www.melillahoy.es

Las islas y peñones nuevamente como puntos de entrada a España

viernes 04 de enero de 2019, 02:25h
El Gobierno tiene que buscar la fórmula para hacer frente a los traficantes de seres humanos que se aprovechan de estas islas
y archipiélagos españoles
Ya lo decíamos en esta sección y hoy no tenemos más remedio que volver a recordarlo: las islas y peñones españoles en el norte de África, que se encuentran a escasa distancia del a costa de Marruecos, se han convertido en un filón para las mafias de la inmigración.

Estas, conocedores de que las autoridades españolas no actúan contra los llamados "colectivos vulnerables “que forman mujeres y niños, que no son expulsados a Marruecos, a diferencia de lo que ocurre con los varones mayores de 18 años que alcanzan las islas y archipiélagos de soberanía española que se encuentran en el norte de África, que son repatriados automáticamente en aplicación del acuerdo de readmisión entre España y Marruecos, envían pateras sólo con féminas y menores de edad.

Ayer volvió a ocurrir por sexta vez en poco más de un mes. Las siete personas ocupantes de una patera que llegó la noche de este jueves a las Islas Chafarinas, con cinco mujeres, una embarazada y otra herida, y dos menores de corta edad, fueron trasladadas por la embarcación de Salvamento Marítimo 'Salvamar' y recibidas en el puerto de Melilla por un dispositivo formado por personal sanitario, protección civil y de seguridad. Una de las mujeres está embarazada de seis meses y ha sido atendida en el Hospital Comarcal para conocer su estado, una revisión que ha dado como resultado que tanto la madre como su feto se encuentran en buen estado. Otra de las mujeres de la embarcación estaba herida leve por un corte superficial en una pierna.

El Gobierno tiene que buscar la fórmula para hacer frente a los traficantes de seres humanos que no pueden seguir lucrándose de la necesidad de estas personas que buscan una vida mejor, aprovechándose de las ventajas que les proporciona la cercanía de las islas y archipiélagos españoles en el norte de África. De lo contrario, estas seis pateras que han llegado en 35 días pueden multiplicarse próximamente de modo exponencial.