www.melillahoy.es

El Candil

 La Recuperación

La Recuperación

Manuel La Parra Ripio

miércoles 09 de enero de 2019, 04:00h


Con la jubilación y los quejidos te encuentras ¡no ya deprimido!, sino cabreado contigo mismo, todo te cuesta un mayor esfuerzo ese que antes no sentias, subias las escaleras de puntillas en acto gimnástico y ahora no veas como se cansan los múslos cuando llegas al final del rellano, lo peor es que tampoco funcionan bien tus manos, la vista desequilibrada y las rodillas... no veas las rodillas que, te agachas todo decidido y poniéndote en cuclillas ¡zas!, llega la hora de levantarte y apoyando tus manos en ellas contorsionas el cuerpo haciendo filigranas heróticas, aparte ya del dolor y del quejo, maltratándote con tus propias palabras antisonantes

Para acceder a este contenido debe estar suscrito. Si ya lo está, por favor indique su usuario y contraseña.




<< Atrás
Darme de alta
Olvidé mi contraseña
Tu zona de usuario