www.melillahoy.es

Más de 362 policías locales velarán por la seguridad de los melillenses en feria

Se instalarán más barreras New Jersey para impedir el acceso de coches al recinto
Se instalarán más barreras New Jersey para impedir el acceso de coches al recinto

El dispositivo de la Ciudad Autónoma incluye además cerca de sesenta bomberos y unos sesenta voluntarios de protección civil

viernes 24 de agosto de 2018, 04:00h
La seguridad se convierte de nuevo este año, en una cuestión de primer orden dentro de los preparativos de las fiestas patronales en honor de la Virgen de la Victoria que arrancan el próximo sábado 1 de septiembre. Según Isidoro González, consejero de Seguridad Ciudadana, en esta ocasión se amplía el círculo de seguridad abarcando todo el recinto ferial, al tiempo que se destinará al dispositivo un total de 362 policías locales, 56 bomberos y algo más de medio centenar de voluntarios de protección civil.
La seguridad es indispensable para evitar que los contratiempos puedan empañar la diversión de los melillense, razón por la que la Delegación del Gobierno y la Ciudad Autónoma han diseñado un dispositivo de seguridad reforzado respecto al año pasado que mantendrá bajo control el recinto de San Lorenzo y otros focos de la Feria, entre ellos el puerto deportivo y el puerto comercial durante el retorno de las atracciones a tierras peninsulares.

Dispositivo
En lo que respecta a la Ciudad Autónoma, el consejero Isidoro González detalló ayer a este Diario que durante la semana de feria se realizarán 362 servicios, "distribuidos en turnos de mañana, tarde y noche". Por la mañana dos agentes se dedicarán al control del recinto ferial, velando que no ocurra cualquier incidente en las labores habituales de limpieza, reposición de mercancías y demás. Por la tarde 18 funcionarios se trasladarán a la feria y por la noche, fines de semana y días festivos, serán 22 los policías presentes.

A esto hay que sumar que "tendremos patrullas alrededor de la feria de apoyo al dispositivo del recinto y refuerzo de accesos y aledaños" a la plaza. Pero si fuera necesario, "tenemos la posibilidad de atender ciertos servicios extraordinarios si hace falta para reforzar momentos del día en los que haya una mayor afluencia de personas".

Aseguró el consejero que en Seguridad Ciudadana "estamos volcados para que todo salga bien". Dijo que se va a reforzar el círculo de seguridad que se instaló el pasado año al rededor de todo el recinto ferial, incluyendo la Plaza del Agua, el puente, paseo marítimo y cargadero. Volverá el cerramiento con vehículos pero también con los llamados barraras New Jersey, consistente en secciones de hormigón coronadas con barras metálicas, que imposibilitarán el paso de vehículos. Esta medida permite a los ciudadanos acudir a pie a la feria. "Este año hemos reforzado el anillo con nuevas de estas barreras, al tiempo que hemos resuelto algunas deficiencias que detectamos el pasado año", explicó.

El dispositivo de seguridad incluye la presencia de Bomberos, con retenes integrados por cinco funcionarios y un mando que instalados en el recinto, atenderán cualquier posible incidencia durante el horario de tarde y noche. Asimismo "contamos con personal de Protección Civil en turnos de tarde y noche, todo ello coordinado desde la Consejería".

A ello se suma además un refuerzo en el circuito de video vigilancia las 24 horas del día, a lo largo de la semana de feria, con la instalación de 32 cámaras en distintos puntos del recinto ferial, controladas por vigilantes de seguridad, que también prestará servicio en todas las casetas feriales y, en especial, en la caseta municipal tanto a diario como durante los conciertos o actividades con mayor afluencia de público. En concreto, Seguridad Ciudadana contribuye al dispositivo de seguridad de feria, sin contar con los vigilantes privados, con 362 policías, cerca de 60 bomberos y unos 60 voluntarios de protección civil.

Aclaró Isidoro González que la atención en feria no supondrá una merma en los servicios que la Policía Local presta al resto de la ciudad: "como en cualquier otro día, se mantendrán los servicios habituales que presta la policía en toda la ciudad, tanto en sala como en patrullas".

Considera el consejero que el dispositivo de seguridad funcionó "muy bien" el pasado año y dado que se mantiene el nivel 4 de alerta terrorista, entiende que no hay que bajar la guardia, reforzando las medidas para que el ciudadano "pueda acudir con tranquilidad a disfrutar de la feria".

Mayor concienciación ciudadana en las playas
El consejero de Seguridad Ciudadana dijo estar "relativamente contento" de cómo está funcionando el dispositivo de playa. La razón principal, "que los servicios de salvamento y socorrismo no han tenido que atender ningún ahogamiento".
"Hemos notado una mayor conciencia de los ciudadanos en cuanto a atender los requerimientos de los socorristas ante la prohibición de bañarse con bandera roja", indicó. González destacó el refuerzo policial que se ha realizado en todo el litoral melillense, incluyendo la ensenada de Los Galápagos y las nuevas zonas de baño como Alcazaba. Por lo demás, las incidencias que se están registrando "son similares a las de otros años, que se atienden lo antes posible; y lo primordial es que no se han dado incidentes importantes durante el verano en las playas", apostilló.