www.melillahoy.es
Los hechos tuvieron lugar en las inmediaciones de las Palmeras
Los hechos tuvieron lugar en las inmediaciones de las Palmeras

Le piden 4 años por robar un móvil a punta de navaja frente a Las Palmeras

El acusado afirma que el denunciante fió el teléfono a cambio de droga, y que denunció cuando no fue capaz de recuperarlo

miércoles 05 de diciembre de 2018, 04:00h
Sobre las 19h del 15 de febrero de 2014, un joven fue atracado en las inmediaciones del barrio de Las Palmeras. Según su versión, el acusado se aproximó a su coche esgrimiendo un cuchillo de grandes dimensiones y se llevó un móvil (valorado en 250 euros) del interior. El acusado niega los hechos y asegura que el denunciante frecuenta puntos de adquisición de drogas en la Cañada, y que dejó el móvil “fiado” a cambio de droga, no pudiendo recuperarlo después al presentarse allí sin dinero. El Ministerio Fiscal interesó para el acusado la imposición de una pena de 4 años de prisión por un delito de robo con violencia.
Sobre las siete de la tarde del día 15 de febrero de 2014, un melillense sufrió un atraco a punta de navaja mientras se encontraba esperando en el interior de su vehículo, estando este estacionado en las inmediaciones del acceso al barrio de la Cañada de Hidum, frente a una famosa confitería de la ciudad.Según consta en el escrito del Ministerio Fiscal, un individuo (presuntamente el acusado) se aproximó al vehículo por el lado del copiloto, portando un cuchillo de grandes dimensiones. Tras esgrimirlo contra el perjudicado, consiguió llevarse su teléfono móvil, valorado en 250 euros, y huyó del lugar. La víctima acudió entonces a la Policía Nacional para denunciar los hechos, y señaló al acusado "sin género de dudas" durante la práctica del reconocimiento fotográfico. Según el perjudicado, si bien el acusado no le apuntó con el cuchillo, el mero hecho de que lo portara fue suficiente para intimidarle.
La versión del acusado, un hombre con antecedentes penales (actualmente preso) que ha pasado 18 años en prisión, difiere bastante de la ofrecida por el perjudicado.
Según sostiene el acusado, conoce a la víctima porque es un cliente habitual de los narcotraficantes que menudean con droga en el barrio de la Cañada. El acusado relató a la juez que el joven había dejado su móvil en depósito para que le fiaran droga y que, cuando fe a recuperarlo, no llevó el dinero que le pedían y decidió denunciar el supuesto robo; “empeñó el teléfono, di la cara por él, pero no recuperó el móvil porque no pagó la droga que le habían fiado”.
El acusado, además, trató de desmontar la versión del denunciante, asegurando que, en su primera declaración, había situado los hechos frente a la Autoescuela África, y había asegurado que le puso el cuchillo en el cuello. “Que le hagan un análisis, y si no sale droga, si miento, que me metan 10 años”, insistió el acusado, quien tuvo que declarar sentado por encontrarse físicamente impedido, argumento que también utilizó para defender su inocencia: “llevo con la rodilla rota desde 2010, si salgo corriendo como él dice, se me sale la pierna ahí mismo”, concluyó.
El Ministerio Fiscal consideró probados los hechos e interesó para el acusado la imposición de una pena de 4 años por un delito de robo con violencia o intimidación, además del pago de una responsabilidad civil (en concepto de indemnización por el teléfono sustraído) de 250 euros.