www.melillahoy.es

ESPECIAL 125 ANIVERSARIO DE LA GUARDIA CIVIL EN MELILLA

Sección de Caballería de la Guardia Civil (1893-1963)
Ampliar

Sección de Caballería de la Guardia Civil (1893-1963)

Por Farid Mohamed

jueves 22 de noviembre de 2018, 03:02h
Farid Mohamed
Farid Mohamed
Con el presente artículo queremos recordarles a los lectores, que la Guardia Civil de Melilla contaba con una Sección de Caballería en distintos
Guardias Civiles a caballo, al inicio del servicio, calle General Marina - Años 50 La antigua Comandancia contaba con una cuadra de caballos desde 1996 - 1947. El Cuartel de Caballería, calle Héroes de Alcántara nº5, contaba con un Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil. (1947 - 1963). GC de caballería GC. Juan Fuentes Visiedo, GC. Castillo, GC Bonil, y Torres. Al mando del Brigada Francisco Martínez González

El presente artículo tiene la finalidad como recuerdo y homenaje a nuestros compañeros de la Sección de Caballería de Melilla.

Nador contaba con puestos de Caballería, Zeluan. Uixan. Dar Driuch Monte Arruit y Alhucemas que dependían de Compañia de Melilla y después del año 1947 de la Comandancia de Melilla
En la noche del 13 al 14 de septiembre de 1915 un grupo de cabileños se infiltró en las calles del poblado de Nador, próximo a Melilla, y a la altura de la plaza del Príncipe /Pilar hicieron fuego por sorpresa contra una pareja de servicio de vigilancia de población compuesta por el guardia de caballería Trinitario Navarro Castellón y el de igual clase de infantería Francisco de la Cruz Expósito, cayendo ambos al suelo heridos de gravedad.

Cuando los cabileños se acercaron a ellos para rematarlos, el guardia Navarro se reincorporó y utilizando su carabina máuser como maza consiguió derribar a dos de ellos y disparar sobre un tercero causándole la muerte, haciendo que el resto huyera en desbandada.

A continuación, y haciendo un esfuerzo sobrehumano cargó sobre sus hombros el cuerpo malherido de su compañero lo llevó, junto a su propia carabina y el fusil de aquel, hasta la casa-cuartel en la calle General Navarro - Nador. Acto seguido el Sr. Teniente Agulla Jefe de la Línea Nador, llamó de inmediato para informar del suceso al Sr. Capitán D. Gerardo Alemán Jefe de la 2ª Compañía de Melilla, tomando de inmediato el tren en la calle General Macías para desplazarse hasta la estación del tren de Nador ubicada en la Carretera de Tetuán – Melilla (a la altura de la actual Iglesia), en donde le aguardaba el Teniente desplazándose ambos a la enfermería/Puesto de Socorro de Nador en la calle Avenida de España y posteriormente son trasladados al hospital Militar de Melilla en donde quedaron encamados.

Tan meritorio comportamiento fue felicitado por el comandante general de Melilla en la orden general de 18 de septiembre y por el Director General de la Guardia Civil en el Semanario Oficial de 1 de octubre de 1915.

Posteriormente y como recompensa por su bizarría el guardia Navarro fue ascendido al empleo de cabo y al guardia de la Cruz se le concedió, como consecuencias de las graves lesiones sufridas, una cruz pensionada vitalicia.

También mereció recompensa la acción protagonizada el 17 de diciembre de 1893 por el guardia civil de caballería Antonio Carro Barrios, quien se distinguió de forma extraordinaria al recuperar con gran riesgo de su vida una partida de madera para fortificación, que un temporal había hecho caer al agua desde un barco y que intentaba ser recogida por rifeños rebeldes.

Finalizado oficialmente el conflicto mediante la firma el 5 de marzo de 1894 del Tratado de Marrakech, se dispuso dos semanas después el regreso del grueso de las fuerzas militares expedicionarias, salvo una parte que se quedó para reforzar la guarnición de la plaza. Al objeto de atender la seguridad ciudadana se dispuso casi simultáneamente que permaneciera en Melilla una sección mixta de la Guardia Civil, regresando los demás a sus unidades de procedencia.

Así, por real decreto de 28 de marzo de 1894 se estableció que dicha sección, integrada por 1 primer teniente y 35 hombres de infantería y caballería procedentes de la Comandancia de Madrid, debía continuar allí hasta que se dispusiera del crédito necesario para organizarla con carácter permanente.

Sin embargo pocos días después, mediante una real orden del Ministerio de la Guerra de 2 de abril se dispuso que sus integrantes debían pertenecer a la Comandancia de Málaga, fijándose su plantilla en 1 segundo teniente (José Sanz Benavente), 1 sargento, 2 cabos y 22 guardias, motivo por el cual se procedió al correspondiente relevo y regresar a Madrid los pertenecientes "a esta Corte, haciendo uso del ferrocarril por cuenta del Estado".

Dadas la necesidad de contar con más efectivos de la Guardia Civil, ya que los presentes eran claramente insuficientes para atender las numerosas misiones encomendadas, se procedió por real decreto de 9 de agosto a ordenar que dicha sección fuera reforzada temporalmente con otra más.

Dos años más tarde y a propuesta del comandante general de la plaza, una real orden de 7 de marzo de 1896, confirmada por otra de 22 de septiembre, aprobó presupuestariamente por fin la presencia de una sección fija de la Guardia Civil en Melilla, compuesta por 1 segundo teniente, 1 sargento, 2 cabos, 2 guardias 1º y 20 guardias 2º, quedando adscrita a la Comandancia de Málaga y afecta al 16º Tercio cuya cabecera esta ubicada también en la capital malagueña.

El día 9, con la ayuda de un contingente de caballería perteneciente a la Comandancia del Sur del 14º Tercio de la Guardia Civil (Madrid) desembarcado el día anterior, continuaron los registros interviniéndose ocultos en tres baúles escondidos en el jardín otros 53 fusiles Remington, lográndose detener diez días después a los responsables de dicha red de contrabando.

También mereció recompensa la acción protagonizada el 17 de diciembre de 1893 por el guardia civil de caballería Antonio Carro Barrios, quien se distinguió de forma extraordinaria al recuperar con gran riesgo de su vida una partida de madera para fortificación, que un temporal había hecho caer al agua desde un barco y que intentaba ser recogida por rifeños rebeldes. Así, por real decreto de 28 de marzo de 1894 se estableció que dicha sección, integrada por 1 primer teniente y 35 hombres de infantería y caballería procedentes de la Comandancia de Madrid, debía continuar allí hasta que se dispusiera del crédito necesario para organizarla con carácter permanente.

Alcemos la voz al unísono: ¡Viva España, Viva el Rey, Viva el Orden y la Ley, Viva honrada la Guardia Civil!
Nota a los lectores.- A los lectores, el presente artículo es un fascículo de una colección de la "Historia de la Guardia Civil de Melilla", en caso de que por cualquier motivo no llegaran a leerlos o comprarlos por las razones que fueran, hay una segunda oportunidad de conseguirlo en digital en la página WEB del Melilla Hoy, pudiendo suscribirse por una pequeña cantidad y así asegurarse la obtención de esta colección irrepetible
Agradecimientos.- Nuestro especial agradecimiento al Coronel D. Antonio Sierras Sánchez, Jefe de la Comandancia de la G.C. Melilla y a los Comandantes 2º Jefe D. Arturo Ortega Navas y al 3er. Jefe D. Ignacio Lombo Mohedano, pertenecientes a la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla por su apoyo incondicional y permanente a la historia de la Guardia Civil y de nuestra ciudad, los cuales se identifican como unos enamorados de esta, para que no resuene en el olvido y se conserve a las generaciones venideras, al exponer estas ilustraciones únicas, exclusivas y consideradas una reliquia. Este artículo va dirigido a la gran familia de la Guardia Civil como recuerdo y homenaje.

Advertencia.- Está prohibida la reproducción del presente artículo sin previo permiso de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla o de su autor: El Guardia Civil D. Farid Mohamed perteneciente a la misma.

Por Farid Mohamed