www.melillahoy.es

Arrancan una nueva edición de las colonias urbanas de las religiosas de María Inmaculada

Foto de familia del consejero con monitores y niños
Foto de familia del consejero con monitores y niños (Foto: Guerrero)

120 niños de familias con escasos recursos se beneficiarán de los dos campamentos de quince días de duración que se desarrollarán durante julio

jueves 05 de julio de 2018, 04:00h
El Salón Dorado del Palacio de la Asamblea fue el lugar escogido por el consejero de Educación, Antonio Miranda, para recibir a los 60 escolares de entre 6 y 12 años que participa en la primera de las dos colonias urbanas que desarrollarán en julio las religiosas del Monte María Cristina. Durante esta quincena, los pequeños participan en actividades de refuerzo educativo, actividades lúdicas y recreativas, al tiempo que aprenden nociones de higiene tan básicas como lavarse las manos antes de comer.
El consejero de Educación, Antonio Miranda, indicó que estos pequeños pertenecen a familias en riesgo de exclusión social y que gracias a las colonias pueden disfrutar de unos campamentos de verano donde prima el compañerismo, además de las actividades lúdicas y educativas. En este sentido reconoció el trabajo que llevan a cabo las religiosas del Monte María Cristina a lo largo de todo el año con melillenses sin recursos. En su felicitación incluyó al equipo de monitores, por su entrega.

Miranda recibió en el Salón Dorado del Palacio de la Asamblea a los participantes en la primera de las dos colonias urbanas que desarrollarán a lo largo del mes de julio las religiosas de María Inmaculada en el Monte María Cristina. En concreto, en esta ocasión acudieron 60 escolares de entre 6 y 12 años, acompañados por sus doce monitores, todos ellos llegados desde la Península. En su intervención, Miranda deseó a los niños que pasen unos "días inolvidables", en los que hacer amigos, "pasarlo bien" y participar en actividades de todo tipo, incluyendo las formativas.

Colonias
Por su parte Amel Buganem, monitora con cinco años de experiencia en este programa escolar, explicó que las colonias que desarrollan las religiosas de María Inmaculada incluyen un amplio número de actividades que abarcan sus dos semanas de duración y que van desde visitas culturales a actividades lúdicas como la playa o la práctica de juegos recreativos. Además les forman en temas de higiene corporal. También se incluyen clases de refuerzo escolar para que aprendan a leer y escribir. "La idea es que aprendan jugando". Para ello, las religiosas ceden sus instalaciones en el Monte María Cristina. El horario de la colonia es de 10 a 18 horas.

Actividades
Explicó que las religiosas desarrollan dos colonias durante el mes de julio, con una duración de quince días cada una, en las que participan en total 120 escolares de entre 6 y 12 años, y monitores peninsulares y locales, repartidos en grupos. Todos los niños pertenecen a familias de escasos o nulos ingresos económicos residentes en la zona del Monte María Cristina.

Detalló que todas las mañanas los niños reciben el desayuno antes de iniciar la programación de cada día, que puede incluir desde visitas guiadas como la de ayer al Palacio de la Asamblea, como a museos y demás, así como actividades en la playa. Tras el almuerzo en el comedor del Enrique Soler, vuelven a Monte donde tras el aseo y la merienda, los pequeños se marchan con sus familias hasta el día siguiente.

La cordobesa Amel Buganem detalló que lleva cinco años participando como monitora en las colonias y que "son muchas cosas" las que le animan a participar, "como estar con los niños, compartir su experiencia, conocer la realidad de Melilla, realizar actividades y ver ese sentimiento de gratitud en todos ellos".

Las colonias urbanas, como es el caso de las que desarrollan las religiosas del Monte María Cristina, cuentan con el apoyo económico de Cáritas Interparroquial y de la Ciudad Autónoma.