www.melillahoy.es

El arquitecto se siente orgulloso por haber llevado a cabo la rehabilitación del Fuerte Victoria Grande y llevar el nombre de Melilla a otros lugares

José Antonio Fernández (segundo por la drcha) con los demás galardonados de los premios Málaga Arquitectura
José Antonio Fernández (segundo por la drcha) con los demás galardonados de los premios Málaga Arquitectura

José Antonio Fernández, galardonado por su proyecto en los premios Málaga de Arquitectura

sábado 15 de septiembre de 2018, 04:00h
El proyecto de rehabilitación del Fuerte Victoria Grande del melillense José Antonio Fernández obtuvo el galardón 'Ciudad de Melilla' en el marco de los premios Málaga de Arquitectura 2018. El arquitecto expresó a este Diario que se siente orgulloso por haber llevado a cabo la obra y por poder llevar el nombre de Melilla a otros lugares del mundo. Pero este no es el único premio que recibió el melillense, también quedó en primer lugar en los premios Iluminet de Iluminación arquitectónica de México.
El arquitecto José Antonio Fernández explicó a este Diario que es un "autentico orgullo" para él llevar el nombre de Melilla fuera de las fronteras de la Ciudad y que reconozcan el trabajo del estudio por parte del Colegio de Arquitectos de Málaga debido a que el jurado de los premios Málaga Arquitectura 2018 estuvo compuesto por arquitectos de primer nivel en el panorama internacional.

Respecto a si se esperaba conseguir el premio, respondió que "siempre cuando se presenta a un concurso uno de mis proyectos tengo ilusión y pienso que es el más especial, teníamos esperanzas pero fue una sorpresa".

El proyecto premio, Fernández manifestó que es la rehabilitación del Fuerte de Victoria Grande, que luego se transformó en cárcel y se le fueron añadiendo "diferentes volúmenes".
"Nuestro trabajo consistió en limpiar y sacar a la luz todos los rastros que quedaron ocultos, devolviéndole al propio edificio la entidad de Fuerte pero sin tratar de maquilar ni ocultar elementos que falseasen la historia del propio edificio", dijo.

Además, pretendieron convertirlo en "una especie de mapa donde se pudiesen reconocer los rastros de la historia y a la vez fuese una especie de soporte didáctico para la ciudadanía y para los visitantes del Fuerte".

La rehabilitación del Fuerte, apuntó que tuvo varias fases, fueron unos dos o tres años donde "bastante gente participó como la constructora, un gran equipo detrás además de la Consejería de Fomento y el historiador Antonio Bravo".

En cuanto a los otros proyectos que se presentaron de Melilla, hubo varios que eran del estudio y también el Conservatorio de Música del arquitecto Ángel Verdasco. En total se presentaron 74 obras, y de ellas eligieron diferentes valorando su calidad arquitectónica en los diferentes ámbitos de la profesión como la rehabilitación, desarrollo, obras de nueva planta, etc.
"Hubo diferentes tipos de criterios y cuando se seleccionaron se les puso nombres y apellidos, como el colegio de arquitectos de Melilla colabora con el de Málaga tuvieron el detalle de poner el nombre 'Ciudad de Melilla'", puntualizó.

Además, el arquitecto melillense ganó el primer puesto del premio Iluminet de Iluminación arquitectónica de México y señaló que fue "un orgullo escuchar el nombre de Melilla, fue una auténtica fiesta que todo el mundo reconociera el trabajo que se ha puesto en valor".

Respecto a nuevos proyectos, Fernández destacó que acaban de entregar el proyecto de la academia de Minas el segundo tramo de la recuperación y están "muy contentos". También, participaron en las obras de la Iglesia de la Inmaculada de la Concepción y tienen varios proyectos en la recámara.
"Aunque nuestro trabajo principal es desarrollar proyectos y obras, entendemos que la arquitectura va mas allá e intentamos hacer otras cosas como la participación en el diseño de la portada de un disco, diseño de un logotipo, espectáculos flamencos, eventos", concluyó el arquitecto.