www.melillahoy.es
Varias calles de la ciudad eran verdaderas piscinas
Ampliar
Varias calles de la ciudad eran verdaderas piscinas

Una intensa tromba inunda calles, garajes y locales y origina un caos circulatorio

Un avión estuvo más de media hora sobrevolando Melilla intentando aterrizar pero no fue posible y tuvo que regresar a Málaga

miércoles 10 de octubre de 2018, 01:22h
Si el domingo las playas de nuestra ciudad se llenaban de ciudadanos que aprovechaban las altas temperaturas y un sol radiante en lo que muchos llaman "veroño" (mezcla de verano y otoño), tan solo 48 horas después Melilla registraba una de las mayores trombas que se recuerdan de los últimos tiempos. Poco antes de las ocho de la tarde empezó a diluviar, con decenas de litros caídos en poco tiempo, que provocó inundaciones de calles, garajes e incluso locales, y originando un caos circulatorio en una "hora punta". La tormenta también tuvo sus efectos en el transporte porque el último avión que debía aterrizar en Melilla no pudo hacerlo después de media hora sobrevolando el aeropuerto por la tromba.
Meteorología ha comunicado que durante una hora se han recogido más de 40 litros por metro cuadrado, desde las ocho hasta las nueve de la noche del martes, y hoy miércoles están previstas nuevas precipitaciones desde las diez de la mañana hasta las doce la noche.

La fuerte lluvia acumulada en poco tiempo registrada ayer martes originó cerca de 50 salidas de los Bomberos para hacer frente a inundaciones en calles, garajes y edificios, cortocircuitos, atoros y alcantarillas que saltaron por los aires, según han informado a MELILLA HOY fuentes del Servicio de Extinción de Fuegos y Salvamento de la Ciudad Autónoma.

Entre las zonas más afectadas, han indicado, han estado el Industrial, Hipódromo, Real, Altos de la Vía, Astilleros, Avenida Donantes de Sangre, Álvaro Bazán, Plaza de España y frontera.

Los bomberos tuvieron así unas horas muy complicadas, atendiendo muchas llamadas al mismo tiempo, y todos ellas requiriendo su presencia con urgencia, los que les obligó a hacer un esfuerzo importante para dar respuesta a todas las peticiones cursadas durante la tormenta.

Como consecuencia de la inundación de varias calles, por las que apenas era posible transitar por la gran cantidad de agua acumulada, se originó un verdadero caos circulatorio, ralentizando la marcha y provocando atascos en varias vías dado que a esas horas, entre las ocho y las nueve de la noche, el tráfico era muy intenso.

Desde la Consejería de Seguridad Ciudadana se pedía por redes sociales a los ciudadanos máxima precaución al volante; reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad; evitar los movimientos violentos o frenazos bruscos; tener mucho cuidado con los peatones dado que el agua dificultaba la visibilidad; usar las luces de los vehículos y tener al volante "0 distracciones" con el teléfono móvil ni con ninguna otro elemento.

Por último, la tormenta también tuvo sus efectos en el transporte aéreo porque el último avión de Air Nostrum que llegaba desde Málaga estuvo más de media hora sobrevolando el aeropuerto pero finalmente no pudo aterrizar y tuvo que retornar a Málaga, lo que impidió anoche el regreso a nuestra ciudad de decenas de pasajeros.