www.melillahoy.es
Momento de la entrevista de MELILLA HOY con los responsables de Montepinar y SODEMEL
Momento de la entrevista de MELILLA HOY con los responsables de Montepinar y SODEMEL

El prestigioso colegio privado Montepinar quiere implantarse en Melilla y solo le falta el terreno

Sus responsables, de la mano de SODEMEL, se han desplazado a nuestra ciudad para realizar gestiones, con el fin de hacer posible este proyecto de colegio privado bilingüe desde 1º de Infantil con 3 años hasta 2º de Bachiller con 17 años

domingo 25 de febrero de 2018, 02:45h
Melilla podría tener un colegio privado de la mano de la Sociedad de Desarrollo de Melilla (SODEMEL) que preside Enrique Bohórquez López-Dóriga. Sería a través del prestigioso Colegio Montepinar de Murcia, cuyos responsables se han desplazado a nuestra ciudad para realizar gestiones, con el fin de hacer posible este proyecto que llevan intentando desde hace cuatro años y que podría ser realidad próximamente. Se trataría del primer colegio privado de Melilla bilingüe, en concreto con enseñanza en castellano e inglés, según han explicado a MELILLA HOY Francisco Moñino y Juan José Alarcón, socios del Colegio Montepinar, quienes han subrayado que su proyecto educativo se desarrolla sobre cuatro pilares básicos: la excelencia educativa, la atención individualizada, el bilingüismo y la formación en valores.
Juan José Alarcón señaló que la idea de iniciar su andadura en Melilla comenzó después de realizar un viaje con unos amigos a la ciudad. "En ese viaje comprobamos que Melilla nos gusta y también nos sorprende, y volvemos a venir otro año. Así es como vemos una necesidad: el tema de la educación privada. Como es un negocio que nosotros llevamos, lo que empezamos es movernos en esa línea desde 2014 y hasta la fecha".

Francisco Moñino, por su parte, explicó los pormenores del proyecto, en la siguiente entrevista:
El proyecto de crear un colegio privado en Melilla comenzó hace cuatro ¿por qué dieron este paso?
Vimos la necesidad que había en Melilla de plazas nuevas educativas y sobre todo de colegios de nivel alto y en formato bilingüe por la carencia que hay en la ciudad de este tipo de centros, y a partir de ahí estuvimos haciendo pesquisas con el Gobierno de la Ciudad. Posteriormente conocimos a Enrique Bohórquez y nos asociamos a SODEMEL, ya que el punto cuarto del objetivo de desarrollo que tiene SODEMEL es la creación de un colegio privado bilingüe en Melilla.
¿Y qué ocurrió a continuación?
A partir de ahí las pesquisas se encuentran en buscar la ubicación idónea para implantar el colegio y el objetivo de la visita de hoy (por el viernes) era ver las opciones de terrenos que nos pasa SODEMEL y posibles encajes urbanísticos y de legalización con la Consejería de Fomento, de donde venimos.
¿Tienen ya una lista de terrenos para la posible ubicación del Colegio Privado Montepinar de Melilla?
Hay diferentes opciones privadas y alguna de titularidad pública, que pasaría por un concurso público para la adjudicación del derecho de superficie, y en esas dos posibilidades nos estamos moviendo.
¿Explíquenos cuando se creó el Colegio Montepinar y cuál es la filosofía como centro educativo?
Montepinar es una urbanización de nueva creación que está en el municipio de Murcia. El colegio se implantó en el año 2006 y fue el primer colegio bilingüe de la región de Murcia. La región acababa de recibir las competencias en materia de Educación y se hizo una prueba piloto que arrancó como colegio privado y hoy es un colegio concertado, bilingüe. Es el colegio con mayor índice de aprobados de Selectividad de la región de Murcia, con el 100% de aprobados y con el 100% de notas suficientes para elegir carrera, lo cual es un hito y es el formato de colegio que se quiere extrapolar a Melilla.

En Murcia tenemos niños desde la guardería, con 6 meses, hasta Bachiller y dos ciclos de Formación Profesional, todo en inglés.
¿El centro privado o concertado?
En Melilla comenzará privado y se prevé que se mantenga privado, puesto que la demanda en esta ciudad es el formato privado, ya que hay colegios grandes concertados.
¿Han hecho algún estudio de necesidades en nuestra ciudad?
Hemos hecho un estudio desde el punto de vista estadístico y luego desde el punto de vista educativo, y los resultados son positivos a favor de un colegio o bien privado-concertado o bien completamente privado, pero con amplia ventaja por el privado por la idiosincrasia que tiene Melilla.
¿Qué etapas se implantarían en el nuevo colegio privado melillense?
La idea no es hacer una guardería en Melilla porque lo tiene muy bien resuelto el Gobierno autónomo. Empezaríamos con el segundo ciclo de Infantil, es decir, a partir de los tres años, y desde ahí todas las etapas hasta Bachiller, con lo que nuestros alumnos comenzarían en nuestro centro con tres años y estarían juntos hasta ir a la universidad.
¿En qué situación se halla en estos momentos el proyecto?
Ahora mismo estamos en estudio de viabilidad. Si conseguimos el apoyo suficiente del Gobierno autónomo de Melilla y el encaje en la ubicación, el Colegio Montepinar implantaría aquí un centro privado.
¿Están teniendo complicaciones para encontrar terreno?
El espacio de Melilla es limitado y el terreno, desde nuestro punto de vista, está sobrevalorado. Es la máxima dificultad que tenemos en estos momentos porque para un colegio en formato completamente privado no hay mayor dificultad que la de encontrar la ubicación idónea.

En caso de solventar esta dificultad, ¿en cuánto tiempo tardan en construir un colegio?
El colegio se tarda en construir un año.
¿Y qué necesitan ahora para dar ese paso?
Si nosotros somos capaces de encontrar una parcela privada que tenga una calificación urbanística compatible, podríamos quedarnos absolutamente en el ámbito privado y no tendríamos necesidad de recurrir al Gobierno, más allá de cumplir las preceptivas regulaciones en materia de licencia urbanística, etc., pero si no es así, sí que es cierto que tendríamos que ver la posibilidad de acudir a un concurso público, en el que el gobierno autónomo pudiese conceder un derecho de superficie a través de un pago de un canon, para dar un servicio público de esta índole, aunque sea un formato privado.
¿Qué predisposición ven en la actualidad en el Ejecutivo melillense?
Todas las muestras que nos hacen desde el Gobierno es que sí es necesario un colegio y según los estudios que hemos hecho, hay mucha gente que vive aquí y deja a sus hijos en la península escolarizados con sus abuelos o de padres que se han tenido que ir de Melilla porque no han logrado plaza en colegios concertados de la ciudad. Eso genera expulsión y desarraigo y también genera una ruptura familiar porque es triste tener que criar tus hijos con los abuelos porque no tienen el colegio que quieren en Melilla para sus hijos. También hay una demanda adicional, que no cuenta en otras zonas de España, que es el carácter fronterizo de Melilla, con una población grande de Nador, que tiene unas personas con permiso de residencia que pueden disfrutar de un nivel adquisitivo alto y tener el interés de educar a sus hijos en un colegio de formato español.
¿Ven el proyecto cercano o lejano?
Es una buena pregunta. Digamos que la fase de viabilidad está en su punto álgido: solo depende de la cuestión de encontrar una parcela adecuada. Esto es aleatorio, porque si bien encuentras una parcela privada o bien a través de un concurso público, y en función del plazo, ese sería el horizonte temporal.
¿Qué papel ha jugado en este proyecto SODEMEL?
Te puedo decir una cosa sencilla y que se puede destacar: nosotros estuvimos desde el 2014 con el asunto y nos enfrentamos a tanta trabas y dificultades que estuvieron a punto de hacernos arrojar la toalla, hasta que conocimos a Enrique Bohórquez y SODEMEL, que nos volvió a abrir la posibilidad de seguir con el proyecto. Hasta entonces no veíamos la forma de entrar en una plaza que no conoces, no es receptiva, donde es difícil… y a través de Enrique Bohórquez conseguimos retomarlo. A ver si llegamos a buen puerto.
¿Se trata de un colegio religioso o laico?
El Colegio Montepinar es un colegio completamente laico, con una vocación bilingüe absoluta, es decir, el Colegio Montepinar invierte mucho en que haya profesores nativos en el que su lengua madre sea el inglés, profesores de Inglaterra, Sudáfrica, Gibraltar… Empiezan sus clases en inglés desde que entran en el colegio en Infantil. En este sentido, tengo que decir que ha sido un éxito la implantación de asignaturas no troncales en inglés porque el nivel es fortísimo, hasta el punto de que hemos llegado a un acuerdo bilateral con un instituto norteamericano de intercambio gratuito, es decir, todos los alumnos que estudian en el Montepinar, cuando llegan a 2º de la ESO hasta 4º de la ESO, tienen la opción de irse con un intercambio, en el que solo le cuesta el viaje gracias al convenio que hemos firmado con un Instituto de Santa Fe de Nueva Méjico (Estados Unidos) para hacer gratis un trimestre, un semestre o un año, en función de lo que deseen los padres.

En el colegio que pretenden para nuestra ciudad, ¿con cuántas líneas por curso funcionarían?
En Melilla, la idea es crear dos líneas por curso y no superar los 25 alumnos por clase, por el bien de la calidad de la enseñanza.
¿Quién puede aspirar a poder entrar en este colegio?
Todo el mundo que tenga necesidad de un colegio privado bilingüe y pueda pagarlo. Ahora mismo no tenemos la capacidad de dar un precio cerrado pero sí que tenemos una horquilla de precios en función de la demanda, que puede estar entre los 400 y los 600 euros al mes. No es un precio desorbitado porque de hecho los colegios absolutamente privados en la Península rondan los 700 euros al mes.
¿Hay gente suficiente en Melilla para que un colegio privado sea viable?
Esa es una buena pregunta: ¿habrá 700 padres que estén dispuestos a pagar entre 400 y 600 por la educación de sus hijos? Puede ser. También es verdad que al ser un colegio privado, pueden inscribirse personas que no sean españolas y que tengan esa capacidad. El estudio que hicimos fue para un colegio privado-concertado con una cuota mínima y salía una demanda despampanante. Otra cosa es la cuota de 400-600 euros y que haya suficientes padres que puedan abonarlo. En este sentido, sabemos que en Murcia hay muchos abuelos que pagan la educación privada de sus nietos porque sus padres no pueden.