www.melillahoy.es
Eliminar el aparcamiento de la Avenida favorecería su estética, ya que “los escaparates y edificios son visualmente mucho más atractivos” sin coches estacionados
Eliminar el aparcamiento de la Avenida favorecería su estética, ya que “los escaparates y edificios son visualmente mucho más atractivos” sin coches estacionados (Foto: Guerrero)

La Ciudad propone que haya prioridad peatonal en el centro y una Avenida sin aparcamientos

Son dos dos de las principales medidas incluidas en el anteproyecto para calmar el tráfico en el barrio Héroes de España, cuyas calles entre General Marina y la Avenida serán en plataforma única con velocidad máxima de 20 km/h y aparcamiento en línea

jueves 26 de abril de 2018, 04:00h
El Gobierno de Melilla planteó ayer varias propuestas para lograr un calmado de tráfico rodado en el centro histórico de la ciudad, entre ellas la construcción de una plataforma única en sus calles, donde habría prioridad peatonal, y la eliminación de los aparcamientos a ambos lados en la avenida principal. El consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, explicó ayer en rueda de prensa que estas propuestas forman parte del anteproyecto que ha elaborado su departamento para el barrio Héroes de España, el cual será sometido a exposición pública como ya se hizo con la reordenación del Barrio Industrial.
La intención es que las calles que van desde General Marina hasta la Avenida Juan Carlos I sean una plataforma única, como la que ya hay en la calle La Legión, en el Barrio del Real, o en la calle Ramírez de Arellano. De esta forma, los vehículos no podrán superar una velocidad de 20 km/h y los peatones tendrán prioridad sobre los coches, logrando itinerarios más cómodos al no existir bordillos.
Además, los coches tendrán que aparcar en línea y las aceras serán más anchas, por lo que los peatones ganarán espacio en el centro histórico.

La Avenida
Esa plataforma única y prioridad peatonal no se aplicará, sin embargo, en la Avenida Juan Carlos I, la vía emblemática del centro. Quevedo argumentó que su gran anchura, que es mayor incluso que la calle Larios de Málaga, no favorece la peatonalización porque se quedaría “desértica” teniendo en cuenta sus dimensiones y la escasa población de Melilla respecto a la de la capital costasoleña.
No obstante, en este anteproyecto se buscará la manera de calmar el tráfico en la Avenida. Para ello, la propuesta del Gobierno melillense se basa en ensanchar las aceras y eliminar los aparcamientos, una medida que favorecería su estética, ya que “los escaparates y edificios son visualmente mucho más atractivos” sin vehículos estacionados.
Otra de las medidas que se plantean es impedir que se puedan incorporar coches a la Avenida. Para ello, la idea es habilitar plazas peatonales en el encuentro de las calles Chacel, Sidi Abdelkader y Cándido Lobera con la Avenida Juan Carlos I “para hacer el tráfico más calmado, más ordenado y que no haya tantos encuentros entre peatones y tráfico rodado en las entradas y salidas de la Avenida”.
En este caso, la seguridad para el peatón aumenta, al igual que la comodidad, mientras que para el coche el itinerario “es más complejo”, favoreciendo ese calmado de tráfico que se busca.
Al mismo tiempo, se pretende que en esos espacios peatonales surjan otro tipo de actividades, como la instalación de kioscos o el desarrollo de funciones, “cosas que le dan un poco de encanto al centro de las ciudades” y atrae a la gente, dinamizando el consumo.
Estas actuaciones se irán haciendo por fases “para la comodidad de comerciantes y vecinos”. De hecho, Medio Ambiente ya está trabajando en las siguientes fases a la reordenación de la calle Chacel, que podrían darse en la calle O’ Donnell, dado que los comerciantes y hosteleros piden que la plataforma continua llegue a sus establecimientos.

Zona azul
Otra de las medidas que el área de Medio Ambiente propone para favorecer la movilidad sostenible en el centro es la creación de una zona azul, en la que la Ciudad Autónoma ya está trabajando, para lo que el primer paso es aprobar un reglamento, que saldrá “en breve”.
En este punto, Quevedo avanzó la idea de Emvismesa de lanzar una oferta “enormemente atractiva” para que las personas que acuden a trabajar al centro puedan aparcar en el parking de Isla de Talleres y no dejen el coche en la calle, favoreciendo las rotaciones.
Además, dio por decidido la implantación de un intercambiador de autobuses urbanos en la Plaza de España, de manera que la COA “ya no saldrá de la Plaza Torres Quevedo”.