www.melillahoy.es
En caso de sufrir maltrato, denuncia
En caso de sufrir maltrato, denuncia

Le piden 9 meses de prisión por pegar a su mujer tras negarse esta a hacerle el desayuno

El acusado afirmó todo era mentira y que su mujer se lo había inventado; la defensa sostiene que la denuncia está motivada por el divorcio

domingo 16 de diciembre de 2018, 04:00h
Este mismo 4 de diciembre, según sostiene el Ministerio Fiscal, una mujer melillense sufrió una agresión a manos de su marido -marroquí- tras una discusión de pareja. Según la versión de la denunciante, el hombre llegó borracho de madrugada y, a la mañana siguiente, le exigió que le hiciera el desayuno. La mujer se negó, y el acusado reaccionó propinándole un fuerte puñetazo en la cabeza. La víctima pidió auxilio y el hombre escapó del domicilio. El acusado afirmó que era “todo mentira” y que la mujer se lo había inventado. El Ministerio Fiscal interesó para el acusado la imposición de una pena de 9 meses de prisión.
El pasado 4 de diciembre, sobre las 10 de la mañana, tuvo lugar una fuerte discusión en un domicilio familiar, discusión que finalizó con el acusado presuntamente golpeando a su mujer.
Según la declaración de la víctima, una ciudadana melillense que lleva casada con el acusado -marroquí- desde hace más de tres años, el hombre llegó a la casa de madrugada, sobre las 4 de la mañana, en estado de embriaguez. Cuando se despertó, exigió a su mujer que le hiciera el desayuno. “Yo me negué, y él me cogió del pelo y me dio un puñetazo en la cabeza […] yo salí de la casa chillando, para que me oyeran los vecinos, y el se escapó”, declaró la víctima, quien aclaró que la relación con su todavía marido “estaba acabada” desde hacía tiempo, si bien no habían podido divorciarse porque el hombre carecía de recursos para permitirse el divorcio. “El pasa muchos días fuera de la casa, en Marruecos, nunca más de una semana, pero sí tres o cuatro días”, relató la víctima, quien afirmó que tiene miedo de su marido “cuando se emborracha”, pero que, sin embargo, “cuando está fresco parece otra persona”.
El acusado, que recibió la asistencia del intérprete, se acogió a su derecho a no declarar, de modo que no ofreció una versión alternativa a la aportada por su mujer, más allá del escueto uso que hizo de su derecho a la última palabra: “todo es mentira, se lo ha inventado todo”, afirmó.
Las lesiones referidas por la víctima fueron recogidas por la forense en su informe, y se consideran “compatibles” con la descripción de la agresión. Además, la forense consideró que el estado de ansiedad referido por los técnicos en el parte de Urgencias cuadraba con la agresión denunciada.
El Ministerio Público, basándose en la declaración “clara y sin contradicciones” de la denunciante, que también presentó acusación particular, interesó para el acusado la imposición de una pena de 9 meses de prisión y 2 años de alejamiento por un delito de maltrato en el ámbito de la violencia de género.
La defensa, por su parte, pidió la libre absolución del acusado alegando que existe una cuestión civil de base (el divorcio) y que no queda probado que el acusado causara las lesiones a la mujer, dado que también podría habérselas provocado ella.