www.melillahoy.es
El auge de VOX se plasma en el incremento de seguidores en RRSS y número de afiliados
El auge de VOX se plasma en el incremento de seguidores en RRSS y número de afiliados

¿Podría ser VOX la sorpresa a nivel nacional en las próximas elecciones autonómicas?

Pese a que en los países mediterráneos la tendencia parecía opuesta a la del resto de Europa, en España la derecha nacionalista está en auge

jueves 11 de octubre de 2018, 04:00h
El “despertar” de los partidos políticos conservadores en la Europa mediterránea se ha hecho de rogar mucho más que en el continente, donde la derecha lleva años cosechando victorias empujada por el descontento generado por la suma de la presión migratoria y la crisis económica. En España, VOX ya cosechó un éxito relativo en las últimas elecciones europeas y el recrudecimiento de la crisis territorial catalana ha provocado que el partido experimente un auge tanto de afiliación como de seguimiento en redes sociales. Si bien es cierto que VOX está todavía lejos de las 4 primeras fuerzas políticas, algunos analistas lo sitúan en las quinielas para hacerse con asientos en diferentes parlamentos del país tras las próximas elecciones autonómicas.
Pese a que Europa ya había sufrido crisis migratorias en el pasado, la confluencia del aumento de la presión migratoria y la crisis que ha sacudido todo occidente, conocida ya como “Gran Recesión”, ha provocado un cambio en la dinámica política europea.
En toda Europa, las clases medias se han empobrecido y se han polarizado políticamente, alejándose paulatinamente del centro y presentado una crítica cada vez más feroz a una socialdemocracia que incluso se ha visto obligada a “suavizar” alguno de sus buenismos -especialmente en materia migratoria- para amortiguar unos descalabros electorales que, por frecuentes, han dejado de ser noticia en toda Europa.

Europa
En Alemania, las fuerzas de centro se han tenido que unir para hacer frente a la derecha nacionalista de AfD; en Austria la ultraderecha anti-UE se quedó a apenas un punto porcentual de ganar las elecciones; en Polonia el Gobierno ha tomado una deriva calificada como “autoritaria” por muchos medios; en Hungría gobierna el ultraconservador Viktor Orban, en Gran Bretaña los ultraconservadores nacionalistas anti-UE del UKIP llevaron al país al Brexit, en Francia el FN de Marine LePen es la segunda fuerza política... y la lista sigue, demostrando un auge de la derecha en países tradicionalmente considerados como bastiones de la socialdemocracia, como Holanda, Suecia y Dinamarca, entre otros.

Mediterráneo
Esta tendencia hacia la derecha conservadora ha tardado mucho más en reproducirse en los países mediterráneos. Mientras la ultraderecha ganaba posiciones en toda Europa, en España Podemos accedía al Congreso como tercera fuerza, en Portugal ganó las elecciones un gobierno de concentración de izquierdas, en Grecia triunfaba el populismo de Syriza de la mano de Alexis Tsipras y en Italia surgía el movimiento de izquierda “5 estrellas”.
Pese a esta dinámica “contratendencial” de los países mediterráneos, lo cierto es que la realidad del entorno, especialmente la presión migratoria tras las crisis de Siria y Libia, ha supuesto un impulso para los partidos conservadores o de ultraderecha, desde el filonazista “Amanecer Dorado” griego, pasando por la Liga Norte del italiano Mateo Salvini, hasta la eclosión del partido conservador patrio: VOX, uno de los principales beneficiarios políticos de la crisis territorial catalana.

Un “tapado”
Pese a existir un importante silencio mediático impuesto en torno a VOX, el mismo “cordón sanitario” que se intentó imponer a otros partidos emergentes como Podemos o C’s en su día, lo cierto es que, desde su aparición en 2013, el partido fundado por Santiago Abascal ha ido creciendo de manera imparable.
Un buen indicador de la popularidad creciente de este partido son los datos de seguidores en redes sociales; VOX ya ha superado al PSOE en seguidores en Instagram, y se acerca al PP, aunque sigue muy lejos de C’s y del “genio mediático” que es Podemos (líder absoluto en todas las redes). En Facebook, ha superado los 140 mil seguidores y, aunque Twitter puede considerarse como un campo todavía por explotar, dado que las cifras de seguidores están muy por detrás del resto de partidos, resulta curioso también el hecho de que la afiliación se haya multiplicado casi por tres desde julio de 2017, superando los 10.000 inscritos.
Algunos analistas vaticinan ya la entrada de VOX en el Congreso, y en parlamentos como los de Madrid, Valencia o incluso Barcelona, por lo que cabría preguntarse: ¿podría ser VOX la sorpresa en las siguientes elecciones autonómicas de mayo?