www.melillahoy.es
540 euros de multa por resistirse a ser detenida: intentó tirarse del coche patrulla en marcha

540 euros de multa por resistirse a ser detenida: intentó tirarse del coche patrulla en marcha

La joven, de tan sólo 26 años, bloqueó la calle con su coche y amenazó de muerte a los agentes que le pedían que se identificara

jueves 18 de octubre de 2018, 04:00h
Pasado el mediodía del 7 de julio de 2015, una patrulla de la Policía Nacional que circulaba en un coche camuflado tuvo un “encontronazo” con una joven que iba conduciendo por las inmediaciones del Rastro. La chica detuvo el coche en medio de la calzada y se bajó para amenazar y empujar a los agentes, que acabaron por detenerla. Durante su traslado a Comisaría, la joven trató de arrojarse del vehículo policial en marcha; al abrir la puerta de una patada, esta impactó contra otro coche que circulaba en sentido contrario. El Ministerio Fiscal llegó a un acuerdo con la defensa de la acusada, mediante el cual se eliminó el delito de amenazas y se la condenó a solo 540 euros de multa por un delito de resistencia.
Sobre la una del mediodía del 7 de julio del año 2015, una patrulla de la Policía Nacional compuesta por dos agentes se encontraba circulando en un coche camuflado a la altura del cruce entre la carretera del Polvorín y la carretera Diego Paredes (entre el Rastro y el Tiro Nacional) cuando un vehículo -conducido por la acusada- apareció en el citado cruce y ejecutó una maniobra brusca que obligó al vehículo policial a esquivarlo para evitar una colisión segura. A continuación los agentes fueron rebasados por la acusada, que les adelantó por la izquierda; los policías la siguieron hasta los alrededores de una plaza cercana, lugar en que la acusada, de tan solo 26 años de edad en aquel entonces, “atravesó” el coche en medio de la carretera, obligando al indicativo de la secreta a frenar en seco para evitar chocar con ella. La acusada se bajó entonces del vehículo, los agentes ya se habían identificado como tal y, pese a todo, la joven continuó actuando con una gran agresividad y empujó a uno de los policías llegando a espetarle: “me suda el coño que seáis policías, ahora van a venir todos y vamos a partiros las piernas uno por uno. De aquí no vais a salir vivos”.
A la vista de que la acusada no desistía en su actitud agresiva, los agentes la instaron a identificarse, si bien la acusada también se negó, provocando que los agentes la detuvieran en el acto y la introdujeran en el vehículo policial.
El espectáculo no termino ahí ya que, durante el trayecto en el vehículo de la secreta hasta la comisaría, la joven acusada empezó a patear la puerta del coche con la intención de tirarse del mismo en plena marcha; debido a las patadas, la puerta acabo por ceder mientras el coche estaba circulando, lo que provocó que la puerta colisionara con otro vehículo en marcha que avanzaba en sentido contrario por la calle García Cabrelles, produciéndole al mismo daños por valor de 140 euros.
La joven fue detenida en su momento acusada de un delito de resistencia y otro delito leve de amenazas, por los que el Ministerio Fiscal pedía un año de prisión y 500 euros de multa respectivamente. El reconocimiento por parte de la acusada de los hechos delictivos que se le imputaban suscitó la llegada a un acuerdo de conformidad entre la defensa y el Ministerio Público, en aras del cuál se eliminaba el delito leve de amenazas y se sustituía la petición de un año de prisión por la petición de 6 meses de multa a razón de 3 euros diarios (un total de 540 euros de multa) para el delito de resistencia. La acusada, sin antecedentes penales, no entrará en prisión a no ser que no abone la cuantía de la multa, en cuyo caso deberá ingresar en prisión por un periodo de tres meses.