www.melillahoy.es

Cine en Melilla

Sicario: El día del soldado

Sicario: El día del soldado

Por Ana de la Rosa

domingo 01 de julio de 2018, 04:00h
Director: Stefano Sollima. Intérpretes: Benicio del Toro, Josh Brolin, Isabela Moner
En 2015 llegó a los cines la película "Sicario", dirigida por Denis Villeneuve, que trataba los problemas actuales de la frontera entre México y Estados Unidos: inmigración ilegal, drogas, terrorismo, corrupción y una escalada de la más oscura delincuencia que ha dejado a los habitantes de la zona, a ambos lados de la misma, asustados y alerta.

Sicario: El día del soldado es un nuevo capítulo sobre el mismo tema. El gobierno estadounidense sospecha que los cárteles mexicanos han empezado a introducir clandestinamente terroristas por la frontera norteamericana. El agente federal Matt Graver (Josh Brolin) es el encargado de atajar el problema. Graver recurre a Alejandro (Benicio del Toro), el misterioso abogado convertido en asesino cuya familia fue eliminada por un capo de los cárteles, y deciden desatar una guerra entre bandas para que se eliminen unos a otros.

Alejandro secuestra a Isabela Reyes (Isabela Moner), la hija adolescente de un importante capo del narcotráfico, para exacerbar el conflicto pero, cuando la chica pasa a quedar considerada como un daño colateral, su suerte se interpondrá entre estos dos hombres, mientras se cuestionan todo aquello por lo que luchan.

La misión de Alejandro acaba teniendo un interés personal para él reviviendo, hasta cierto punto, lo que le sucedió a su propia hija. La suerte de Isabela está en el aire,, lo que obliga a Alejandro y a Matt a enfrentarse entre sí, afrontando cada cual un dilema moral en mitad de una guerra contra las drogas que ellos mismos se están encargando de avivar. En última instancia, tendrán que acabar escogiendo entre la vida de la joven o ganar la guerra.

Completan el reparto principal Catherine Keener, como la subdirectora de la CIA Cynthia Foard y Jeffrey Donovan en el papel del asesor Steve Forsing quienes, al igual que Brolin y Del Toro, estuvieron presentes en "Sicario". Como nuevas incorporaciones, además de Isabela Moner, están Elijah Rodríguez, que interpreta al chico de 14 años Miguel Hernández, al que su primo Héctor (David Castañeda) introduce en la vida del cártel; Miguel vive en McAllen, Texas, es ambicioso y, aunque le importa la gente, está dispuesto a hacer lo que sea para conseguirlo (el personaje deja abierta la puerta a una terncera entrega); Manuel García-Rulfo es Gallo, el brutal responsable del cártel; Matthew Modine es el Secretario de Defensa James Riley, el hombre con el plan y la influencia para poner en marcha ese plan.

El director Stefano Sollima nació en Roma, en 1966. Comenzó a trabajar como operador de cámara, realizando informes de zonas de guerra para cadenas de televisión (CNN , CBS y NBC). En 1991, debutó como director con el cortometraje "Grazie", presentado en el Festival de Cine de Turín . Su cortometraje "Sotto le unghie" fue inscrito en la Semana de la Crítica Internacional del Festival de Cine de Cannes de 1993 . En 2003, Sollima escribió y dirigió el cortometraje en blanco y negro "Zippo", presentado a competición en los festivales de Venecia y Sitges.

Su primer largometraje, "A.C.A.B.: All Cops Are Bastards" (2012), obtuvo seis nominaciones en los premios David Di Donatello, entre ellas la de Mejor Director Nobel. En 2015, dirigió el thriller mafioso "Suburra", basado en la novela homónima de Carlo Bonini y Giancarlo De Cataldo.

En televisión, la prolífica obra de Sollima incluye los veintidós capítulos de la serie "Roma Criminal", para Cattleya y Sky Italia, que se centraba en la poderosa organización criminal de la banda de la Magliana. Actualmente, Sollima se encuentra grabando la serie de Amazon Studios sobre el tráfico de drogas "ZeroZeroZero", protagonizada por Gabriel Byrne, Dane DeHaan y Andrea Riseborough. También tiene en preproducción la miniserie "Colt".

Puede decirse que el trabajo de Sollima gira en torno a la compleja dinámica entre la ley y el orden y el hampa. Es especialmente conocido por ser el director, productor ejecutivo y responsable de la alabada serie negra italiana "Gomorra", basada en el libro de Roberto Saviano.

El guión de Sicario: El día del soldado ha sido escrito por Taylor Sheridan, basado en personajes creados por él mismo. Sheridan debutó como guionista y director con "Wind River", presentada en el Festival de Cine de Sundance de 2017 y en la sección Una Cierta Mirada del 70º Festival de Cine de Cannes, donde fue elegido Mejor Director. También fue nominado al premio al "logro extraordinario como director novel" por el Sindicato de Directores (DGA) en 2018.

Anteriormente, había escrito "Comanchería" (2016), nominada a cuatro Óscar, entre ellos Mejor Película y Mejor Guión Original, Sheridan también fue nominado en la categoría de Mejor Guión en los premios Gotham, los Critics' Choice, los Globos de Oro, los premios del Sindicato de Guionistas (WGA) y los Independent Spirit. Entre sus restantes créditos figura "Sicario", nominada a Mejor Película en los premios del Sindicato de Productores (PGA) y Mejor Guión Original del Sindicato de Guionistas (WGA).

Sicario: El día del soldado se ha rodado en Nuevo México, Albuquerque, la reserva indígena de Cañoncito, el Pueblo de Laguna, Bernalillo, el Pueblo de Santa Clara, Belén y Algodones. La mayoría de las localizaciones son exteriores rurales, y el trabajo se realizó a lo largo de muchas noches heladas. Mientras que "Sicario" se filmó en verano, en esta ocasión se grabó a finales de 2016. El equipo de filmación hizo hincapié en una sensación de duro realismo mientras la producción recorría los áridos paisajes del Suroeste de Estados Unidos fronterizos, a lo largo de cientos de kilómetros, con Nuevo México haciendo a menudo las veces de Texas.

Para grabar una de las primeras escenas, en la que el Departamento de Seguridad Nacional vigila a emigrantes que escapan atravesando la frontera, el equipo de rodaje utilizó las mismas cámaras térmográficas FLIR que usa el gobierno. La secuencia de acción más larga (la emboscada al convoy de Humvees), se filmó a lo largo de una semana en la reserva indígena de Cañoncito. Se coreografiaron tomas largas de acción muy elaborada, que después se grabaron mediante travelling, con numerosos personajes, fuego de armas automáticas y explosiones. El director Sollima explica: "El reto está en que, incluso en una secuencia de acción enorme, no pierdas nunca a tus personajes y tengas su punto de vista de la acción".

En Nuevo México, la localización más utilizada fue la reserva indígena del grupo navajo de Cañoncito, asentado allí durante la "Larga Marcha", cuando la tribu fue obligada a realojarse. En la actualidad, esta reserva de 314.911 kilómetros cuadrados alberga a 1649 residentes. El terreno contiene artemisa, cactus, caminos de tierra pedregosos, mesetas desiertas y cerros rojos, manadas de reses y caballos salvajes vagan libremente por los caminos. Además de la emboscada de los Humvees, también se rodaron aquí escenas de emigrantes huyendo en la noche y las de la granja de Ángel.

Las zonas modestas de Albuquerque hicieron las veces de los polvorientos alrededores de McAllen, Texas, incluido el pequeño hogar de Miguel, su destartalado colegio público y la zona de restauración del centro comercial. Para las escenas cruzando el río Bravo y en los márgenes del mismo, el equipo filmó en el Pueblo de Santa Clara, cerca de Los Álamos, y en un rancho de Algodones.

La mayor parte de las escenas ambientadas en el pueblo fronterizo mexicano de Reynosa, se filmaron en la terminal ferroviaria de Albuquerque y en el Pueblo de Laguna.

Los arroyos de riberas de arena al sur de Albuquerque también sirvieron para muchas localizaciones. Las escenas del aeropuerto se rodaron en dos aeropuertos privados de la zona de Albuquerque: Atlantic Aviation y Double Eagle II Airport. La casa franca de Texas estaba situada en el pueblo de Belén. El set del cruce fronterizo se construyó con carriles de vehículos, cabinas y carteles de "Bienvenido a México", incluso con vendedores ambulantes de comida. El decorado sirvió para que el convoy de Humvees atravesara las cabinas dejando una estela de tierra y gravilla.

El rapto de Isabela se grabó en la República de Perú, en el centro del distrito histórico de Ciudad de México. El apartamento de Alejandro también pertenece a este mismo distrito, pero el exterior del despacho del abogado se rodó en el distrito de Santa Fe, el barrio empresarial ultramoderno de Ciudad de México. El interior del colegio de Isabela es en realidad un colegio privado para chicas de Ciudad de México, pero el exterior que vemos pertenece a la calle Mesones, de la que se dice que es la más arbolada de todo el centro de Ciudad de México. En cuanto a la mansión de Isabela, se optó por ubicarla en el recinto amurallado del pueblo de Coyoacán, una zona bohemia llamada el "barrio mágico", donde se encuentra el museo de Frida Kahlo.

Si en toda película es importante el trabajo del director de fotografía y el de montaje, en una de acción mucho más. En Sicario: El día del soldado, se ha encargado de lo primero Dariusz Wolski, uno de los mejores directores de fotografía en activo del mundo, responsable de las cuatro primeras entregas de "Piratas del Caribe" y colaborador habitual de
Ridley Scott. Del montaje se ha ocupado Matthew Newman, nominado al BAFTA por su sobresaliente trabajo den "Drive" (2011), de Nicolas Winding Refn. En esta ocasión, Sicario: El día del soldado se centra, especialmente, en la lucha entablada por dos hombres para defender su postura antagónica, desde el momento que se rompe el acuerdo de colaboración, manteniéndonos expectantes por descubrir el desenlace. Sirve de fondo el tráfico ilegal, de todo tipo, en la frontera entre México y Estados Unidos.