www.melillahoy.es

Cine en Melilla

O C E A N ' S 8

O C E A N ' S 8

Por Ana de la Rosa

domingo 08 de julio de 2018, 04:00h
Director: Gary Ross. Intérpretes: Sandra Bullock, Cate Blanchett, Anne Hathaway
Debbie Ocean (Sandra Bullock) ha pasado más de cinco años planeando lo que quería hacer. Cuando sale de la cárcel está lista para ejecutarlo. Como su hermano Danny, ella es el cerebro, sabe que tiene talento y habilidad para reunir el mejor equipo y dejarlas después que hagan su trabajo. Esta vez, su intención es robar algo en un lugar muy público, rodeado de cientos de personas, y con muchas cámaras vigilando.
Debbie le cuenta el plan a su compinche Lou (Cate Blanchett), convenciéndola de que lo que se le ha ocurrido es lo bastante bueno como para arriesgar la vida que ha construido mientras Debbie estaba en la cárcel, ahora Lou dirige un club nocturno con el que le va bien, aunque su trabajo no es particularmente emocionante.

El objetivo del plan es la Gala del Met, donde piensan robar el Toussaint: un collar de diamantes único, valorado en 150 millones de dólares, que está guardado en una cámara acorazada en la Mansión Cartier. La clave es convencer a Cartier para que lo luzca Daphne Kluger (Anne Hathaway), la Presidenta de la Gala. Para hacerse con el collar, Debbie y Lou necesitan contratar a un diseñador de moda y convencer a la estrella para que elija un traje de ese diseñador para la Gala del Met. La elegida es Rose Weil (Helena Bonham Carter), que no pasa por su mejor momento, su negocio ha tocado fondo y debe millones. También necesitan un joyero y saben con quién contactar: Amita (Mindy Kaling), con la que Debbie ha trabajado anteriormente.

Convertir diamantes en efectivo exige muchos contactos, así que Debbie localiza a Tammy (Sarah Paulson), que ha cambiado el mercado negro por robos en el supermercado. Lou encuentra a los dos últimos miembros del equipo: Nine Ball (Rihanna), una de las mejores hackers de la costa este, para controlar el sistema de seguridad del Met, y una joven estafadora llamada Constance (Awkwafina). El reparto principal también incluye a Richard Armitage interpretando a Claude Becker, conservador de una galería de arte que se convierte en una pieza involuntaria del juego, y James Corden como el investigador de seguros John Frazier, muy familiarizado con el apellido Ocean.

Gary Ross nació en 1956 en Los Ángeles, California. Asistió a la Universidad de Pensilvania, (EUA), donde se inició en el ámbito político. Trabajó como congresista durante 1972. En 1980, apoyó la campaña presidencial Ted Kennedy y trabajó en la realización de algunos discursos para este político y para otros, como Michael Dukakis y Bill Clinton, periodo en el que también escribió dos libros. Después, Ross se trasladó a Hollywood. En 1986, Ross escribió el guión de un episodio adaptado para TV, en la serie "Hitchhicker". Su primer trabajo para cine fue "Big" (1988), protagonizada por Tom Hanks, por el que fue nominado al Oscar al Mejor Guión Original, al que siguieron los de "Mr. Baseball" (1992), "Dave, presidente por un día" (1994) nominado al Oscar, y "Lassie" (1994).
"Pleasantville" (1998), fue su debut como director, guionista y productor, nominada a tres Oscar,. En los mismos cargos, "Seabiscuit, más allá de la leyenda" (2003) nominada a siete Oscar, incluyendo Mejor Película y Mejor Guión para Ross, premiada por el Gremio de Directores de Estados Unidos (DGA), el Producers Guild of America (PGA) y nominada al WGA Award, al USC Scripter Award y otros reconocimientos de la crítica. Ross también desarrolló, escribió y produjo la aventura animada "El valiente Despereaux" (2008), basada en el libro infantil de Kate DiCamillo.

Más recientemente, Ross desarrolló, co-escribió y dirigió el éxito de taquilla "Los juegos del hambre" (2012), que generó una franquicia de cuatro entregas, basada en la trilogía de Suzanne Collins. "Los hombres libres de Jones" (2016), fue el producto de años de investigación, incluida una beca de dos años en la Universidad de Harvard, donde estudió la era de la Guerra Civil y la Reconstrucción.

El guión de Ocean's 8 lo han escrito Gary Ross y Olivia Milch, que debutó como guionista y directora con la película independiente "Dude" (2017). Milch fue elegida por Variety como una de las 10 "Screenwriters to Watch" y en la lista "On the Rise" de Indiewire. Con sus numerosos proyectos en desarrollo, tanto para cine como para televisión, se está convirtiendo en una de las voces más solicitadas de Hollywood. De hecho, fue elegida por Ross para que aportara su visión femenina al guión de Ocean's 8.

La idea de una nueva entrega de la franquicia Ocean's la había concebido Ross hace cinco años: "El gang de bandidos siempre ha sido uno de los temas favoritos del cine americano pero, con pocas excepciones, esos 'bandidos' casi siempre han sido hombres. Me atraía la idea de un grupo de mujeres excepcionales apoderándose de este género que siempre les había estado vedado".

La saga Ocean's no sólo ha cambiado los protagonistas masculinos por mujeres, también ha salido de los casinos de Las Vegas para trasladarse a Nueva York y al evento más codiciado de la ciudad, el Costume Institute Benefit que se celebra en el Metropolitan Museum of Art (Met), la famosa Gala del Met. Ocean's 8 se ha rodado íntegramente en Nueva York. En Brooklyn, el anexo de la Iglesia Metodista Unida de Bushwick, edificio de estilo neorromántico de 1900, se transformó en el loft de Lou. Un almacén al borde del agua en el barrio de Red Hook, en Brooklyn, se utilizó para los exteriores del loft y el interior del club nocturno de Lou.

En ese mismo barrio se rodó una escena en Junior's Deli, famosa en todo el mundo por su tarta de queso. En Manhattan, la colaboración de la película con Vogue llevó un día de rodaje en la sede de la revista en el World Trade Center. Siguiendo en Manhattan, también se rodó en el Plaza Hotel; en Christie's en Rockefeller Plaza; en el Hotel Pierre; en Casa Lever, un restaurante en la emblemática Lever House de Park Avenue; en los almacenes Bergdorf Goodman; y en la torre de cincuenta y dos pisos del New York Times.

Una de las localizaciones más reconocibles es el edificio Eero Saarinen en el aeropuerto JFK, Centro de Vuelos de la TWA y actualmente vacío, fue convertido para la película en el escenario del esperado regreso de Rose Weil. Para presentar el desfile, se recurrió a Alexandre de Betak, el famoso diseñador de desfiles de moda. La colección de Rose es obra de la diseñadora de vestuario Sarah Edwards, que hizo cincuenta estilos diferentes en azules y grises. Por cierto, la actriz Bonham Carter pasó varios días en el departamento de vestuario recibiendo lecciones de costura y aprendiendo a hacer patrones.

La Gala del Met es un evento anual en el que se recaudan fondos para el Costume Institute del Museo Metropolitano de Arte y coincide con la inauguración de su exposición de primavera. Debido a limitaciones de tiempo y espacio, no se pudo reproducir en el Met el desfile de la película, se montó en un set de los Gold Coast Studios en Long Island.

El nombre de "El cetro y el orbe: Cinco siglos de vestidos regios", dado al desfile en la película, fue elegido por Hamish Bowles, Editor Internacional de Vogue, que logró persuadir a las mejores casas de moda para que le dejaran acceder a sus archivos, seleccionando vestidos de grandes diseñadores. La influencia de la realeza británica se refleja en los modelos de Sarah Burton para Alexander McQueen, y de Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli para Valentino. La corte de Luis XIV de Francia está representada en las creaciones de Dolce & Gabbana, Zac Posen, Jean Paul Gaultier, John Galliano para Christian Dior, Vivienne Westwood, Valentino y Alexander McQueen. Las joyas que acompañan a estos trajes las realizó, a mano, el attrezzista Michael Jortner, trabajando con un joyero.

La exposición de trajes se montó sobre un estanque, dando la sensación de que flotan sobre él. Gran parte del agua es real, pero el que se ve debajo de los vestidos se añadió digitalmente en posproducción para que los modelos de valor incalculable no se estropearan por culpa de la humedad. El reparto y los realizadores tuvieron el extraordinario privilegio de filmar las escenas de la Gala dentro del Museo Metropolitano de Arte, durante dos semanas. Ubicado en la Quinta Avenida, es el museo más grande de Estados Unidos y uno de los más concurridos.

Para los cineastas, la colaboración de Cartier fue de un valor incalculable. La marca de joyería realizó una versión modificada especialmente del collar Toussaint, uno de los collares más grandes de la colección Cartier guardado en su cámara acorazada. Pierre Rainero, director de Imagen, Estilo y Legado de Cartier, afirma que los realizadores querían que la joya tuviera dos características: un collar importante, en términos de quilates, y debía tener un toque histórico. El Toussaint original fue diseñado en 1931 por Jacques Cartier para el Maharajá de Nawanagar, se decía de él que era "la cascada más fina de diamantes de colores del mundo". Cartier conservó un boceto del diseño y fotografías de la pieza, que se han utilizado como referencia principal para la realización del Toussaint de la película, llamado así en honor a Jeanne Toussaint, directora creativa de Cartier de 1933 a 1970.

En lugar de una copia exacta, Cartier utilizó la obra maestra como inspiración, utilizando óxidos de circonio montados en oro blanco, cuidando especialmente el acabado de los engarces, ya que los primeros planos -y los rigurosos estándares de Cartier- no permitían ninguna imperfección. A pesar de ser una imitación, el collar Toussaint cumple con los requisitos de Alta Joyería de Cartier en lo que se refiere a la artesanía y la excelencia, aunque es un 20% menor, ya que en esta ocasión lo lleva una mujer y el original fue diseñado para un hombre.

La colaboración de Cartier con la película ha incluido rodar en la Mansión Cartier. Durante dos días, la tienda insignia de la joyería en la Calle 52 estuvo cerrada al público para filmar, entre otras, la escena en la que Rose Weil y su "asistente", Amita, insisten en inspeccionar el Toussaint.