www.melillahoy.es

Melilla destina 1,2 millones a un "ambicioso plan" de prevención de la violencia de género

La viceconsejera de la Mujer y el presidente de la Ciudad, en la presentación del plan
La viceconsejera de la Mujer y el presidente de la Ciudad, en la presentación del plan (Foto: Guerrero)

Se contratará a cien profesionales para el desarrollo de las actividades a desarrollar a lo largo de este año 2019

miércoles 09 de enero de 2019, 04:00h
El presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, presentó ayer la puesta en marcha de un "ambicioso plan" que apuesta por la coeducación, la educación en valores como herramienta desde la que combatir y prevenir la violencia de género que contará con presupuesto de 1,2 millones de euros y que permitirá la contratación de cien profesionales que se encargarán de poner en pie las acciones previstas.
En su intervención ante la prensa, el presidente Imbroda recordó que en enero de 2017 se celebró una conferencia de presidentes autonómicos que se saldó con la firma de un Paco contra la Violencia de Género auspiciado por el Gobierno central, en ese momento en manos de Mariano Rajoy, que incluía la inversión de mil millones de euros, en cinco años para el sostenimiento de las acciones a llevar a cabo.

Presupuesto
En los Presupuestos Generales del Estado de 2018 se incluyó una primera partida de 200 millones de euros a repartir entre las comunidades autónomas "para luchar contra esta lacra social, esta aberración de tantas agresiones derivadas de la violencia de género".

A Melilla le corresponden 1,2 millones de euros, dinero que se va a destinar a acciones de educación en valores para "intentar que las nuevas generaciones tengan otros valores distintos, para que no tomen la violencia de género como algo común, y por eso completaremos el trabajo que hace la Viceconsejería de la Mujer con este programa de formación", indicó el presidente, que denunció que en 2018 fueron asesinadas 47 mujeres y 39 niños quedaron huérfanos por la violencia de género.

Acciones
Explicó Imbroda que este programa de coeducación y sensibilización se pondrá en marcha una vez se lleve a cabo el pertinente concurso de adjudicación e indicó que aunque su duración será de un año, prevé que pueda tener sucesivas ediciones durante los próximos años en base al compromiso de los mil millones que el Estado destinará en este quinquenio a la lucha contra el maltrato.

Un equipo de cinco personas se encargará de supervisar las medidas a poner en marcha en este programa. Una de las acciones a poner en marcha incidirá en la educación en valores para lo que se quiere actuar en todos los centros docentes, desde infantil a educación superior, pasando por ludotecas y asociaciones de vecinos. Se pretende llegar a un acuerdo con la Dirección Provincial de Educación para permitir el acceso a los centros escolares. "Es un programa ambicioso porque se trata de que entre educadores y agentes de igualdad identifiquen el maltrato e incidan en el buen trato. Es una revolución la que hay que hacer y por eso es necesario incidir en la educación en valores para que, de alguna forma, estas cifras traumáticas bajen", indicó.

El segundo programa a desarrollar es el de Recursos para la Conciliación enfocado a la atención de víctimas del maltrato en acogimiento, para "apoyar el desarrollo personal y estructural de las mujeres, propiciar su integración y participación total en la sociedad". Se completa con un programa de canguro para la conciliación laboral, formativo y familiar de estas mujeres.

Una tercera línea de actuación sería el servicio de asesoramiento, atención psicológica a menores y acompañamiento. Otra actuación será el proyecto Punto Violeta consistente en un punto de información y asesoramiento dirigido a atender cuestiones que van desde abuso sexual, a violencia machista, al tiempo que se encargará de llevar a cabo acciones de sensibilización en zonas de botellón.

Se prevé la contratación de cien personas: 25 maestros, 18 asistentes de educación infantil, 15 técnicos de educación infantil, 16 agentes de igualdad, 6 técnicos de animación sociocultural, 4 jurídicos, 4 psicólogos, 4 integradores, 2 auxiliares administrativos, 1 trabajador social, 1 educador social, 1 técnico contable y 1 técnico de marketing. Su deseo es que el programa pueda ponerse en marcha en el plazo de dos meses y que para entonces ya cuenten con la colaboración del MEFP.