www.melillahoy.es

Flores y la salve marinera en el homenaje a los hombres de mar en la Plaza de los Pescadores

Emotiva ofrenda floral
Emotiva ofrenda floral (Foto: Guerrero)
sábado 14 de julio de 2018, 04:00h
Siguiendo una tradición de años, el homenaje a los hombres del mar, en la Plaza de los Pescadores, se inició ayer con la ceremonia religiosa que se desarrolló en el interior de una iglesia Castrense atestada de fieles y autoridades. Acto seguido, se abrieron las puertas del templo para dejar salir sobre unas andas una pequeña talla de la Virgen del Carmen portada por diez mujeres, todas ellas Damas de la Virgen del Carmen de la Compañía de Mar, la compañía militar más antigua del Ejército español.

El pequeño trono estuvo acompañado en su salida procesional desde la puerta de la Iglesia Castrense hasta la Plaza de los Pescadores, por el sonido de un tambor y detrás, autoridades civiles y militares y decenas de melillenses con flores blancas. Las Damas de la patrona del mar, entonaron la salve marinera mientras se elevaron entre los presentes vivas a la virgen.

Una vez en la Plaza de los Pescadores, junto a la embarcación que recuerda a los hombres y mujeres del mar de nuestra ciudad y los nombres de los barcos de la ya desaparecida flota pesquera local, el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, previo a la colocación de la corona de flores junto al pesquero que preside la plaza, se dirigió a los presentes para recordar que en 2006 se inauguró esta plaza en la que cada año los melillenses se reúnen para rendir homenaje a los hombres del mar, a todos aquellos melillenses que a lo largo de los tiempos han perdido la vida en el mar.
"Recordamos así a personas que contribuyeron a hacer grande a Melilla y a que sus familias salieran adelante", tanto a pescadores como a personas que trabajaron en los saladeros, pero también a todos aquellos marinos que perdieron la vida en la defensa de la ciudad.

Seguidamente llegó el momento del recuerdo a los hombres de mar fallecidos, con la colocación de una corona de flores a cargo de dos vecinas de Corea, visiblemente emocionados. Este año además se recordó a siete vecinos del antiguo barrio de pescadores recientemente fallecidos, conocidos por su nombre o su apodo, como fueron: Mirollo, Caruo, Bolilla, Cristóbal, Socato, Maruchi y Cati Botello.

Después, los melillenses congregados en la plaza participaron en este recuerdo a sus seres queridos depositando flores a los pies de la virgen y del pesquero que luce los nombres de todas las embarcaciones que un día formaron parte de la flota pesquera melillense. Como colofón, los asistentes interpretaron la salve marinera dedicada a "la Madre del Divino amor".

Melillenses de todas las edades arropan a la Virgen
Melillenses de todas las edades arropan a la Virgen (Foto: Guerrero)