www.melillahoy.es
La Hermandad del Rocío de Melilla frente a su casa en la Aldea
La Hermandad del Rocío de Melilla frente a su casa en la Aldea

La Hermandad del Rocío de Melilla, presente un año más en la Aldea para orar a la Blanca Paloma

Juan Eladio Cerrato Dorador, hermano mayor de la Hermandad, explicó al MELILLA HOY las vivencias de los melillenses esta semana en el Rocío (Huelva)

martes 22 de mayo de 2018, 04:00h
Juan Eladio Cerrato Dorador, hermano mayor de la Hermandad del Rocío, más conocido como 'Yayo' explicó a este Diario las vivencias de los melillenses en esta semana en el Rocío (Huelva).

Camino al Rocío
El hermano mayor señaló que en el Rocío "fue todo muy bien, cuando llegamos aquí el martes de la semana pasada nos preparamos para hacer el camino y el autobús nos dejó en Escacena del Campo (Sevilla), escuchamos la misa de romeros y después pasamos el Simpecado a la carreta y emprendimos el camino".

Además, explicó que pasaron por Chucena e hicieron una presentación donde había ramos de flores por todos lados, también pasaron y comieron en Hinojo y hasta ahí hicieron el camino de los llanos. "Esta vez como salimos un día antes, y no había ninguna Hermandad antes, tuvimos nuestro tiempo, con nuestra hora de comida y de festeo, para descansar y a las seis de la tarde salimos y llegamos de noche al paraje más conocido como Cabeza Rasa", indicó.

Por la noche, también "rezamos el rosario en el Rocío, y por la mañana hicimos una oración y emprendimos el camino, aunque más flojito, llegamos a al hora de la comida y hasta que entramos por el 'Ajolí', que este año ha sido a las siete y media de la tarde, llegamos a la Casa de Hermandad e hicimos una convivencia estupenda", dijo.
"Las previsiones en el Rocío eran de fuertes lluvias, el viernes hicimos nuestra presentación junto con todas las demás Hermandades e hizo una calor espantosa y cuando terminaron empezó a llover", aseguró Yayo.

La Blanca Paloma
En cuanto a cómo vio a la Virgen del Rocío, comentó que "cuando llegamos el martes lo primero que hago es ir a ver la Virgen del Rocío, y todas las Hermandades estuvieron detrás mía porque tengo la costumbre de cantarle. Cuando fui, miré para atrás y había un montón de gente pero la vi igual de bonita que siempre. Además, pararon a la Virgen en la misma esquina de nuestra Casa de Hermandad y eso es algo exagerado, pero hay que vivirlo porque por mucho que te lo cuente, es algo que hay que vivir".

Respecto a los melillenses, el hermano mayor manifestó que "han visto a la Blanca Paloma como siempre, porque el que más o el que menos, quitando a una persona que ha venido de Madrid con nosotros, ya llevamos muchos caminos juntos viajando al Rocío, pero están todos encantados y que cada vez y cada año se vive de una forma diferente".

Sobre lo que se queda en esta semana en la Aldea, subrayó que "me quedo con todo porque lo principal es el salto de la reja de los almonteños, si lo ves es que ese momento se vive y se te saltan las lágrimas, y también ver a la Virgen del Rocío pasando por todas las casas de Hermandades y la vimos pasando justo por aquí al lado porque está la de Hinojo".
"Es una experiencia única e invito a los melillenses que quieran formar parte de la Hermandad a acompañarnos en esta semana grande del Rocío porque es un viaje inolvidable", concluyó Yayo.