www.melillahoy.es

EQUITACIÓN

La actividad se desarrolla en el Parque Granja Escuela Rey Felipe VI
La actividad se desarrolla en el Parque Granja Escuela Rey Felipe VI (Foto: EVENTOS MELILLA)

El próximo martes comienza la segunda fase

ESCUELA DE EQUINOTERAPIA

viernes 14 de septiembre de 2018, 04:00h
El próximo martes, 18 de septiembre, se retoma el servicio "Equinoterapia para personas con discapacidad", organizado por la Consejería de Bienestar Social de la Ciudad Autónoma de Melilla, a través de la empresa Eventos Melilla, S.L.U., en el Parque Granja Escuela Rey Felipe VI.
Hasta el próximo mes de junio de 2019, bajo la supervisión de la psicóloga especialista en terapia con caballos María de la Flor Alemany, se continuará con la atención a los usuarios que ya participaron en la primera fase: Autismo Melilla, Centro Francisco Gámez-Morón y TeAma. Está previsto que en enero se incorporen los beneficiarios de Aspanies Plena Inclusión. En la primera fase se atendió a un total de 37 personas, cifra que se aumenta ahora hasta llegar al medio centenar. Por las mañanas se trabajará con 10 integrantes del Centro Francisco Gámez-Morón, mientras que las tardes se dedicarán a los participantes de Autismo Melilla y TeAma, con 20 alumnos cada uno.
Las clases persiguen que los nuevos participantes alcancen objetivos que redunden en su bienestar. Para ello, se fomenta el acercamiento al caballo, y se potencia la adaptación y autonomía al nuevo entorno. Aquellos jinetes que llevan más tiempo en el programa, y que han superado el primer paso, trabajarán de manera individual las diferentes áreas: cognitiva (memoria y atención), afectiva, social y motriz.
Las actividades que se realizan son diferentes y muy variadas, pero se tiene en cuenta las características de cada uno de los alumnos. Para conseguir esta meta se cuenta con los mejores aliados, los caballos. María de la Flor Alemany y sus alumnos seguirán trabajando con 'Chicharito', el caballo más veterano en terapias ecuestres y también el más querido por los jinetes. La intención es que en este curso se pueda aprender y disfrutar en un contexto natural tanto como se ha venido haciendo durante los años anteriores.
"La motivación y ganas de aprender de nuestros jinetes y del equipo nos permiten avanzar pasito al paso", señaló María de la Flor Alemany. Como dijo Juan Vives, "los caballos nos hacen ver, a través del vínculo afectivo con ellos, el amor a la vida".