www.melillahoy.es

Melilla abre dos pisos de vida independiente para 10 chicas tuteladas de cara a su futura emancipación

El primer piso cuenta con cocina, dos dormitorios, comedor y baño
El primer piso cuenta con cocina, dos dormitorios, comedor y baño (Foto: Guerrero)

Son jóvenes de más de 16 años, con buen comportamiento, a las que se les da la oportunidad de gestionar sus vidas

viernes 14 de septiembre de 2018, 04:00h
El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, presentó ayer los dos pisos de vida independiente que se han habilitado en el propio Centro Asistencial en el que diez chicas tuteladas, de más de 16 años, tendrán la oportunidad de vivir de manera autónoma, de cara a su futura emancipación cuando lleguen a los 18 años.
El primero de los pisos está ya en marcha, con 6 residentes, que ocupan la que sería la casa del párroco del centro, y que tras una semana, se declaran muy satisfechas por la experiencia. El segundo piso, con capacidad para cuatro chicas, se abrirá la próxima semana ocupando precisamente el espacio que en su día se llevó a cabo una experiencia piloto con chicos y que "funcionó muy bien".

Indicó el consejero que este programa de vida independiente dirigido a niñas fue una propuesta del director pedagógico de la institución, Andrés Hamido, que "nos pareció correcta y una buena idea". Los pisos cuentan con una mínima supervisión puntual de las educadoras y las jóvenes se encargan de la limpieza, para lo que se han establecido turnos, y también elaboran su desayuno y cena, no así la comida que en principio se seguirá realizando en el comedor principal.

Selección
Las diez jóvenes "han sido elegidas por la dirección del Centro Asistencial que las conoce, que sabe que tienen las habilidades necesarias para hacer su vida independiente, al tiempo que es una manera de premiarlas por su magnífico comportamiento, se les da la oportunidad de vivir de manera autónoma. Ellas podrán fiscalizar o controlar sus propias vidas sin que haya un adulto que les diga qué hacer en cada momento", dijo.

Recordó el consejero que hace años se hizo una experiencia similar con chicos y resultó también positivo, aunque no se concretó porque no tuvo continuidad en el tiempo, porque los pisos que se abren ahora buscan que vayan incorporándose otras jóvenes a lo largo del tiempo, a medida que se produzcan vacantes".

Añadió Ventura que en el caso de que alguna de las seleccionadas no cumpla con las normas de forma reiterada, se dará la oportunidad al alguna de las 79 niñas que acoge la Gota de Leche en estos momentos.

Objetivos
Andrés Hamido explicó que con la puesta en marcha de estos pisos se "busca ofrecer herramientas y estrategias a estas chicas para cuando alcancen la mayoría de edad y tengan que abandonar el centro", de cara poder desenvolverse en la gestión de una vivienda.
"Queremos darles herramientas con temas relacionados como la cocina, la limpieza, la elaboración de currículos, como actuar en una entrevista personal, que aprendan a manejarse en el día a día, llevar una casa, todo ello de cara a su emancipación", indicó el director pedagógico, que aclaró que el centro facilita a ambos pisos todo cuanto necesiten.

Pisos externos
Daniel Ventura señaló que no puede recuperarse por el momento este programa pero con chicos porque el centro carece de espacios, y afirmó que aunque lo ideal sería que pudieran existir este tipo de pisos fuera de la Gota de Leche para ayudar a la emancipación de chicos y chicas, hoy por hoy "es inviable".

Indicó que con 800 menores acogidos y la presión migratoria que soporta la ciudad, se precisarían "muchísimos pisos", algo que no sería asumible, "aunque sería lo ideal como se hace en otras autonomías para que los niños puedan tener una vida más autónoma e independiente, para que puedan poner en juego las habilidades sociales que les hayamos enseñado y adquirido, pero la realidad es la que es".
Andrés Hamido, director pedagógico y el consejero Daniel Ventura
Andrés Hamido, director pedagógico y el consejero Daniel Ventura (Foto: Guerrero)