www.melillahoy.es
Acusada de clavar un tacón en la cabeza a su pareja, le piden 5 años de prisión

Acusada de clavar un tacón en la cabeza a su pareja, le piden 5 años de prisión

El hombre también está acusado, a raíz de la misma pelea, de un delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género

domingo 18 de febrero de 2018, 04:00h
Una discusión de pareja a altas horas de la madrugada acabó convirtiéndose en una pelea en la que hubo agresiones mutuas; la mujer golpeó a su pareja con un zapato de tacón, provocándole una herida de puntos, y a su vez el hombre golpeó a la mujer provocándole un esguince de tobillo. Una patrulla de la Policía Nacional fue llamada por el propio hombre, interesado en entrevistarse con los agentes, si bien dichos agentes se cruzaron con la mujer en plena calle y decidieron llevarla a un Centro de Salud. El Ministerio Fiscal pide 5 años de prisión para ella por un delito de lesiones y 1 año de prisión para él pro un delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género.
A las 5 de la mañana, en la calle Napoleón (las escalerillas), se produjo una fuerte discusión que acabó en un enfrentamiento violento en el que la mujer golpeó en repetidas ocasiones a su pareja, llegando a clavarle un zapato de tacón en la cabeza y causándole una aparatosa herida por la que el hombre tuvo que recibir puntos de sutura.
El hombre también habría agredido a la mujer en el transcurso de la pelea, produciéndole un esguince en un tobillo.
Una patrulla de la Policía Nacional fue comisionada para acudir al lugar de los hechos tras recibir una llamada del hombre, quien había requerido a la central la presencia de dicha patrulla para entrevistarse con los agentes a raíz del suceso. Cuando el coche patrulla se acercaba al domicilio donde ocurrieron los hechos, los agentes se cruzaron con la mujer, visiblemente alterada (aunque sin presentar signos evidentes de agresión), cuando salía de la calle en la que se encuentra la vivienda. Los agentes la atendieron y la llevaron a un Centro de Salud, por lo que no llegaron a entrevistarse con el hombre que les había requerido.
La pareja, que convive junta en el domicilio en que se produjeron la agresiones mutuas, se negó a declarar, no existiendo ningún testigo presencial del los hechos ni prueba alguna más allá de sus propios testimonios, testimonios que se negaron a ratificar ejerciendo su derecho a guardar silencio ante la Fiscalía.
El Ministerio Fiscal interesó para la mujer una pena de 5 años de cárcel por un delito de lesiones más el pago de una indemnización de 450 euros. Para el hombre, la Fiscalía solicitó una pena de un año de prisión más el pago de una indemnización de 250 euros por un delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género (delito que, a pesar de que hubo agresiones mutuas, sólo es aplicable cuando el autor de la agresión es un hombre).