www.melillahoy.es

El independentismo, el artículo 155, y los transportes, entre las denuncias de las hogueras

A.V. Ágora, primer premio de este año
A.V. Ágora, primer premio de este año

Los melillenses pudieron cumplir con la tradición de la noche de San Juan, tras la quema de la hoguera oficial y los fuegos artificiales

domingo 24 de junio de 2018, 04:00h
La política estuvo muy presente este año en el concurso oficial de hogueras, en especial el artículo 155, los independentistas catalanes y el cambio de Gobierno, sin olvidar otros asuntos que preocupan a los melillenses como la inmigración y, en las últimas semanas, el buque de Motril. De las 17 entidades inscritas este año, el primer premio de asociaciones de vecinos fue para Ágora, seguida de Acrópolis y Tesorillo, mientras que en entidades socioculturales, los tres primeros puestos fueron para el Club de Pesca "El Róbalo", el Club Ángeles Guardianes, y la Casa de Ceuta.
Este año se han inscrito diecisiete hogueras: Club Vespa Melilla, Virgen del Carmen "Corea"; Club Scorpio, Casa de Ceuta, Casa de Aragón, Casa de Cádiz, Casa de Castilla y León, Hermandad de Veteranos de la Guardia Civil, Ángeles Guardianes, Club de Pesca "El Róbalo", el Club de Palomos de Raza de Melilla y las asociaciones de vecinos Acrópolis, Constitución, Comunidad, Ágora, Industrial, y Tesorillo.

En entidades vecinales, las tres primeras clasificadas fueron Ágora, Acrópolis y Tesorillo, mientras que en entidades socioculturales las premiadas fueron Club de Pesca "El Róbalo", el Club de Motoristas Ángeles Guardianes, y la Casa de Ceuta. En ambas categorías se entregaron tres premios de 1.000, 800 y 700 euros, además de un premio de participación de 450 euros a cada hoguera presentada.

La temática de este año ha estado muy centrada en la actualidad del país, como el artículo 155, los políticos independentistas fugados o en prisión, la presión migratoria, la inseguridad ciudadana y, claro está, los problemas del transporte marítimo.

Noche
Desde la caída del sol un sinfín de melillenses, de todas las edades, comenzó a ocupar espacios en el paseo marítimo y alrededores para disfrutar de la mejor visión de la hoguera oficial y los fuegos artificiales dispuestos con grandes medidas de seguridad en la playa de San Lorenzo y los Cárabos, para festejar así la emblemática noche de San Juan, una tradición que se remonta en los albores del tiempo y a contenidos más paganos.

Mientras llegaba la hora mágica, las doce de la noche, la chiquillería presente, a voz en grito, jugaba distraída a imposibles 'pilla-pillas' entre la marabunta de transeúntes y la permanente guardia de los padres. Los adolescentes también se lanzaron a la calle para cumplir, por primera vez en solitario, con la tradición de San Juan, luciendo ellas los modelos más modernos y ellos, no todos, los músculos labrados a fuerza de pesas en el largo invierno. También se encendieron en plena arena algunos anafres y barbacoas particulares en los que asar o carbonizar, en función del gusto de los comensales, los chorizos y pinchitos de rigor.

Candelaria
A las doce de la noche el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, dio la orden para que se iniciaran los festejos, con el encendido de la mecha de petardos con la que conducir el fuego que consumió en minutos las bellas figuras de la hoguera oficial.

Seguidamente, le tocó el turno al castillo de fuegos artificiales. Palmeras iridiscentes, figuras geométricas, estrellas efímeras de todos los colores, constelaciones enteras confeccionadas con pólvora embrujaron el firmamento melillense a lo largo de los casi veinte minutos que conformaron el espectáculo pirotécnico.

Minutos después de que las llamas carbonizaran las maderas y el poliespán de la candelaria municipal, y alejado ya el riesgo de que alguna varilla o petardo perdido pudiera poner en peligro a los miles de melillenses congregados en la playa, muchos, como en una peregrinación ruidosa, se acercaron hasta la orilla para cumplir con la tradición. Unos mojaron sus pies, otros incluso las manos y la cara y los más osados, como siempre los más jóvenes, se atrevieron a darse el primer baño nocturno de la temporada envueltos en gritos, risas y ganas de fiesta.

La fiesta, a la que se calcula que acudieron más de veinte mil personas, se desarrolló sin incidentes, gracias sobre todo al dispositivo de seguridad establecido para la noche, conformado por agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Local, Bomberos, Protección Civil y Cruz Roja.
El Club de Pesca “El Róbalo”, primer premio en su modalidad
El Club de Pesca “El Róbalo”, primer premio en su modalidad