ministro, ampliar los supuestos en los que debería aplicar esta pena.

Un debate que no ha pasado desapercibido en Melilla. Este periódico, en su sección "MELILLA OPINA", quiso saber qué piensan los melillenses sobre este tipo de condena reservada para los crímenes más graves recogidos en el ordenamiento jurídico.

La mayoría de los encuestados se mostraron a favor de la prisión permanente revisable. Sobre todo, aseguraron que serviría "en casos excepcionales" para delitos como asesinato o violencia de género. Algunos creen que el Código Penal español necesita "una reforma" ya que la "ley en algunos casos flaquea". Además, opinan que "es una buena fórmula" para "disuadir" algunos comportamientos y "un favor" para las personas inocentes.

En cambio, hay quienes muestran su oposición. Este es el caso del Decano de los jueces de Melilla, Fernando Germán Portillo, quien no dudó en señalar que la propuesta del PP carece de la seriedad que el sistema de Justicia merece, dado que se trata de una reforma planteada "a golpe de telediario" y que, según su punto de vista, obedece exclusivamente a fines "electoralistas", debido a la inexistencia de aritmética parlamentaria suficiente para concretarla y dada la gran popularidad de la medida a nivel social.

Sea como fuere, está claro que el PP está ganando esta partida, en su intento de retomar la iniciativa política, perdida en estos últimos a favor de otros partidos, como Ciudadanos, que le han robado intenciones de voto en las encuestas por su gestion de la crisis de Cataluña. Los populares quieren aprovechar que el partido de Albert Rivera primero se opuso a esta ley y después de abstuvo, para retratarlo ante una sociedad que en su mayoría está a favor de dicha ley.

Precisamente ayer viernes el Consejo de Ministros daba su visto bueno al proyecto de ley con el que propone ampliar los delitos penados con prisión permanente revisable. En concreto, introduce cinco nuevos supuestos: asesinato con obstrucción de la recuperación del cadáver, asesinato después de secuestro, violaciones en serie, violación a un menor tras privarle de libertad o torturarle y muertes en incendios, estragos en infraestructuras críticas o liberación de energía nuclear o elementos radiactivos.

El Ejecutivo popular ha justificado esta decisión porque existe "una demanda social", al tiempo que ha descartado que el Ejecutivo esté legislando "en caliente".

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha recordado que la pena de prisión permanente revisable se introdujo en la legislación española en 2015, pero que entonces el Gobierno fue "prudente" y limitó su aplicación a ocho supuestos --asesinato de menor de 16 años o persona especialmente vulnerable; asesinato subsiguiente a un delito contra la libertad sexual; asesinato cometido por miembro de organización criminal; asesinato múltiple; asesinato terrorista; homicidio del jefe del Estado o heredero; homicidio de jefes de Estado extranjeros; y genocidio o crímenes de lesa humanidad--.

Ahora, el Gobierno opina que, además de los "avales jurídicos y legales", tiene el "principal aval", que es la "voluntad de los ciudadanos". "En las encuestas, la opinión pública reiteradamente ha puesto de manifiesto que considera razonable que en Código Penal exista una pena así para los delitos más graves", ha explicado, al tiempo que ha remarcado que en este apoyo hay una "cierta identidad ideológica de los votantes" de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos.

A ver qué sucede, pero es evidente que éste será uno de los principales campos de batalla en la pugna política que se avecina.