www.melillahoy.es

Imbroda califica de “acto de hostilidad” el cierre aduanero de Marruecos y no cree haya marcha atrás

Juan José Imbroda, presidente de la Ciudad Autónoma
Juan José Imbroda, presidente de la Ciudad Autónoma (Foto: Guerrero)

Señala que es el Gobierno de Pedro Sánchez es el que tiene que actuar o "dañaría a Melilla y a España en su conjunto"

sábado 01 de septiembre de 2018, 04:00h
El presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda, califica de "acto de hostilidad" la decisión unilateral de Marruecos de cerrar la aduana comercial con la ciudad bajo la excusa de querer potenciar la actividad económica del puerto de Nador, y considera que no habrá marcha atrás porque el Gobierno de Pedro Sánchez, en este sentido "está haciendo muy poquito para defender la aduana y Melilla". Mantiene que a quien hay que mirar es al Gobierno de Sánchez "que es el que tiene que ampararnos, que es el que defiende nuestras soberanía”.
Afirma Juan José Imbroda que Marruecos, con esta decisión soberana, "lo que quiere decir es que les importa muy poco lo que le afecte a Melilla y a España" y que la aduana en cuestión lleve funcionando más de sesenta años en un acuerdo tácito entre dos nacionales.

Acto de hostilidad
Para el mandatario melillense es "un acto de hostilidad desde el punto de vista de los negocios y de las relaciones de dos países que deben basarse en la lealtad y el interés mutuo". Imbroda señala que las autoridades marroquíes, con su decisión, vienen a demostrar que "pasan olímpicamente de lo que puedan pensar los españoles, el Gobierno de España y Melilla, porque nos ignora totalmente".

Mantiene que a quien hay que mirar es al Gobierno de Sánchez "que es el que tiene que ampararnos, que es el que defiende nuestras soberanía y nuestras relaciones" y el que, en su opinión, "tiene la responsabilidad de haber arreglado esto ya y si no, está dañando a Melilla y a España en su conjunto, porque tragaría sin una reacción diplomática oportuna, la decisión unilateral de Marruecos".

Comercio atípico
El presidente no cree que el siguiente paso que dé el país vecino sea el de cerrar a partir de octubre el contrabando, el trasiego de porteadores, porque "es más fácil cerrar la aduana para que los barcos vayan al puerto de Nador y llevarse ahí el comercio, que acabar con el comercio atípico".

No cree posible ese nuevo paso entre otras cosas porque "hay unas veinte mil personas al otro lado que se ganan la vida así y si no estarán muriéndose de hambre, sin olvidar el efecto multiplicador que tiene el comercio atípico en la zona" y por tanto, aunque para Marruecos este es "algo perverso, extraoficialmente les vale porque da de comer a mucha gente".

Doble lenguaje
Ahí reside "el doble lenguaje, la hipocresía" de la postura marroquí en todo este asunto, que justifica el cierre aduanero alegando que quiere "defender la actividad económica del puerto de Nador, pero no dicen defender a todo el comercio marroquí por considerar una competencia desleal que pasen mercancías por Melilla sin pagar aranceles de importación".

Reconoce que acabar con el comercio atípico "causaría problemas económicos" en Melilla pero "ahí más", aunque dejó de manifiesto Imbroda que a la ciudad le interesa que Marruecos "sea rico, que se desarrolle y progrese, porque es mejor tener un vecino rico que pobre, porque si no estamos sufriendo como ahora los problemas de esa pobreza".

El presidente califica de “felonía” las acusaciones de Acsemel
Imbroda hizo hincapié en que no ha visto a ningún partido melillense protestar por este hecho o "mirar donde tienen que mirar", y puso como ejemplo que la asociación Acsemel, que dijo que es una entidad empresarial paralela a CPM, echa las culpas al PP de Melilla de la decisión del país vecino de cerrar la aduana con Melilla.

Anunció que ante "esta felonía, una mentira con la que buscan otros intereses", la Ciudad Autónoma no mantendrá relaciones con la Plataforma de Empresarios de Melilla recién constituida mientras Acsemel siga en ella o no se retracte públicamente "porque no vamos a permitir que nos echen a los pies de los caballos con una mentira tan grande". Dejó claro que el Gobierno de la Ciudad Autónoma y el Partido Popular que lo sostiene son los únicos que se han posicionado en contra de la decisión de Marruecos y el cierre de la aduana, porque "el resto nada, y el PSOE es una pena que no defienda los intereses de España y los melillenses".