www.melillahoy.es
“Melilla es un referente de españolidad”

“Melilla es un referente de españolidad”

El secretario general de VOX, Javier Ortega Smith, visitará nuestra ciudad mañana con el objetivo de presentar a la sección local del partido, motivo por el cual MELILLA HOY le ha realizado una entrevista en la que expone su visión y sus propuestas de cara a la situación de Melilla

miércoles 20 de junio de 2018, 04:00h
Javier Ortega Smith, letrado de profesión y secretario general de VOX, visitará Melilla mañana con motivo de la presentación de la filial local del partido, que estará dirigida por el presidente del Colegio de Médicos de Melilla, Jesús Delgado Aboy. Con motivo de esta visita de Ortega, MELILLA HOY ha aprovechado la oportunidad de realizarle una entrevista en la que el dirigente de VOX ha mostrado las expectativas electorales que tiene su formación en nuestra ciudad, ha invitado a los musulmanes a conocer el ideario del partido y ha puesto en valor la españolidad de la ciudad, destacando como retos futuros tanto la reivindicación de dicha españolidad como la búsqueda de la autosuficiencia económica por medio del estímulo al sector privado y la inversión en frontera. Ortega puso a Melilla como ejemplo, e invitó a los melillenses a seguir demostrando que la convivencia entre religiones es posible si se basa en el respeto mutuo.
Javier Ortega Smith, abogado de profesión y secretario general de VOX a nivel nacional, visitará Melilla mañana jueves para presentar al nuevo equipo que luchará en las próximas elecciones por obtener representación en la Asamblea de Melilla. Con motivo de la irrupción de VOX en el panorama político local, MELILLA HOY ha entrevistado a Ortega Smith con el objetivo de conocer el porqué del interés de su partido en Melilla y de indagar en las propuestas que tienen para nuestra ciudad.
P. Como país, nos encontramos frente al fin del bipartidismo y las elecciones autonómicas de 2019 serán un buen termómetro para evaluar el éxito de los nuevos partidos de cara a las Generales de 2020. ¿Cuál es el plan electoral y cuáles son las expectativas de VOX para las siguientes elecciones municipales en Melilla?
R. En primer lugar, el tema del bipartidismo es un tópico. Yo niego la mayor, porque en España hemos vivido 40 años condicionados permanentemente por dos partidos separatistas, Convergencia I Uniò y el PNV; los partidos nacionales han estado secuestrados, porque han querido, ya que siempre han preferido pactar con los separatistas. Dicho esto, esperamos conseguir una importante representación, porque creemos que nuestro mensaje va a calar. Nosotros hablamos las cosas con claridad, y afrontamos los problemas de frente, y nuestro mensaje se basa en la indiscutible españolidad de Melilla. Un mensaje que habla de seguridad y de libertad, económica, empresarial y de culto.
P. ¿Qué significa Melilla para VOX?
R. Melilla significa muchísimo para España y, por lo tanto, para VOX. Melilla es un lugar con una gran carga histórica y una gran importancia política ya que, pese a su tamaño, lo que ocurre en Melilla tiene repercusión a nivel nacional, especialmente por la presión demográfica que sufren sus fronteras. Por ello, Melilla debe ser el lugar donde se vea representado todo nuestro proyecto nacional, queremos que todo el resto de España preste atención a lo que ocurre en un punto tan vital como Melilla; motivos éstos parecidos a los que justifican que también sea tan importante la presencia de partidos nacionales en Cataluña o el País Vasco.
P. ¿Con qué grado de independencia, de flexibilidad, pueden trabajar las ejecutivas locales de VOX? ¿Cuánto "manda" Madrid?
R. Somos un partido de ámbito nacional, pero nuestras estructuras locales, pese a los niveles de jerarquías existentes, tienen flexibilidad para tomar decisiones en todo aquello que esté dentro de su ámbito de actuación local. Pueden hacer o decir todo aquello que afecte a su ámbito geográfico, ahora bien, sin extralimitarse en ámbitos superiores: desde un ámbito local no se pueden contradecir políticas de ámbito nacional.
P. ¿Puede ser VOX el partido localista que quizás falta en Melilla?
R. En Melilla, los compañeros tendrán que defender el proyecto nacional del que es parte la propia Melilla, pero las políticas locales que se tengan que seguir -por las características particulares de la ciudad- las tendrán que dictar ellos, que son quienes conocen el terreno.
P. Su partido es directo y, por ello, polémico. ¿Qué verdades incómodas cree que debe afrontar la población melillense?
R. Tiene que afrontar que Melilla está en el punto de mira de quienes quieren desgajarla de la unidad nacional, por lo que no debe bajar nunca la guardia en el tema de la españolidad; en segundo lugar, hay que tener claro que es un punto caliente de la inmigración y el terrorismo, y que su seguridad está amenazada; otra verdad incómoda es que la economía de Melilla debe dejar de estar subsidiada, debe generar riqueza, activar su economía y dejar de depender en tan gran medida del resto de españoles. Melilla no puede ser una ciudad permanentemente dependiente. Por último, Melilla debe aceptar su propia realidad demográfica, dado que hay españoles de religiones y culturas distintas, y deben ser todos iguales, sin guetos, sin limitaciones por barrios, religiones o condiciones económicas: todos los melillenses deben aspirar a tener los mismos derechos y obligaciones por el mero hecho de ser españoles.
P. VOX no tiene buena acogida entre los miembros de la comunidad musulmana. La visita del profesor Raad Salam a nuestra ciudad, invitado por Mem Guimel, levantó algunas ampollas entre los musulmanes de la ciudad y, si bien esta comunidad es minoritaria en el resto de España, en Melilla supone en torno al 50% de la población, ¿cómo plantearía VOX un acercamiento a dicha comunidad en nuestra ciudad?
R. En primer lugar, creo que la mala concepción de los musulmanes acerca de nuestro partido se debe principalmente al desconocimiento. Desconozco qué manifestaciones habrá realizado Raad Salam, pero la posición del partido no la marca él. Lo que puedo decirle es que ningún musulmán español ha de tener ninguna reticencia hacia VOX, siempre y cuando entienda y esté de acuerdo con que en España hay un concepto de la vida, del respeto a la mujer, del respeto a la libertad de culto y a las tradiciones religiosas y culturales... quien no venga a imponer, quien no pretenda que el resto de España acepte su visión de la vida, va a tener una acogida permanente en VOX. Nosotros no somos un partido cristiano, somos aconfesionales, como lo es el Estado en la Constitución, y ante los musulmanes sólo decimos que mientras respeten las leyes y el ordenamiento constitucional, y no pretendan imponer su visión a los demás, encontrarán en VOX un partido que les va a defender. Lo que no aceptamos es el totalitarismo islámico, el salafismo, la predicación del odio ni el radicalismo; lo combatiremos, igual que lo combatiríamos si proviniese de cualquier facción de otra religión. No se trata de un problema de religiones, sino de libertades y respeto a la Ley.
P. Melilla lleva un año sufriendo una grave crisis económica y comercial, que ha venido provocada por la disminución de la permeabilidad fronteriza. ¿Cómo encararía VOX el desafío de mantener una frontera permeable para la supervivencia económica de la ciudad al mismo tiempo que se vela por la seguridad?
R. En este tema, hay que buscar el equilibrio entre la seguridad y la libertad. El hecho de que una frontera sea segura, no implica que deba privar totalmente la libertad de tránsito. “Segura” significa que pasan quienes deben pasar, y en el ámbito comercial, implica que las mercancía legales deben siempre pasar. VOX propone que la frontera de Melilla cumpla ambos requisitos de seguridad y libertad, y para ello se deben destinar todos los medios humanos y materiales que sean necesarios. Si hay que construir una valla más alta, que se haga, porque son las paredes de nuestra casa, pero ello no debe ir en contra del comercio local.
P. ¿Es la solución la apertura de un nuevo puesto fronterizo?
R. Creo que no es una cuestión de número, sino de efectividad. Si tener uno, dos o tres pasos nuevos agiliza realmente el tránsito comercial, así habrá que hacerlo, lo que no tiene sentido es que por insuficiencia de medios humanos o materiales tengamos unos tapones en las fronteras que no tienen otra justificación que la mera imprevisión.
Desgraciadamente, los políticos terminan por convertirse en un obstáculo para el desarrollo, dado que toman decisiones improvisadas desde la ignorancia absoluta, movidos por asuntos ajenos a las necesidades de la población. Si hiciéramos números acerca del beneficio económico de una frontera fluida, seguramente concluiríamos en que merece la pena invertir en los medios que sean necesarios.
P. ¿Qué medidas económicas concretas propondría VOX?
R. Una de ellas es que la fiscalidad debe ir siempre dirigida a favorecer a quienes generan riqueza. No se trata de que la ciudad ingrese más, no se trata de seguir gastando dinero sin ver su productividad; a quienes hay que mimar es a quienes generan riqueza, a los empresarios. Hemos hablado del comercio, pero también podría potenciarse el turismo, la cultura, el arte... toda la política de ciudad debería ir dirigida a fomentar que sea atractivo invertir para generar riqueza y puestos de trabajo, todo ello al amparo de la protección nacional en campos como la seguridad o el transporte.
P. Melilla es España y, por consiguiente, es Europa. ¿Qué postura tiene VOX de cara a la posible integración de Melilla en el Espacio Común Aduanero europeo?
R. Es algo inconcebible que Ceuta y Melilla no estén en el Espacio Aduanero Común, algo tan inconcebible como que no estén bajo el paraguas de la OTAN. Es una auténtica aberración, no debería haber ninguna diferencia entre la situación aduanera de Madrid con respecto a París que de Melilla con respecto a París; es un tema capital para nosotros que cualquier parte del territorio nacional tiene los mismos derechos y las mismas obligaciones y, por ende, es inasumible que pueda haber alguna parte del territorio que se vea perjudicada.
Entendemos como lógico que, por motivos de la distancia y por solidaridad nacional, haya ventajas fiscales, pero eso no quita que Melilla debería estar incluida dentro del marco aduanero.
P. La sobrecarga de la Sanidad es uno de los temas más recurrentes en Melilla, ¿Cómo afrontaría VOX este problema?
R. La Sanidad debe ser igual para todos y, en Melilla, la finalización del gran proyecto del nuevo Hospital debe ir acompañada de algo fundamental: los demagogos nos llamarán insolidarios y xenófobos, pero la prioridad sanitaria deben ser los españoles. A los españoles nadie nos va a ganar a solidarios, pero si hablamos de políticas de Sanidad, hay que priorizar a los españoles; no puede ser que haya españoles en lista de espera porque hay extranjeros que se están operando. Esto no es ser insolidario con los de fuera, es ser desagradecido con los de dentro, que son los que han levantado el sistema durante generaciones y los que lo sostienen diariamente con sus impuestos.
Melilla necesita una sanidad que sea suficiente para los Melillenses, a partir de ahí, entra el concepto de solidaridad. Los melillenses, primero; en educación, en políticas sociales, etc.
P. ¿Cuál diría usted que son los grandes retos de futuro de nuestra ciudad?
R. El primero, consolidarse como un referente de defensa de la españolidad. Por historia lo es, y hay que reivindicarlo. En España triunfa todo lo que nos desune, y Melilla es una ciudad que demuestra orgullo nacional, pese a sus particularidades. Otro reto es alcanzar la autosuficiencia económica, dejar de vivir de los PGE.
El tercer gran reto es demostrar que es posible una convivencia entre los españoles independientemente de su cultura y su religión; ser un ejemplo de que, cuando hay respeto recíproco, los españoles somos un pueblo que no le da importancia a las diferencias.