www.melillahoy.es

Francisco Robles confirma que la atención a pacientes marroquíes se lleva el 10% del presupuesto de Ingesa

Francisco Robles, director territorial del Ingesa en Melilla
Francisco Robles, director territorial del Ingesa en Melilla

Durante seis años ha venido encargándose de la Dirección Territorial del Instituto de Gestión Sanitaria y considera que el balance "es claramente positivo" tras desbloquear el proyecto del nuevo hospital o los refuerzos de plantilla realizados

jueves 21 de junio de 2018, 04:00h
Francisco Robles considera que el balance de la gestión realizada a lo largo de los últimos seis años al frente de la Dirección Territorial de Ingesa, "es claramente positivo" porque en este tiempo "se ha dado viabilidad jurídica y económica" al proyecto del nuevo hospital que estaba "herido de muerte", se ha rehabilitado el centro de salud de Polavieja, y se ha intentado "ir adaptando la plantilla a la realidad" melillense. Robles reconoce que son numerosas las deficiencias de la sanidad pública en la ciudad y la importante carga tanto asistencial como económica que supone la atención de pacientes del país vecino ya que actualmente se lleva el 10% del presupuesto de Ingesa en la ciudad. De hecho de 2013 a 2016 el gasto ha pasado de 6,3 a 9,5 millones de euros.
  • Momento de balances. ¿Satisfecho con el trabajo desarrollado a lo largo de estos años? ¿Alguna cuestión que le hubiese gustado haber concluido antes de dejar la Dirección Territorial de Ingesa?
  • De forma resumida y en un balance global respecto a dos fechas (febrero de 2012 / junio 2018), me permite concluir que el balance es claramente positivo y ejemplifico en tres puntos esta conclusión.
El primero es la obra del nuevo hospital ya que, cuando llegamos, este proyecto estaba "herido de muerte", al tener nula viabilidad jurídica y económica; hoy la situación es totalmente diferente, con un proyecto desbloqueado a nivel judicial, mejorado técnicamente y con un marco económico muchísimo mejor que el inicial, en cifras globales 120 millones de euros frente a los 41 de adjudicación.

Sin dejar las inversiones, recibimos un parque de instalaciones con una perentoria necesidad de su adecuado mantenimiento y/o renovación. Por ejemplo, lo realizado en el centro de salud de Polavieja o las importantes actuaciones en el hospital comarcal (cocina, elevadores, climatización, edificio de descanso, etc..), cambiando la tónica negativa en este apartado del periodo anterior, como prueban los más de 5 millones de euros en inversiones del periodo 2012-2017 (obras y equipamiento tecnológico).

Finalmente, el duro reto en el tema del personal. Por un lado, corregir los déficits históricos y, de otro, el ir adaptando la plantilla a la realidad del nuevo hospital. Sinceramente, creo que el balance es de un signo francamente positivo, con más de 100 nuevas plazas creadas (incluyendo las incluidas en los PGE2018). Ello ha permitido hacer una franca mejora de los datos de Gestión (menores tiempos de espera, mayor cartera de servicios, etc...).
  • La secretaria general del PSOE en Melilla ha asegurado que el hospital universitario va a ser una prioridad para el Gobierno de Sánchez y que van a reactivar las obras paralizadas desde 2012. ¿En qué situación se encuentra la reanudación de las obras?
  • Como ya se sabe, el proyecto final lo hizo ISDEFE y únicamente restan dos actos administrativos. Uno, el que el Consejo de Ministros -a donde se envió ya el expediente- apruebe la encomienda de gestión de la fase 2 de la obra a Tragsa; a la vez, y ya se debería de estar tramitando también, el Ministerio de Sanidad, debe de aprobar la encomienda a Isdefe de la dirección facultativa de esa fase. Esto último, que es de menor complejidad que el primero, debería estar aprobada antes del aquel, y sus cuantías son la causa de que deban de ser aprobadas por distinto órgano.
En definitiva, en condiciones normales no debería pasar un mes desde el momento de la aprobación de dichas encomiendas para iniciarse la Fase 2 -y última-, de la obra.
  • Tras la rehabilitación y modernización del centro de salud de Polavieja las miras estaban puestas en levantar un nuevo centro de salud en Cabrerizas. ¿Cómo se encuentran los trámites? ¿Aconsejaría abrir un quinto centro de salud en la ciudad?
  • En cuanto a los trámites administrativos, ya se ha comunicado a la Tesorería de la Seguridad Social, la cesión por parte de la Ciudad Autónoma, a efectos de su aceptación e inscripción en el Registro.
En cuanto a los aspectos técnicos, ya se elaboró en Melilla el preceptivo plan funcional del nuevo centro de salud, que fue remitido y aprobado por la Dirección del INGESA. Y se están preparando los pliegos para encargar dos proyectos, uno para la demolición del mercado de Colón, y otro el de redacción del proyecto básico y de ejecución del nuevo centro de salud. En los PGE2018 se consignó partida para ambos proyectos.

Respecto a un quinto centro, con el nuevo de zona norte en mi opinión se cubren las necesidades a corto/medio plazo. No obstante, el crecimiento demográfico de Melilla me hace ser prudente en esta consideración, por lo que no lo descartaría en un futuro a medio/largo plazo.
  • Otro gran asunto es la ampliación y mejora del servicio de urgencias. Ha reconocido siempre que no es una cuestión sencilla. ¿En qué estado se encuentra el proyecto?
  • Lamentablemente y a pesar de los enormes esfuerzos y recursos dedicados al estudio y consideración de posibles opciones -casi siempre compartida con los profesionales o responsables de los servicios-, no ha sido posible llevarla a cabo en su totalidad; y cuando finalmente se había consensuado una forma de llevarla a cabo sin afectar seriamente a la actividad asistencial, lo ocurrido ha impedido su ejecución. Por ello nos hemos conformado con actuaciones parciales que mejorarán el funcionamiento de urgencias. Gracias a estas actuaciones se ha conseguido una sala de espera pediátrica, una nueva sala de medicación, una nueva sala de terapias, etc…
  • En cuanto a la cartera de servicios, se ha conseguido aumentar las guardias presenciales de especialistas en urgencias e incluso se han reducido los traslados de pacientes a la península. ¿Con qué situación se encontraron en 2011, cuál es la actual y qué mejoras deja en trámite?
  • La realidad actual del área sanitaria de Melilla no tiene nada que ver con la situación que había en 2011, a pesar de haber llegado en tiempos de una dura crisis y de ajustes económicos, hay que recordarlo.
La cartera de servicios ha experimentado una mejora sustancial. A las guardias de presencia física de pediatría y aumento de las ginecología y anestesiología, se unen las de cirugía y traumatología, una vez que es ya una realidad el edifico de descanso -que además librará espacio en urgencias-. Por otro lado, la dotación en plantilla de una plaza de alergología y otras especialidades, o las consultas concertadas de máxilofacial, electroneurofisiología, etc, han sido causa de una menor remisión de pacientes a centros peninsulares.
  • Los sindicatos hablan de la gran carga laboral de la plantilla sanitaria y demandan un refuerzo en todos los servicios, en especial en Enfermería, para atender las necesidades crecientes de la ciudad y los pacientes llegados desde Marruecos. ¿Melilla dispone de los medios técnicos y humanos necesarios, de los recursos que precisa, para atender las necesidades de la población local y en especial, la que llega del país vecino?
  • A pesar de los aumentos de plantilla producidos en estos años, aún estamos por debajo de los ratios deseables para poder dar la debida asistencia a nuestra población, más palpable al existir una importante presión asistencial, por parte de la población marroquí fronteriza a Melilla. Por lo tanto, deben de reforzarse ambos componentes del sistema para que no se resienta la asistencia a los asegurados.
Mi opinión, y ya la expuse donde y como debía, es que el acceso de esta población a nuestro dispositivo asistencial-si finalmente debe de atenderse-, debe de estar coordinado de alguna forma-al nivel que se decida entre los dos países-; y sobre todo debe de evitarse la etiqueta de gratuidad de la misma, estímulo principal para que se produzca, amén del notorio mejor nivel asistencial de nuestra sanidad pública.
  • ¿Es real la sensación de que el volumen de pacientes marroquíes no hace sino crecer, que su incidencia en el gasto sanitario es más que destacable y que podría producirse un colapso de la sanidad pública melillense o es puro alarmismo de las redes sociales?
  • Es cierto que la tendencia de la misma es al alza, valga como ejemplo el dato de que en el período 2013-2016 pasó de 6,3 a 9,5 millones de euros, o sea, un aumento de más del 50%; pero no lo es que ello podría ocasionar un colapso de la sanidad pública melillense, ya que no alcanza el 10% del presupuesto de INGESA para Melilla.
Sin embargo, es cierto que algunos servicios se ven afectados -de modo puntual- muy seriamente, como la actividad quirúrgica o la asistencia en urgencias. Por ello, me preocupa de modo especial que la derogación del RDL 16/2012 pueda causar en nuestra ciudad, si antes no se ponen los recursos necesarios para atender el previsible aumento de demanda asistencial que ello puede suponer.
  • ¿Qué le diría a la persona que vaya a hacerse cargo de Ingesa en Melilla?
  • Que tiene una plantilla de grandes profesionales, que confíe en ellos y se rodee del mejor equipo posible, como el que yo he disfrutado tanto en la Gerencia del área como en la propia Dirección Territorial; y que, desde mis más sinceros deseos de que tenga una gestión llena de éxitos -ello será bueno para los melillenses-, me tiene a su entera disposición para informarle lealmente del estado de situación de los temas y proyectos en marcha.
  • Ya en el plano personal y tras una larga etapa con diversas e importantes responsabilidades públicas en nuestra ciudad, ¿ahora qué?
  • Como bien dice usted ha sido una larga etapa, en concreto 20 años en la primera línea política de la ciudad, en cuanto a responsabilidades públicas en la Ciudad Autónoma y en la Dirección Territorial del INGESA. Y, sinceramente, además de que no veo proyectos que me ilusionen para continuar en la gestión de lo público, creo llegado el momento de cerrar este libro de mi vida. Pero ni debo ni quiero hacerlo sin agradecerle su colaboración a todas las personas que me han ayudado en la misma, y pedirle sinceras disculpas a quienes haya podido perjudicar o decepcionar con mis decisiones.
Por ello, y acabo, voy dedicarme a los planos de mi vida que sin duda he descuidado, primero el de mi familia-a quienes se lo debo todo-, y por otro lado el de mi profesión, que aún me apasiona.




Destaca en su balance la rehabilitación del centro de salud de Polavieja
Destaca en su balance la rehabilitación del centro de salud de Polavieja