www.melillahoy.es

Cine en Melilla

Yucatan

Yucatan

Por Ana de la Rosa

domingo 02 de septiembre de 2018, 04:00h
Director: Daniel Monzón. Intérpretes: Luis Tosar, Rodrigo de la serna, Joan Pera
Lucas (Luis Tosar) y Clayderman (Rodrigo de la Serna), además de amigos, han hecho de la estafa su profesión, que ejercían en cruceros de lujo, engañando a turistas ingenuos. Trabajaron juntos hasta hace unos años, cuando la rivalidad por Verónica (Stephanie Cayo), la bellísima bailarina del barco, les hizo perder la cabeza y dio al traste con su sociedad. Llegaron a un acuerdo y ahora actúan cada uno por su lado, Lucas en el Mediterráneo y Clayderman en el Atlántico. Hasta que un inesperado botín lleva a Lucas a invadir el terreno de Clayderman, convirtiendo lo que se anunciaba como una exótica travesía de Barcelona a Cancún, con escala en Casablanca, Tenerife, Brasil y la selva de Yucatán, en un encarnizado duelo de tramposos sin ninguna regla.

Completan el reparto Joan Pera como Antonio; Gloria Muñoz es Carmen; Alicia Fernández, Leticia; Txell Aixendri, como Alicia; Lupe Cartie Roda es Mónica; Agustín Jiménez, Ernesto; Jorge Asín en el papel de Fede; Toni Acosta como Chusa, y Xavi Lite y Adrián Núñez son Lite Marco y Brendon, respectivamente.

El director, guionista y actor Daniel Monzón nació en Palma de Mallorca, en agosto de 1968. Comenzó trabajando como periodista y crítico de cine en la revista Fotogramas y en los programas de radio "Dos horas de nada", de Andrés Aberasturi y "La radio de Julia", de Julia Otero. También fue subdirector del programa "Días de cine", de Televisión Española. En el cine, comenzó como guionista en "Desvío al paraíso" (1994), un thriller en inglés de Gerardo Herrero, protagonizado por Charles Dance.

Su primer largometraje, para el que también escribió el guión, fue "El corazón del guerrero" (1999), protagonizado por Fernando Ramallo, Joel Joan y Neus Asensi. Esta película obtuvo dos premios en el Festival de Cine Fantástico de Ámsterdam, el Premio a la Mejor Película Internacional del Festival de Cine Fant-Asia de Montreal, Canadá y el Premio a la Mejor Película Fantástica en Fantasporto, en Oporto, Portugal.

Su segunda película fue la comedia "El robo más grande jamás contado" (2002), con Antonio Resines y Neus Asensi como protagonistas. Le siguió el thriller "La caja Kovak" (2006), una coproducción española y estadounidense, rodada en inglés, con Lucía Jiménez y Timothy Hutton, que cuenta la historia de un escritor de ciencia ficción estadounidense que visita Palma de Mallorca para dar una conferencia, encontrándose con una serie de misteriosos suicidios de los que intenta descubrir su sentido; obtuvo el Premio del Público en el Festival de Cine Fantástico de Lund, Suecia. El guión de estas dos películas fue escrito por Monzón y Jorge Guerricaechevarría.

En 2009, Monzón dirigió "Celda 211", con Luis Tosar, Alberto Ammann, Antonio Resines y Marta Etura; el guión, de Daniel Monzón y Jorge Guerricaechevarría, está basado en la novela homónima de Francisco Pérez Gandul, que narra el suceso de un novel funcionario de prisiones que debe enfrentarse a un motín carcelario en su primer día de trabajo. La película ganó ocho premios Goya, incluyendo los de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guión Adaptado.
"El Niño" (2014), con guión de Monzón y Guerricaechevarría, Protagonizada por el debutante Jesús Castro, junto a Luis Tosar, Sergi López y Bárbara Lennie, cuenta la iniciación de dos jóvenes en el mundo del narcotráfico, perseguidos por dos agentes de policía especializados en desmantelar redes de drogas.

La historia transcurre en el estrecho de Gibraltar y, según el propio Monzón, es una mezcla de la vida de varios narcotraficantes de los años 1980 que operaban entre las costas del norte de África y las de Cádiz. "El Niño" fue nominada al Goya en dieciséis categorías, consiguiendo el de Mejor Canción Original ("Niño sin miedo", India Martínez, Riki Rivera, David Santisteban), Mejor Dirección de Producción (Edmon Roch, Toni Novella), Mejor Sonido (Sergio Bürmann, Marc Orts, Oriol Tarragó) y Mejores Efectos Especiales (Raúl Romanillos, Guillermo Orbe).

En su faceta de actor, hemos podido ver a Daniel Monzón en "Torrente, el brazo tonto de la ley" (1998), de Santiago segura. En 2009, Monzón recibió la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos en la categoría de Mejor Director, por "Celda 211"
Yucatán se ha rodado durante once semanas a bordo de un crucero real, con pasajeros, haciendo escala en tres continentes (Europa, África y América) y visitando México, Brasil, Canarias, Marruecos, Madrid y Barcelona. Telecinco Cinema (una de las productoras de Yucatán), llevaba tiempo buscando una comedia distinta a las producidas hasta la fecha. Durante años, estuvieron dando vueltas a la idea de una historia de timadores que tuviera lugar a bordo del peculiar entorno de un crucero.

Para escribir el guión eligieron a Jorge Guerricaecheverría, con quien la productora ha colaborado en numerosas ocasiones. Cuando Daniel Monzón se enteró del proyecto, no dudó en sumarse al mismo, participando en la dirección y el guión. Entre ambos han creado una historia tierna, ingeniosa y, sobre todo, muy divertida.

Yucatán es una película coral, con personajes bulliciosos, alegres, de distintas personalidades y países, entremezclados en el microcosmos (por muy grande que sea el barco) de un crucero de vacaciones. Cuesta un poco imaginarse al actor Luis Tosar en una comedia, pero no defrauda, demostrando su capacidad para llevar a buen puerto (nunca mejor dicho) cualquier personaje que le toque interpretar.

Tampoco es la comedia el género habitual de Monzón, menos cuando, como en este caso, la música tiene un gran protagonismo, sin excluir la aventura (presente en todo viaje) y el drama. Pero después de "El Niño" le apetecía cambiar de género.

Según palabras de Monzón; "Nunca pensé en subirme a un crucero, como tampoco me imaginé recorriendo cárceles, pero cuando lo hice, descubrí que era un extraordinario espacio abonado para la ficción, un mundo aparte plagado de los personajes más dispares (y disparatados) en una comunión imposible, un pequeño universo cerrado en constante movimiento empeñado en convertirse en una burbuja de ficción para hacerle olvidar al pasajero sus preocupaciones y empujarle a ser feliz mientras dure el trayecto. Si cambiamos pasajero por espectador obtenemos una curiosa metáfora de lo que es el cine. Al menos, el de entretenimiento. Y si en este maravilloso mundo de colores vertemos unas pequeñas dosis de veneno, la mezcla puede resultar aún más interesante".

Los cruceros son un mundo aparte, como una burbuja flotante, con sus reglas (si no, sería un caos) y horarios a cumplir tanto por los pasajeros como por el personal que les atiende, permitiendo a los primeros vivir nuevas experiencias y, en ocasiones, alcanzar ese anhelado sueño sin cumplir.

Yucatán nos lleva a esos sitios soñados y a los que, quizá, nunca pudimos ir. Unas vacaciones divertidas, con su intriga, una pizca de drama y sentimientos muy humanos. Una comedia muy divertida, apta para toda la familia, con la que disfrutar durante un buen rato.