www.melillahoy.es

Condenado a cuatro meses de prisión el paciente que agredió a una auxiliar de enfermería del Comarcal

Hospital Comarcal
Hospital Comarcal

En una sentencia de conformidad, también le condenó a pagar a la auxiliar una indemnización de 270 euros

viernes 23 de febrero de 2018, 04:00h
El Juzgado de Primera Instrucción número 1 de Melilla ha condenado este jueves a cuatro mesas de prisión y multa al paciente que el miércoles fue detenido en el Hospital Comarcal de Melilla por agredir a una auxiliar de enfermería cuando éste lo notificó que iba a darle número para otro día dado que la neurocirujana no estaba en esa jornada. Además debe abonar 120 euros por las lesiones ocasiones a la auxiliar y pagarle una indemnización de 270 euros.
Según la sentencia a la que ha tenido acceso MELILLA HOY, el tribunal ha condenado al ciudadano cuya nombre corresponde a las iniciales A.A. como autor penalmente responsable de un delito de atentado a la autoridad recogido en el artículo 550 del Código Penal, que fija los castigos para los atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, y de la resistencia y desobediencia, en concreto una pena cuatro meses de prisión con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

El juez ha condenado al paciente también a un delito de lesiones leves a la pena de 20 días de multa con una cuota diaria de 6 euros, es decir un total de 120 euros, con la responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago previstos en el artículo 53 del Código Penal, que establece que si el condenado no satisficiere, voluntariamente o por vía de apremio, la multa impuesta, quedará sujeto a una responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas, que, tratándose de delitos leves, podrá cumplirse mediante localización permanente.

Por último, A.A. ha sido condenado igualmente a indemnizar a la auxiliar de enfermería A.M. en la cantidad de 270 euros por las lesiones ocasionadas con el interés de demora.

El Juzgado de Primera Instrucción número 1 ha acordado la suspensión de la pena de prisión impuesta, condicionada a que el paciente no delinca en un periodo de dos años y a que dé cumplimiento al compromiso de pago de la responsabilidad civil que se ha establecido, es decir los 120 euros de multa y los 270 euros de indemnización.

Admite los hechos
La sentencia se ha dictado de conformidad después de que el acusado admitiera los hechos probados en los que señala que sobre las 10:00 horas del miércoles día 21 de febrero, el acusado A.A,, nacido el día 19 de enero de 1980 en Marruecos (38 años de edad), con permiso de residencia en España y sin antecedentes penales, acudió al Hospital Comarcal de Melilla para ser evaluado por su doctora habitual de las dolencias que persistían en su pierna tras una intervención quirúrgica.

Al serle comunicado al mismo por la enfermera de la consulta de neurocirugía A.M. que su doctora no se encontraba ese día y que le iba a extender un volante para un día distinto, "éste (A.A.) enfureció y comenzó a gritar".

Acto seguido "se quitó la camisa que portaba y golpeó los objetos que había en la sala". Ante tal actitud, la enfermera trató de salir de la consulta sin conseguir su propósito, "siendo empujada por el acusado, quien, con ánimo de infringir su propósito de autoridad inherente al cargo que ostenta la misma como enfermera del centro en el ejercicio de sus funciones, le pilló los dedos con su mano izquierdo al cerrar la puerta de una patada".

Como consecuencia de tales hechos la auxiliar de enfermería A.M., sufrió lesiones consistentes en traumatismo en el tercer dedo de la mano izquierda que requirieron para su sanidad de una primera asistencia facultativa, tardando en curar 7 días, de ellos 2 impeditivos.

Asimismo, el hombre causó la fractura de una silla de la consulta la cual no ha resultado reclamada hasta el momento por el Hospital de Melilla.

Sindicato Médico
Por último, subrayar que las dos últimas sentencias por agresiones a personal sanitario han sido posibles gracias a la celeridad y cobertura jurídica del Sindicato Medico de Melilla que preside Jesús Delgado Aboy.