www.melillahoy.es
El representante de Guelaya en el Consejo de Agua de 2015 votando en contra de la actualización del Plan Hidrológico de Melilla
El representante de Guelaya en el Consejo de Agua de 2015 votando en contra de la actualización del Plan Hidrológico de Melilla

Guelaya quiere debatir con los partidos políticos las causas del deterioro del servicio de aguas

El próximo 22 de marzo a las 19:30 en el aula 10 de la UNED se inician las Jornadas con una mesa redonda con partidos como C’s, CPM, UPyD o PSOE

martes 20 de marzo de 2018, 04:00h
Guelaya Ecologistas en Acción quiere debatir con los agentes políticos e institucionales las causas del deterioro evidente del servicio de aguas a través de las jornadas “La situación del agua en Melilla es insostenible”. El próximo 22 de marzo a las 19:30 horas en el aula 10 de la UNED se iniciarán con una mesa redonda con partidos políticos como Ciudadanos, Coalición por Melilla, PSOE, Podemos y Unión Progreso y Democracia.
“El actual servicio de aguas de Melilla es insostenible porque desde el punto de vista ambiental, la gestión del agua en Melilla se caracteriza por un enorme despilfarro de agua con la consecuencia de pérdida de los recursos naturales, abusos en usos privados que perjudican al servicio público de abastecimiento de la población, y con escaso o nulo uso de las aguas terciarias recicladas”, expresa Guelaya.

La Asociación subraya que “el consumo de agua en Melilla está en torno a 400L por persona y día, cuando la media de consumo es España es de 140L”.

Servicio de aguas de Melilla
“Desde el punto de vista social, tras la puesta en marcha de la desalinizadora, que venía a terminar los cortes diarios permanentes de agua en la red pública, se comenzó a tener agua las 24 horas del día, y quedó como objetivo a cumplir la mejora de la calidad de la misma”. Además, “después de tener en funcionamiento de la desalinizadora, la calidad del agua no se ha mejorado y se producen bajas de presión que dejan sectores de la ciudad sin abastecimiento”, señalan.

Desde el punto de vista económico, indican que “la obtención de agua se reduce a la planta desalinizadora, la más cara de las soluciones para obtener agua en Melilla. Cinco años después de planificarse su ampliación, como solución estrella del nuevo Plan Hidrológico de Melilla, que era aumentar la oferta disminuyendo la demanda, no se ha conseguido ninguna de las dos cosas”.

Guelaya cree que la herramienta de gestión para analizar las causas del deterioro del servicio público de aguas es el Plan hidrológico, como miembro del consejo del Agua de Melilla, votó en contra porque las prioridades en las medidas previstas difícilmente harían cumplir los objetivos que se establecieron”.
“Nos alejamos, tanto del consumo de 260 litros por persona y día en el 2021, como de la conservación y uso sostenible de los recursos naturales, y de un sistema de tarifas justas y progresivas que haga pagar caro el agua a los derrochadores”, concluye la Asociación.