www.melillahoy.es
Los ladrones rompieron la ventanilla del copiloto
Los ladrones rompieron la ventanilla del copiloto

Les piden hasta 1 año por romper la ventanilla de un coche para robarle el radio cassette

De entre los tres detenidos, uno era menor, y su padre ya se encargó de pagar los daños causados al propietario del vehículo

jueves 25 de octubre de 2018, 04:00h
Un agente de la Guardia Civil que se encontraba regresando a su domicilio en la madrugada del 3 de enero de 2016 “pilló” a tres individuos (los dos acusados y un menor) trasteando en un vehículo estacionado en la calle Periodista Roldán Pérez, al que habían reventado la ventanilla del copiloto y “arrancado” todo el frontal de la consola central para extraerle el equipo de música. El agente pidió refuerzos y, tras una breve batida de la Policía Nacional, todos los implicados fueron detenidos. Los acusados niegan su participación en los hechos y declararon no conocer las intenciones del menor, a quien culparon del robo. La Fiscalía pidió para ellos 9 y 12 meses de prisión.
La madrugada del día 3 de enero de 2016 (sobre las 6:40h) un agente de la Guardia Civil se encontraba circulando en su vehículo particular, de regreso a su casa, cuando, a la altura de la calle Periodista Roldán Pérez (detrás del IES Juan Antonio Fernández Pérez), pudo ver a tres individuos “trasteando” en un vehículo estacionado.
Antes siquiera de percatarse el agente de que dicho vehículo había sido objeto de un robo con fuerza, los tres individuos salieron a la carrera “como si hubieran visto al diablo” -en palabras del propio agente- motivo por el cual el guardia procedió a intervenir: dio traslado de lo ocurrido al 112 para solicitar apoyo policial y se dispuso a perseguir a dos de los implicados, que habían huido en una misma dirección (el tercero salió corriendo en dirección opuesta). El agente condujo su coche hasta las inmediaciones de una zona ajardinada donde había visto esconderse a los jóvenes y vigiló el área hasta que llegaron los refuerzos de la Policía Nacional que, tras hacer una batida por la zona, consiguieron detener a ambos individuos, uno de ellos menor de edad.
El tercer implicado, tras conseguir escapar, trató de regresar a su coche para huir del lugar -lo había aparcado cerca del vehículo que había sido forzado- con tan mala suerte que se encontró de frente, y por casualidad, con el agente de la Guardia Civil que había presenciado los hechos en primera instancia, resultando consecuentemente detenido.
El vehículo objeto del robo, que se encontraba estacionado en la calle, había sido forzado y presentaba considerables daños: los ladrones habían roto el cristal de la ventanilla del copiloto y habían arrancado todo el frontal de la consola central del coche para poder extraer un radio cassette; además, habían sustraído algunos efectos personales del interior del coche (cargadores USB, pen drive, etc). Los agentes pudieron recuperar la mayoría de los objetos del propietario del vehículo, dado que los responsables los habían arrojado en un descampado cercano. En el maletero del vehículo del último de los individuos en ser detenido se encontró un machete cortacañas de grandes dimensiones.
El menor, cuyo padre indemnizó al propietario del vehículo por los daños causados al mismo, reconoció los hechos desde un primer momento.
Los acusados, ambos jóvenes de poco más de 20 años con antecedentes penales, no comparecieron en la vista, aunque en declaraciones previas no reconocieron su implicación en el robo y manifestaron desconocer las intenciones del menor que les acompañaba.
El Ministerio Fiscal interesó 9 meses de prisión para uno de los acusados y 12 meses para el otro (por el agravante de reincidencia), ambos por un delito de robo con fuerza en grado de tentativa, y retiró la petición de indemnización, toda vez que el padre del menor implicado ya había resarcido al afectado por los daños.
La defensa, por su parte, alegó “falta de pruebas” -dado que nadie había visto a ninguno de los dos acusados cometer delito alguno- y pidió su absolución.