www.melillahoy.es
Le piden 9 meses de cárcel por identificarse con el DNI de un amigo

Le piden 9 meses de cárcel por identificarse con el DNI de un amigo

El acusado afirma que se puso nervioso, se bloqueó y le dio al agente la documentación de su amigo por error

miércoles 11 de abril de 2018, 04:00h
El acusado, un joven al que se le había retirado recientemente el permiso de conducir, circulaba en un vehículo por la zona del Dique Sur en compañía de un amigo cuando fue interpelado por agentes de la Guardia Civil, quienes le exigían que se identificase. El joven, en principio, no se identificó -argumentando que no tenía el carnet encima y que no se sabía el número- y, posteriormente, entregó a los agentes una documentación que resultó ser la de su acompañante, el propietario del vehículo. El Ministerio Fiscal lo acusa de un delito de falsificación de documento público y pide para él la imposición de una pena de 9 meses de prisión y el pago de una multa de 750 euros.
El pasado jueves 22 de febrero, sobre las once y media de la noche, el acusado se encontraba circulando en un vehículo en compañía de un tercero -su amigo, el propietario de dicho vehículo- por la carretera del Dique Sur.
Según la versión de la acusación, el acusado se encontraba conduciendo el vehículo (habiéndole sido retirado el permiso de conducir) cuando, al ver cómo la Guardia Civil “montaba” un control a la altura de la entrada del Club de Suboficiales, realizó una maniobra “brusca y sin señalizar” y procedió a aparcar el vehículo marcha atrás en la zona de la planta de tratamiento de aguas.
A continuación, el propietario del vehículo y entonces copiloto, habría bajado del mismo para orinar en la vía pública (motivo por el que fue denunciado).
Los agentes, al percatarse de que el vehículo paraba “en seco”, sospecharon que trataba de evadir el control y, posiblemente, de darse a la fuga, motivo por el cual se dirigieron hacia el mismo con la intención de identificarlos.
Según el testimonio aportado por los tres agentes implicados, al llegar al vehículo y pedir la documentación al acusado, éste manifestó que no la llevaba encima y mostró reticencias de cara a identificarse, llegando a afirmar que no se sabía su número de DNI.
Finalmente, ofreció una documentación, si bien los agentes pudieron comprobar que el DNI que les había proporcionado era propiedad del dueño del vehículo, su compañero, motivo por el cual los agentes procedieron a su detención por un delito de falsificación de documento público.
El acusado, quien debía ingresar en prisión por otra causa pocos días después de estos hechos, había sido privado del carnet de conducir y la Fiscalía achaca el hecho de ofrecer el DNI de su amigo a los agentes a un intento de engañarlos para que no le procesaran por conducir sin licencia.

Un malentendido
La versión del acusado difiere mucho de lo expuesto por la Fiscalía. Según él, era el propietario del vehículo quien conducía por la zona de las casetas cuando éste decidió parar el coche y bajar a orinar.
El propietario, que no se presentó a declarar como testigo, habría dicho entonces al acusado que se cambiara al asiento del piloto, ya que tenían la intención de “entanarse” y el amigo quería acomodarse en el asiento del copiloto, que era reclinable.
Según el acusado, 10 minutos después de parar habrían llegado los agentes, ante los cuales se puso muy nervioso -había bebido- cuando le pidieron “los papeles”; él afirmó haber entendido que se trataba de la documentación del coche, por lo que les entregó el DNI del compañero. “No tenía sentido engañarles, nos iban a pedir la documentación a los dos”, argumentó.
El Ministerio Fiscal pide para el acusado 9 meses de cárcel más el pago de una multa de 750 euros por un delito de falsificación de documento público. La defensa, por su parte, pidió la absolución.