www.melillahoy.es
Guardia Civil: “Confeccionar las listas fue un auténtico trabajo de chinos”

Guardia Civil: “Confeccionar las listas fue un auténtico trabajo de chinos”

Los agentes pasaron tres meses cruzando diferentes listas hasta obtener los nombres y direcciones de los votantes por correo

viernes 16 de marzo de 2018, 04:00h
Durante la jornada de ayer continuaron las declaraciones de los Guardias Civiles que participaron en la investigación del llamado caso del “Voto por Correo”. Pese a que declararon un total de cuatro agentes, fue llamativa la información aportada por el primero de ellos, quien se ocupó de cruzar las diferentes listas de que disponían los investigadores para conseguir poner nombre y dirección a las personas cuyo voto aparecía como emitido pero a las que no se les había entregado el sobre en su domicilio. Los guardias también coincidieron a la hora de defender su actuación durante la toma de declaraciones a los testigos.

Durante la jornada de ayer, continuaron las declaraciones de los guardias civiles que participaron en la investigación del caso del “Voto por Correo”.
Ayer declararon, concretamente, cuatro guardias, de entre los cuales destacó el agente responsable de la elaboración de las listas que sirvieron al equipo de investigación del ECO (Equipo de Crimen Organizado, dependiente de la UCO) para tomar declaración a 655 testigos, que podrían haber sido más de no haberse “cortado” el proceso.

Tres meses de trabajo
Según afirmó el agente de la UCO (Unidad Central Operativa) encargado de la elaboración de las listas de votos emitidos por correo -que servirían de guía para la posterior toma de declaraciones-, una vez que los agentes instructores marcaron las líneas de investigación a seguir, su cometido fue analizar los diferentes listados de que disponía la Guardia Civil, listados en los que los datos aparecían dispersos, y que tuvieron que ser “cruzados en hojas de excel” para poder obtener nombres y direcciones de los votantes por correo que habían emitido su voto con domicilio en Melilla.
Esta tarea, que duró hasta 3 meses y que el propio agente calificó de “trabajo de chinos”, llevó a los investigadores a detectar a aquellos votantes a los que les figuraba alguna irregularidad, “fuimos cribando para localizar a aquellos cuyo voto aparecía como emitido pero que no habían recibido el sobre en casa”.
“Cuando nosotros vimos que había más de 300 personas que no habían recibido el sobre, vimos que la línea legal del voto por correo se rompía, lo que nos señalaba a la oficina de Correos, donde se había recibido la documentación electoral y de donde no había salido hacia sus destinatarios”, por lo que la investigación se centró entonces en Correos.

Declaraciones
El agente defendió la actuación de la Guardia Civil a la hora de tomar declaraciones, calificando de “barbaridades” las afirmaciones vertidas por diferentes responsables políticos relativas a las supuestas amenazas a los testigos. Así mismo, afirmó que a la gente con menor capacidad léxica se le intentaba explicar todo “como a niños”, y que se valían de los acompañantes para hacer de traductores cuando no hablaban español.

Certificados médicos ilícitos

Según depusieron los agentes ante el juez de la Audiencia Provincial, los responsables de la investigación no se fijaron en los poderes electorales hasta que una testigo declaró que ella no había concedido poder electoral alguno. En ese momento, los agentes abrieron una nueva línea de investigación y afirman que se encontraron con un considerable número de poderes electorales (42) que llevaban adjuntos todos un certificado médico firmado por la misma doctora: Zahra Karam, “mujer de Mustafa Aberchán y militante de CpM”, recordó el primero de los agentes declarantes.
“En todos los certificados de Karam ponía exactamente lo mismo, había una total falta de precisión terminológica, circunstancia que puede conllevar consecuencias penales”, afirmó el agente.
Según la Guardia Civil, estos certificados se utilizaron para poder otorgar poderes electorales ilícitos y así, de algún modo”secuestrar” el voto de los poderdantes.