www.melillahoy.es

SATSE denuncia que la Unidad de Agudos de Psiquiatría del Comarcal “está desbordada”

Hospital Comarcal
Hospital Comarcal

Habitaciones hacinadas y una creciente carga laboral en la plantilla que precisa de una respuesta urgente

sábado 15 de septiembre de 2018, 04:00h
Denuncia el sindicato que la situación que vive la Unidad de Agudos de Psiquiatría del Hospital Comarcal, "está tan desbordada que no queda más opción que ponerle remedio". Indica que fue diseñada inicialmente para el ingreso de no más de 8 pacientes con enfermedad mental en fase aguda, con la confortabilidad y todas las garantías de intimidad y de seguridad que marcan las normativas vigentes.
Sin embargo, "desde hace ya demasiado tiempo, el INGESA mira para otro lado y no se muestra sensible con las necesidades de los pacientes de salud mental de Melilla pues, no solamente, duplica el número de pacientes que son ingresados en esta unidad de reducidas dimensiones, sino que también acoge en este mismo espacio, a pacientes que acuden a recibir tratamiento y terapias", al conocido como Hospital de Día "Virtual".

Pacientes
Pero asegura el sindicato que "por si esto fuera poco, el número de pacientes con antecedentes penales, problemas de adicción a sustancias tóxicas añadidos, baja tolerancia a la frustración, problemas de control de impulsos y características de personalidad antisocial o psicopática, va aumentando de manera exponencial".

A SATSE, le gustaría conocer de qué porcentaje de camas dispone el INGESA "en el estrecho margen en el que nos movemos, para atender con las mínimas garantías de contención, aislamiento y seguridad ,a pacientes agitados ingresados por orden judicial".

Pregunta a la administración si "es lícito que un paciente de salud mental deba compartir habitación con otro con problemas de agresividad en fase aguda", que en las habitaciones diseñadas para acoger a "dos pacientes se ingresen hasta cuatro, hacinados, con las camas tan pegadas que el personal no pueda acceder a ellos, para atenderles, si se les presenta algún otro problema urgente y grave de salud".

Por todo ello, preguntan "hasta cuándo el INGESA va a seguir descargando sus responsabilidades en materia de Salud Mental, en los hombros del personal sanitario, celadores y vigilantes de seguridad". Asegura el sindicato que "la última gota ya ha caído".

Plantilla
Recuerdan que el personal del Hospital Comarcal "no son ni héroes ni heroínas, son profesionales de carne y hueso y por mucho que intenten manejar, contener reconducir o reeducar el comportamiento de pacientes, hay personas que no entienden de normas hospitalarias ni las quieren cumplir".

Es más, apostillan que "hay personas sin capacidad de introspección ni de reconocer sus errores, ni aprender de ellos, personas egocéntricas que siempre culpan de sus males a los demás, sin responsabilizarse de las consecuencias de sus actos, que hacen lo que sea con tal de conseguir lo que quieren, manipuladoras, personas, algunas bellacas, que no reconocen más límites que los que la ley les imponga y esto, por más que nos pese, no se puede conseguir en un hospital, no es el lugar adecuado para ello".