www.melillahoy.es

Cine en Melilla

El cascanueves y los cuatro reinos

Por Ana de la Rosa

domingo 04 de noviembre de 2018, 04:00h
El cascanueves y los cuatro reinos
Directores: Lasse Hallström, Joe Johnston. Intérpretes: Mackenzie Foy, Keira Knightley, Helen Mirren
El cuento navideño “El cascanueces y el rey de los ratones” fue escrito por el alemán E. T. A. Hoffmann en 1816. La historia contaba la aventura de la joven Marie Stahlbaum, quien recibe como regalo navideño un cascanueces que cobra vida y, tras derrotar al Rey Ratón en una dura batalla, la lleva a un reino mágico. En 1892, el compositor ruso P. I. Chaikovsky estrenó su ballet “El Cascanueces”, un encargo del director de los Teatros Imperiales Iván Vsévolozhsky. Los coreógrafos fueron Marius Petipa y Lev Ivanov y el libreto fue escrito por Vsévolozhsky y Petipa, basándose en “El cuento del Cascanueces”, adaptación que había hecho Alejandro Dumas (padre) del de Hoffmann.

La representación tuvo lugar en el Teatro Marinski de San Petersburgo, popularizándose la Suite El Cascanueces op. 71a, compuesta por ocho números del ballet seleccionados por su autor. Unos cincuenta años después, Walt Disney utilizó parte de la música de “El Cascanueces” en su película “Fantasía” (1940), protagonizada por Mickey Mouse.

A lo largo de los años, la historia ha ido variando. Ahora, El cascanueces y los cuatro reinos nos presenta a Clara (Mackenzie Foy), hija de Marie, una inteligente niña de 14 años que no encaja en el estereotipo de una chica victoriana de su edad, le gusta la ciencia, construir y descubrir cómo funcionan las cosas. Es la primera Navidad que pasa sin su madre, que dejó preparados regalos para ella y sus hermanos. El de Clara es una caja de de música con forma de huevo con una nota que dice: "Todo lo que necesitas está dentro". Pero la caja está cerrada y no hay llave, lo que impulsa a Clara a desbloquearla como sea.

En la fiesta anual del padrino Drosselmeyer (Morgan Freeman), encuentra un hilo de oro que la lleva a la codiciada llave, desapareciendo en un extraño y misterioso mundo paralelo. En este mundo, Clara encuentra al soldado Phillip Hoffman (Jayden Fowora-Knight), una banda de ratones y los regentes de los reinos: Tierra de Copos de Nieve (Richard E. Grant), Tierra de Flores (Eugenio Derbez) y Tierra de Dulces. Clara es bien recibida por los regentes, especialmente por el Hada de Azúcar (Keira Knightley).

Este extraño mundo está marcado por pasados conflictos. Una regente está en el exilio, su reino olvidado y lleno de ratones que sirven de soldados. Clara y Phillip deberán enfrentarse a este ominoso Cuarto Reino, hogar de la regente y tirana Madre Jengibre (Helen Mirren), para recuperar la llave de Clara y, con suerte, devolver la armonía al mundo inestable.

También figuran en el reparto: Matthew Macfadyen como el padre de Clara, Ellie Bamber su hermana Louise y Thomas Sweet su hermano Fritz, Omid Djalili y Jack Whitehall son los guardias de palacio Cavalier y Arlequín, y una actuación especial de los grandes del ballet Misty Copeland y Sergei Polunin, en el concurso de ballet organizado para Clara.

El director Lasse Hallström nació en Estocolmo (suecia), en 1946. Hijo de un cineasta amateur, comenzó su carrera profesional en la escuela secundaria con un cortometraje.

Su primer largometraje fue "En Kille och en tjej" (1975), al que siguió "ABBA: The Movie" (1977). Continuó realizando comedias románticas hasta “Mi vida como un perro” (1985), que le proyectó internacionalmente siendo nominada al Globo de Oro como Mejor Película Extranjera y al premio New York Film Critics Circle. Hallström fue nominado al Oscar en las categorías de Mejor Director y Mejor Guión Adaptado.

Continuó haciendo películas en Suecia hasta 1991, que debutó en Estados Unidos con "Querido intruso", a la que siguió "¿A quién ama Gilbert Grape?" (1993), con Johnny Depp y un casi desconocido Leonardo DiCaprio que fue nominado al Oscar y al Globo de Oro por su interpretación. A este éxito le siguieron: "Algo de que hablar” (1995); "Las normas de la casa de la sidra" (1999), una adaptación de John Irving con guión del propio Irving, Hallström fue nominado al Oscar al Mejor Director; “Chocolat” (2000), nominada en cuatro categorías a los Globo de Oro y cinco a los Oscar; “Atando cabos” (2001); “Una vida por delante” (2005); “Casanova” (2005); “Querido John” (2010); "Un amor imposible", estrenada en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2011; “El hipnotista” (2011), basada en la novela de Lars Kepler y nominada al Oscar como Mejor Película de Habla no Inglesa; “Un lugar donde refugiarse” (2013), basada en la novela del mismo nombre de Nicholas Sparks; “Un viaje de diez metros” (2014), nominada Hellen Mirren al Globo de Oro como Mejor Actriz, y “Tu mejor amigo” (2017).

Joe Johnston nació en 1950. Estudió en la Universidad Estatal de California, Long Beach, y en el Art Center College of Design. Comenzó a trabajar en la productora Lucasfilm, de George Lucas, como artista conceptual y técnico de efectos para “Star Wars, Una nueva esperanza” (1977), primera de la saga, y fue director de arte de uno de los equipos de efectos para la secuela, “El imperio contraataca” (1980).

Fue premiado con un Oscar a los Mejores Efectos Visuales por su trabajo en “Indiana Jones: En busca del arca perdida” (1981), dirigida por Steven Spielberg. Su nombre se encuentra en las solicitudes de patentes de más de dos docenas de los diseños más icónicos de la historia del cine, como el Halcón Milenario, el Ala-X, el Caza Imperial TIE, Yoda y Boba Fett, entre otros.

Debutó en la dirección cinematográfica con la comedia “Cariño, he encogido a los niños” (1989), a la que siguió la adaptación del cómic “The Rocketeer” (1991), un fracaso comercial al igual que la siguiente, “El guardián de las palabras” (1994), que combinaba animación y acción real.

Johnston cambió las películas de acción con efectos especiales por proyectos más personales, como “Cielo de octubre” (1999), una historia basada en un hecho real. Las siguientes fueron: “Parque Jurásico III” (2001), “Hidalgo” (2004), “El hombre lobo” (2010), “Capitán América: El primer vengador” 2011) y “No seguro para el trabajo” (2014).

La historia y el guión adaptado de El Cascanueces y los Cuatro Reinos es de Ashleigh Powell, que lleva escribiendo desde que era niña, cuando desarrolló una profunda pasión por todo lo relacionado con la ciencia ficción, la fantasía y lo sobrenatural. Le gusta construir mundos y crear mitologías, así como escribir historias que giran en torno a personajes femeninos complejos.

El Cascanueces y los Cuatro Reinos se ha rodado en los Pinewood Studios y en varios lugares de Londres y sus alrededores. El diseñador de producción Guy Hendrix Dyas ha creado el diferente aspecto de cada uno de los Cuatro Reinos, así como un grandioso palacio y entornos del mundo real.

Los Stahlbaum viven en un hogar victoriano tradicional. Es Nochebuena y están de luto, la casa muestra un marcado contraste con la fiesta de Drosselmeyer. Los interiores se rodaron en Harefield Grove en Middlesex. Dyas y su equipo diseñaron y construyeron varios sets para adaptarse a la localización, incluido el ático, la sala de estar y el dormitorio de Clara.

Para la extravagante fiesta del padrino Drosselmeyer, el salón de actos de Dulwich College se transformó en el Gran Salón de Baile. Fue necesario fabricar cientos de adornos para el gran árbol navideño, ya que no existen en el mercado. El taller de Drosselmeyer se llenó de artilugios y herramientas, con muchos detalles basados en la tecnología de la época. Hay una sola bombilla en toda la película y es en casa de Drosselmeyer, algo que, en aquella época, solamente alguien con su fortuna podría conseguir. Dyas comenta: “Thomas Edison enseñó por primera vez al público su ‘invento de bombill’ en 1879, el mismo año en que se desarrolla la película. Es una de las razones por las que la incluí". El exterior de la casa se rodó en Minley Manor, en Surrey. El taller se creó en el Gran Conservatorio de Syon House y en Pinewood Studios.

La Tierra de los Copos de Nieve es un maravilloso paraíso invernal, con castillos de hielo y pueblos alpinos, la mayoría de la gente que lo habita es aristócrata que disfruta de los deportes de invierno. La Tierra de las Flores, como su nombre indica, es fragante y colorida, muchos de sus habitantes cultivan la tierra y son apasionados de la naturaleza, cada año celebran el Festival de los Pueblos. En la Tierra de los Dulces los árboles son de caña de azúcar y el suelo de chocolate. El Cuarto Reino, creado por gente del circo ambulante, fue conocido como Tierra de las Diversiones¸ ahora es una isla oscura y siniestra, Dyas creó en Pinewood un bosque (en realidad tres, por necesidades de la historia) inspirado en los pintados por Arthur Rackham, ilustrador de los cuentos de hadas de Grim y de Hans Christian Andersen.

Dado que la extensión de la historia no da tiempo suficiente para explorar a fondo los aspectos de los reinos, Dyas creó el Palacio con elementos de cada tierra, inspirándose en la arquitectura rusa.

La diseñadora de vestuario Jenny Beavan y la diseñadora de maquillaje y peluquería Jenny Shircore, han creado los looks temáticos para regentes y residentes de las distintas Tierras, así como el aspecto inquietante de la Madre Jengibre, el variado vestuario de Clara y todo un salón de baile de la era victoriana lleno de gente. Para inspirarse estudiaron fiestas, juguetes y cuentos de hadas de la época. Los trajes, los peinados y el maquillaje, tanto en las secuencias del mundo real como en los reinos, son una mezcla de realidad y fantasía.

La música desempeña un papel clave en El Cascanueces y los Cuatro Reinos. La partitura, basada en temas del clásico ballet de Tchaikovsky, ha sido creada por el compositor James Newton Howard, con el pianista Lang Lang, y grabada por la Philharmonia Orchestra en Londres dirigida por Gustavo Dudamel. Además, la banda sonora presenta un nuevo single, en los créditos finales del pianista Lang Lang, "The Nutcracker Suite", así como el sencillo "Fall on Me" de Andrea Bocelli y su hijo Matteo Bocelli.