www.melillahoy.es
Le piden un año de prisión por intentar “colar” a un inmigrante

Le piden un año de prisión por intentar “colar” a un inmigrante

La Policía lo acusa de tratar de engañar a los agentes para que pasara con el pasaporte de un tercero

domingo 25 de marzo de 2018, 04:00h
La Policía Nacional detuvo el pasado 16 de marzo a un hombre por, supuestamente, estar compinchado con un tercero que trataba de pasar el control documental con un pasaporte que no le correspondía. El Ministerio Fiscal interesó para él una pena de un año de prisión, mientras que la defensa pidió su libre absolución por falta de pruebas.
El pasado 16 de marzo, sobre las 23:00h, un hombre fue detenido en el control documental de la estación marítima cuando se disponía a embarcar en dirección Málaga.
Según declararon los agentes de la Policía Nacional que lo detuvieron, tras interceptar a un hombre marroquí que trataba de acceder al barco con un pasaporte ajeno, el acusado se aproximó a ellos -volviendo atrás por el control fiscal de la Guardia Civil, “algo muy inusual”- para decirles que conocía al hombre “del barrio” y que era el titular del pasaporte.
Los agentes pensaron entonces que ambos estaban compinchados y creyeron que el acusado estaba tratando, intencionalmente, de inducirles a error para que el indocumentado pudiera pasar el control.
En el momento de la detención, según declararon también los agentes, el acusado cambió de discurso y afirmó que no conocía de nada al hombre del pasaporte y que sólo había ido al lugar con ánimo de asistir al hombre cuyo pasaporte no coincidía con su imagen, ya que éste no hablaba español.
Los agentes que lo esposaron, quienes comprobaron a posteriori que ambos pasajeros tenían tarjetas de embarque correlativas (lo que era un indicio de que iban juntos), lo condujeron a dependencias policiales acusado de un delito contra los ciudadanos extranjeros.

“Moro de mierda”
El acusado, quien tiene antecedentes penales por conducción sin carnet, desobediencia y resistencia, negó que tuviera nada que ver con el hombre del pasaporte falso y arguyó que sólo había vuelto atrás por el control para ayudarle; “yo iba a Málaga a comprar ropa para mis niños [...] me limité a traducir lo que el policía le decía”, declaró.
El acusado también declaró que, una vez detenido, los agentes lo engrilletaron, le hicieron daño y le insultaron. “La policía me cogió y me trató mal, me agredieron y me llamaron moro de mierda” declaró, “yo no denuncié porque yo no sé mis derechos, pero ellos si se saben los suyos”.
El Ministerio Fiscal interesó para el acusado la imposición de una pena de un año de prisión por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, oponiéndose a la posible suspensión de la condena, toda vez que al acusado le constan antecedentes penales por los que ya se encuentra en suspensión de condena, concretamente 8 meses de prisión más multa, que debería cumplir en el caso de ser condenado por este segundo delito sin perjuicio de la nueva pena impuesta.
La defensa, por su parte, pidió la absolución de su patrocinado, toda vez que consideró insuficiente la declaración espontánea realizada por éste ante los agentes.