www.melillahoy.es
Los inmigrantes han pasado de la euforia de llegar a Europa al infierno de una condena en Marruecos
Los inmigrantes han pasado de la euforia de llegar a Europa al infierno de una condena en Marruecos

Marruecos condena a prisión a 18 de los 116 subsaharianos devueltos por España

Diferentes asociaciones pro Derechos Humanos del país vecino califican esta sentencia como “injusta” y “vergonzosa”

jueves 13 de septiembre de 2018, 04:00h
Según informa la Asociación Marroquí por los Derechos Humanos en su cuenta de Facebook, el reino de Marruecos ha condenado a prisión a 18 de los 116 inmigrantes devueltos por España tras el violento salto a la valla de Ceuta. Las condenas, de 2 meses de prisión y 500 dirhams, han sido calificadas de “injusticia” por diferentes asociaciones humanitarias marroquíes.
Según informa la sección nadoriense de la Asociación Marroquí por los Derechos Humanos en su cuenta de Facebook, el reino de Marruecos ha condenado en Tetuán a dos meses de prisión y multa de 500 dirhams (50 euros) a un total de 18 subsaharianos pertenecientes al grupo de 116 inmigrantes que fueron devueltos por orden del ministro Fernando Grande-Marlaska tras llevar a cabo un extremadamente violento asalto al perímetro fronterizo de Ceuta.
La Asociación Marroquí por los Derechos Humanos ha bautizado el proceso, que tuvo lugar el lunes 10, como “el juicio de la vergüenza”.
Entre los condenados hay guineanos, cameruneses, senegaleses, costamarfileños, nigerianos, etc; que fueron acusados por las autoridades marroquíes de agresión a la policía, posesión de armas durante el asalto al perímetro, lanzamiento de piedras y, lo que resulta más sorprendente, “re-entrada ilegal a Marruecos”.
Desde las asociaciones de derechos humanos critican duramente que las autoridades contrabandeen ilegalmente con los inmigrantes y después los encarcelen imputándoles “cargos arbitrarios”.
La ONG marroquí “Manos Solidarias” también considera injusta la sentencia y anuncia que la recurrirá.
El resto de inmigrantes han sido trasladados a ciudades del sur de Marruecos para su deportación, algo en línea con las operaciones de lucha contra la inmigración ilegal que lleva desarrollando el país vecino desde principios de agosto, con redadas en las principales áreas de concentración de inmigrantes, en torno a las ciudades de Ceuta y Melilla.