www.melillahoy.es

La familia ha denunciado a su casero por una presunta estafa y ahora viven de la caridad de sus vecinos

Un invidente pide ayuda para su familia al no poder empadronarse por vivir en un garaje

jueves 13 de diciembre de 2018, 04:00h
La familia afectada pide ayuda a la ciudadanía melillense
La familia afectada pide ayuda a la ciudadanía melillense
Una familia denuncia a su casero al entender que les ha alquilado como vivienda un garaje que no tenía cédula de habitabilidad por el que abonaban una mensualidad de 300 euros. El cabeza de familia, invidente de nacimiento, al no haber podido empadronarse en ese domicilio por ser “ilegal” ha perdido la ayuda que recibía del Imserso de 500 euros. En estos momentos viven de la caridad de sus vecinos, quienes no les han querido dejar solos y de lo que puede recaudar dedicándose a la mendicidad. Por ello, piden una ayuda de cualquier tipo ya sea alimentación para poder vivir, productos de higiene, ropa de bebé y de adulto, o cualquier cosa que les pudiera servir para mejorar su calidad de vida.
Una de las vecinas se puso en contacto con MELILLA HOY para contar que un hombre invidente vivía en un domicilio de alquiler de una única habitación por 300 euros con su hija pequeña y su mujer ya que recibía 500 euros de ayudas por parte del Imserso debido a su discapacidad.

Denuncia de la familia
Cuando la pequeña cumple dos años, explicó que esta familia piensa en trasladarse a otro domicilio un poco más amplio en el Monte María Cristina para poder vivir mejor. Un hombre, el denunciado, les quiso ayudar alquilándoles una “vivienda”, un poco más amplia y con el mismo precio que pagaban antes, unos 300 euros, por lo que aceptaron y se mudaron allí.

Según la denuncia a la que ha tenido acceso este Diario, fue a partir de septiembre cuando esta familia recibió una carta del Imserso en el que le notificaban de que tenía suspendida la paga que le daban por la discapacidad de persona invidente. Se dirigió al Imserso para preguntar por lo ocurrido, quienes le indicaron que le enviaron notificaciones al domicilio que aportó, aunque el hombre aseguró que no recibió ninguna carta al respecto.

Por ello, el padre de familia fue a la oficina de empadronamiento, lugar donde le indicaron que en la supuesta casa que le alquilaron se trata de un garaje, por lo tanto “era ilegal residir en dicho lugar”. El denunciante y su mujer desconocían que se trataba de un garaje puesto que el interior parece una vivienda normal, así como la puerta principal es igual que cualquier otra. Además, expone que le preguntó al casero y éste le dijo que era una casa y que él también se encontraba empadronado allí.

Ante estos hechos, la familia le preguntó al casero cómo arreglar la situación, el cual le dijo que no se preocupase que se lo resolvería su abogado, pidiéndoles 250 euros para arreglar el papeleo.

Hasta la fecha, el denunciante aseguró que no le han solucionado nada, teniendo que marcharse de la supuesta casa donde vivían con ayuda de sus vecinos sin devolverle la fianza que entregó de 700 euros.

En la denuncia se expone que “a consecuencia de la estafa que ha sufrido por esta familia, el invidente ha perdido su ayuda del Imserso, por lo que se encuentra sin recursos económicos al no poder trabajar por su discapacidad”.

Piden ayuda de cualquier tipo
Los vecinos han estado ayudando a esta familia en todo lo que han podido, donándoles ropa, enseres, alimentación e incluso pagándoles el alquiler para un par de meses hasta que pueda volver a recuperar la ayuda del Imserso. Por ello, hacen un llamamiento a la ciudadanía melillense para que puedan aportar cualquier cosa que les pueda mejorar un poco la vida, desde enseres, ropa de bebé o zapatos, de adulto, menaje de cocina, alimentación desde algunas latas o una barra de pan, productos de higiene como champús o geles, etc.

La familia se encuentra viviendo en el Monte María Cristina, las personas interesadas en llevarles objetos, enseres, alimentación o cualquier cosa pueden contactar con el número de una de las vecinas 644907840 para acompañarles a la vivienda y poder ver cómo viven sin recursos económicos.