www.melillahoy.es

Cine en Melilla

Superagente canino

Superagente canino

Por Ana de la Rosa

domingo 24 de junio de 2018, 04:00h
Director: Raja Gosnell. Intérpretes: Will Arnett, Natasha Lyonne, Omar Chaparro
Max, un rottweiler de la unidad K9 del Cuerpo de Policía de Nueva York, destapa sin querer una operación encubierta del agente del FBI Frank Mosley (Will Arnett), que investiga el robo de un bebé panda conocido como Ling-Li. Max consigue arrinconar a uno de los secuaces que le revela los planes de su líder, el villano Señor Gabriel (Omar Chaparro), de vender el panda durante el evento Canini International en Las Vegas, el prestigioso concurso canino que atrae a las personas más ricas del mundo animal y el ganador obtiene un valor millonario.

El caso se lo asignan a Frank, pero para poder acceder al evento deberá concursar con un perro. Max ve la oportunidad de acabar con la banda. El problema es que Frank está convencido de que Max tiene problemas de ira, mientras que Max piensa que Frank es estúpido y ninguno de los dos tiene ni idea sobre el fascinante mundo de los concursos caninos.

En Las Vegas, Frank contacta con la entrenadora canina especial del FBI Mattie Smith (Natasha Lyonne), adiestradora y peluquera de perros profesional. Mientras tanto, Max sigue el rastro de Philippe, un papillón francés excampeón de concurso, que acepta tutelar a Max y promete convertir a este apestoso perro callejero en el ganador del concurso. En la fiesta inaugural del certamen, Max conoce a otros perros que le cuentan todo sobre el concurso, entre los que están Daisy, una preciosa pastor australiano; Sprinkles, un nervioso y rollizo pug; Karma, un komondor muy zen; Dante, un sofisticado yorkshire terrier, y Persephone, el perro más estrafalario del mundo.

Cuando empieza el entrenamiento Max, el macho alfa, es sometido a una mascarilla de barro y algas, una envoltura en papel de aluminio, un baño de espuma e, incluso, una depilación. Todo para ser aceptado en la competición, si no él y Frank tendrán que volver a Nueva York y se perderá el rastro de Ling-Li para siempre.

El respeto y la confianza entre Frank y Max empieza a crecer cuando consiguen ser aceptados y van subiendo posiciones. Pero, a medida que se acerca la ronda final, se dan cuenta de que quienquiera que gane se convertirá en el perro más valioso del planeta, y los contrabandistas planean capturarlo para venderlo junto a Ling-Li y una multitud de criaturas valiosas que misteriosamente han ido desapareciendo.

Con la ayuda de sus nuevos amigos, Frank y Max emprenden la misión de burlar a los codiciosos contrabandistas, encontrar a Ling-Li y rescatar al resto de animales capturados, incluyendo al nuevo campeón del Canini International.

Raja Gosnell nació en Los Ángeles en 1958. Comenzó su carrera como asistente de edición para el director Robert Altman. Después de trabajar con el editor ganador del Oscar William Reynolds, Gosnell se independizó editando su primera película "The Silence" (1982). Continuó trabajando como editor durante quince años, en títulos como "Good Morning, Vietnam" (1987), "Pretty Woman" (1990) y "El Novato del Año" (1993). Posteriormente, se asoció con el cineasta Chris Columbus, trabajando como editor de todos sus proyectos.

A mediados de los 90, Gosnell dio el paso a la dirección con "Solo en casa 3", puesto conseguido por haber trabajado en las anteriores entregas de la saga. Desde entonces, Gosnell ha dirigido éxitos de taquilla como "Nunca me han besado" (1999), "Esta abuela es un peligro" (2000), "Scooby-Doo" (2002), "Scooby-Doo 2: Desatado" (2004), "Tuyos, míos, nuestros" (2005), "Un chihuahua en Beverly Hills" (2008), "Los Pitufos" (2011) y "Los Pitufos 2" (2013). El guión de Superagente canino es de Max Botkin y Marc Hyman.

Botkin comenzó su carrera como publicista. Dio el paso al cine escribiendo para compañías como Sony Pictures Animation, Marvel, Lionsgate y Roland Emmerich's Centropolis. Son suyos el guión de las películas familiares "Opposite Day", "Cody, el Robosapien" y el thriller de ciencia ficción "Siete hermanas".

Hyman ha escrito los largometrajes "The Perfect Score (La Puntuación Perfecta)", "Osmosis Jones" (nominado al premio Annie a Mejor Guión) y ha coescrito "Los padres de él". Ha trabajado en películas como "La Vida Secreta de Walter Mitty", "Madagascar 3", "Cómo entrenar a tu dragón" y "Cuestión de pelotas". También ha escrito múltiples pilotos para televisión (FX, Fox, ABC y CBS). Superagente Canino se ha rodado en los Pinewood Studio Wales, en localizaciones dentro y fuera de Cardiff y en Las Vegas.

En Gales, el muelle Alexandra en Newport hizo las veces del North Cove Marina en la ciudad de Nueva York. El Alexandra tiene su pequeña historia. Inaugurado en 1875, durante su ampliación hacia el sur, en 1909, colapsó la estructura de madera de una excavación quedando atrapados cuarenta y seis trabajadores. En el equipo de rescate había un niño de 12 años llamado Thomas 'Toya' Lewis, lo suficientemente pequeño como para meterse dentro de la zanja. Lewis, con gran esfuerzo, consiguió liberar a un hombre, hecho que motivó una colecta, por iniciativa pública, en la que se recaudaron varios cientos de libras. Con este dinero, el muchacho fue mandado a Escocia con una beca de ingeniería. Lewis fue condecorado con la Medalla Albert al Rescate por el rey Eduardo VII. Hoy en día se puede encontrar todavía un pub en el centro de la ciudad llamado "The Tom Toya Lewis", en honor al joven héroe.

Varias escenas (la fiesta en la piscina de Las Vegas, el destartalado almacén del mago y el estudio de televisión), fueron rodadas en The Depot, Construction House, en Cardiff. Desde su apertura en 2015, Depot se ha establecido como uno de los locales más divertidos y originales de Cardiff, situado en un antiguo almacén de más de 2000 m2, tiene el primer mercado cubierto de comida callejera de Cardiff celebrado cada sábado. Las escenas de la zona de peluquería entre bastidores del concurso fueron rodadas en el estadio de Cardiff, situado en la zona de Leckwith. El edificio Cory (construido en 1889) en Cardiff, se convirtió en comisaría. La persecución a los contrabandistas en Las Vegas, realmente se filmó en un hangar al sur de Gales, perteneciente a RAF St Athan
Pinewood Studio Wales sirvió como oficina central para la producción y como localización para varios sets, como el escenario central, la perrera, la fiesta en la azotea en Las Vegas y todas las escenas con cromas. En Las Vegas, se rodó en algunas de sus icónicas calles y la fiesta que tiene lugar en la piscina del Caesar's Palace, uno de los más prestigiosos hoteles/casino del mundo, fundado en 1966 por Jay Sarno y donde han actuado artistas como Frank Sinatra, Sammy Davis Jr., Dean Martin, Rod Steward, Celine Dion, Cher, Elton John, Liza Minnelli o Diana Ross.

De todos es conocido que los animales no saben actuar. Para interpretar a un personaje, se adiestran varios ejemplares, muy similares, para que cada uno haga aquello para lo que demuestra ser más hábil. En el caso de Superagente canino, a Max le encarnan tres perros distintos, otros tres a Daisy y el mismo número a Philippe; en el caso de Sprinkles, Dante y Karma , han sido necesarios dos para cada animal. Como datos curiosos, el panda Ling-Li está doblado por un cachorro de Chow; no a todos los perros les gustaba que les peinasen y cuidasen; fueron necesarios veinte pares de pantalones para la escena en la que Max engancha a Will Arnett, ya que quedaban destrozados en cada toma; para la fiesta de la piscina en Las Vegas fueron necesarios cuarenta figurantes caninos.

La preparación de los perros ha corrido a cargo de un equipo capitaneado por Michael Alexander. El entrenamiento comenzó unas dieciséis semanas antes de empezar a rodar. Muchos de los perros escogidos específicamente para esta película no habían sido entrenados nunca. Evidentemente, a los perros se les puso voz en posproducción. El doblaje, en la versión original, ha corrido a cargo de grandes estrellas como Chris "Ludacris" Bridges (Max), Jordin Sparks (Daisy), Stamley Tucci (Philippe) o Shaquille O'Neal (Karma).

El gran reto para los perros y sus preparadores no han sido las escenas de acción, fueron mucho más complicadas las de diálogo, ya que es preciso mantener la vista del animal fija. El resto, como los saltos en la piscina o las persecuciones, son una auténtica diversión para ellos. Michael Alexander fue el preparador canino en "Un Chihuahua en Beverly Hills", dirigida por Gosnell.

Para Raja Gosnell trabajar con perros es una experiencia única, con mucha alegría en el set: "Estos perros entran en escena y saben que son las estrellas de la película. Son como atletas, están entrenados para hacer determinadas cosas y suben al escenario con mucho entusiasmo. Tengo un inmenso respeto por estos perros y su personalidad innata, pero también por los entrenadores que han trabajado con ellos. Tienen un vínculo único y la habilidad que tienen de comunicarse con ellos es pasmosa".

Sobre el trabajo que dieron los perros en posproducción, Gosnell aclara que "lo único que hicimos con los perros en términos de interpretación es modificar cejas, bocas y alguna forma de ojos. El resto es 100% la interpretación del perro".

Lo que más le gusta al director de esta película es su atractivo universal: "Me encanta la idea de que un niño, su padre y abuelo se puedan sentar juntos y reírse por el mismo chiste, disfrutando del mismo instante. La película tiene muchos ingredientes que la hacen tremendamente divertida. ¡Espero que la audiencia disfrute del viaje que les espera!"